El tripartito andaluz

No todo vale para alcanzar el poder, aunque cada partido es muy dueño de tomar sus propias decisiones si los números le salen, sin pensar en las consecuencias que tengan que sufrir a medio plazo. Es lo que tiene el cortoplacismo instalado en la mente de nuestros polìticos a los que les devora el alcanzar el poder sin pensar en el pasado mañana.

A nuestros políticos les falta perspectiva de futuro (ya le pasó a los socialistas en Cataluña cuando se aliaron con el diablo), y lo que sería inimaginable que pudiese ocurrir en Francia o en Alemania, países con los que siempre nos queremos comparar, en España resulta hasta natural para Casado y para Rivera liarse a la primera oportunidad con una ultraderecha sin complejos, en cuyo programa se acumula todo lo que puede destruir lo conseguido desde que se acabó con la dictadura franquista; aunque intuyo que las tres fuerzas políticas andaluzas que pretenden unirse se parezcan mucho más de lo que algunos suponen.

Del PP de Casado poco se puede esperar cuando ha visto en Vox su aliado natural, pero presiento que Rivera puede cometer un error histórico que le desenmascare definitivamente para que todos sepan quién es realmente y qué esconde detrás de su amable discurso.

Para quienes vemos la política desde la distancia, se nos antoja llamativo y hasta divertido el experimento andaluz. Del PSOE y de Podemos ya hablaremos otro día, que éstos también tienen que hacérselo mirar.

Share

Se veía venir

Si alguien pensaba que lo ocurrido en Andalucia no iba a suceder, se equivoca. Es el resultado predecible de una izquierda desunida, carente de políticos y políticas, que solo funciona a golpe de ocurrencias propias de mediocres incapaces de reconocer sus limitaciones. Sanchez creyó que su promesa, hasta ahora incumplida, de cambiar de sitio el cadáver del caudillo le convertía en un lider para la izquierda, y lo único que ha conseguido hasta el momento es resucitarlo.

Pero lo más lamentable es que, si todo sigue igual, esto no es más que el preludio de una victoria arrolladora de la ultraderecha española en las elecciones municipales, autonómicas y generales, que están a la vuelta de la esquina. Y cuando los partidos de izquierdas, por calificarlos de alguna manera, se dén cuenta, solo habrá tiempo para lamentaciones.

La izquierda tuvo la oportunidad de gobernar el país al estilo de Portugal, y se le escapó la oportunidad. En Asturias no hubo más que enfrentamientos entre un PSOE desnortado y un Podemos que se ha convertido en su peor enemigo. En Gijón, la izquierda ha dado aire y vida a un Foro que no tenía futuro, por negarse a pactar.

Con estos mimbres no se puede hacer ningún cesto, y el fracaso de la izquierda a corto plazo está asegurado si nadie lo remedia. Lo lamentable es que ese nadie no existe.

Share

Una solución nada atrevida para Gijón

Ahora que el partido socialista gobierna en minoría en España gracias al apoyo inequívoco de Podemos, ya no hay excusa posible para que la izquierda no se ponga de acuerdo en nuestra ciudad para proponer una moción de censura y echar del poder a Foro, partido satélite del PP. Existe una mayoría más que suficiente para ello, con 15 concejales de un total de 27. Hemos perdido más de tres años sin conseguirlo por la tozudez de unos y otros, y las ansias personales de Mario Suárez, que busca ser alcalde a cualquier precio. Podemos ya no puede seguir siendo la muleta de Foro; esto tiene ya que cambiar, y cuanto antes mejor.

Los inconvenientes para conseguirlo son las estrategias de partido, al anteponer sus intereses a los de los ciudadanos de Gijón que les hemos votado. Los socialistas dirán ahora que el Alcalde tiene que ser de su partido, porque tiene un concejal más que Podemos; y tienen razón, porque en base a tal premisa se fraguaron muchos pactos de izquierdas en España. Por el contrario Podemos dirá que tienen actualmente un pacto con IU, y en consecuencia entre ambas formaciones tienen un concejal más que el PSOE; y tienen razón aplicando tal formula aritmética.

Pero si las razones de unos y otros siguen impidiendo un pacto, es evidente que los votantes de unos y otros no lo entenderán, y tendrán que pensar mucho a quién votar en las próximas municipales para que esto no vuelva a suceder.

Pero hay una fórmula nada atrevida para conseguir que no haya vencedores ni vencidos, y no es otra que elegir como Alcalde a Aurelio Martín, concejal de IU, y formar entre las tres fuerzas políticas un gobierno municipal con un reparto equilibrado de concejalías, para sacar a Gijón de una parálisis insoportable, y reconducir la situación. Nueve meses dan para mucho, en especial para recomponer las políticas sociales, echar a andar algunos proyectos paralizados, y pactar los próximos presupuestos.

Y cuando lleguen las nuevas elecciones municipales, cada uno por su cuenta, y que gane el mejor. Nuestra ciudad es de izquierdas, y la mayoría de los gijoneses no soportamos que la actual situación se haga insoportable e interminable.

Share

¿Predicando con el ejemplo?

 Todo el mundo tiene derecho a aspirar a lo mejor y, si sus ingresos se lo permiten, disponer de una vivienda digna, incluso de una casa ubicada en el campo y con piscina. Hasta aquí nada es criticable, y puede ser hasta comprensible.

Pero si construyes los cimientos de tu ideología y los haces públicos criticando a los demás por comprar una vivienda de 500.000 euros, y eso te sirve de discurso público para consolidar tu posición en la política, flaco favor haces a los que creyeron en tí, en especial en un momento en el que la desigualdad social adquiere tintes dramáticos, y te pretendes apoyar en los que menos tienen para llegar al poder supremo.

