En los debates