Ser de izquierdas no es ser pobre, pero sí coherente con tu ideología en tu comportamiento diario, en especial cuando en tu aventura quieres dirigir a los demás. Por eso si tu discurso no es acorde con tu proceder, y te conviertes a la primera de cambio en un pequeño burgués, no te quejes de que te lluevan críticas por todas partes.

Pablo Iglesias e Irene Montero han dado un mal ejemplo a sus seguidores y a sus votantes, y lo pagarán en las urnas. No se puede estar en todas partes al mismo tiempo, y abandonar tan pronto a los que menos tienen.

Se me olvidaba, si las fotos que circulan en las redes son auténticas, el mal gusto para elegir la casa, por cierto no accesible (Echenique no puede entrar), les convierte tambien en unos nuevos ricos horteras y poco sensibles; pero eso ya son apreciaciones personales.

Share

“Que se jodan”

Este será el nuevo lema del PP para pedir el voto a los parados y pensionistas en las próximas elecciones generales, que suponen más de doce millones de votantes potenciales, si nos atenemos a los mensajes que en público y en privado han lanzado destacados dirigentes del partido más corrupto de la reciente historia de España, no criticados ni cuestionados por Mariano Rajoy. Con ello tienen asegurada una holgada mayoría absoluta. El masoquismo de sus votantes no tiene límites, y parecen disfrutar con que les roben, les mientan y les insulten a diario. Así es el PP en estado puro.

Share

Gijón se merece un Ayuntamiento de izquierdas

Ayer prometí a un amigo, que me quiere de verdad y me aconsejaba que dejase de meterme en tantos follones, que estaría una semana sin escribir y solo publicaría fotos. Pero hoy leo en la prensa que Mario Suárez del Fueyo se presenta de nuevo para Secretario General de Podemos y promete, de ser elegido, que en las próximas elecciones municipales pactará con el resto de las fuerzas de izquierdas para expulsar a Foro del Ayuntamiento.
 
No puede ser, ¿es el mismo Mario Suárez del Fueyo que, contraviniendo los pactos que la izquierda realizó a nivel nacional tras las elecciones municipales del 2015, permitió, consintió y apoyó que la derecha pudiese gobernar en Gijón, a pesar de disponer de una amplia mayoría de izquierdas?; ¿es el mismo Mario Suárez del Fueyo que en privado me decía una cosa y en público expresaba otra muy distinta?.
 
Apoyé públicamente a Mario Suárez del Fueyo, hasta que me defraudó por completo por su ambición desmedida, y me alejó de Podemos; ese partido en el que confiaba para que hubiese un cambio de verdad en este país. Él lo sabe, como conoce al detalle, porque lo tiene por escrito, el empeño personal que a nivel privado puse para propiciar un pacto de izquierdas en nuestra ciudad, y el desencanto que sufrí por no haberlo conseguido.
 
Mario, lo siento, pero con mi silencio no voy a permitir que sigas engañando a los miles de gijoneses que votaron a Xixón Sí Puede. Pero si tus palabras son sinceras, puedes pactar mañana mismo, porque salen los números, y no esperar un año más.
 
Y ahora sí, de verdad, a partir de ahora estaré una semana sin escribir, que aún tengo que conservar a los pocos amigos que me quedan; aunque me satisface sospechar que tengo más de los que pienso.
Share

ABORREZCO LOS JUICIOS PARALELOS

44 años de ejercicio profesional, interviniendo como abogado en cientos de asuntos en la vía penal, tanto en defensa como en acusación, me han servido para ser muy cauto a la hora de expresar mi opinión en referencia a determinadas sentencias. Administrar justicia es mucho más complicado de lo que algunos/as piensan, y para opinar con conocimiento de causa sobre la sentencia dictada en el día de hoy debería previamente conocer el contenido de las actuaciones penales y visionar las grabaciones del juicio, para saber lo que de verdad dijo cada interviniente, las posibles contradicciones, y su grado de credibilidad, que también cuenta; y analizar desde la distancia, sin apasionamiento, todas las pruebas practicadas.

En asuntos en los que intervine con relevancia pública, observé habitualmente que los medios de comunicación transmitían una información incompleta, sesgada o equivocada, que no coincidía en muchas ocasiones con el contenido de las actuaciones judiciales; y lo hacían bien por ignorancia o desconocimiento, o de forma malintencionada con fines exclusivamente crematísticos, buscando el titular que más audiencia proporcionaba.

Por eso, a sabiendas de que los jueces pueden equivocarse, aborrezco los juicio paralelos, y las sentencias dictadas en las redes sociales, que me recuerdan a la Edad Media, cuando a muchos ciudadanos/as se les “juzgaba” y condenaba en plaza pública, ejecutándose de inmediato la sentencia del pueblo. Para esto, no necesitamos ni jueces, ni fiscales, ni abogados, ni justicia, ni Estado de Derecho, ni democracia, ni nada.

Hoy es el día en donde surgen “expertos” por doquier, pero yo reconozco mi ignorancia y no me atrevo a opinar porque no conozco a fondo el asunto. Pero también surgen las opiniones de los políticos que buscan su rédito electoral, y pronto comenzaremos a escuchar las de los comentaristas que, con una ligereza insultante, presumen de saber de todo, y no son expertos en nada.

Pero este es el país que tenemos, el que hemos sido capaces de construir o, mejor dicho, de destruir entre todos.

Lo siento, pero yo no opino sin estar debidamente informado.

Share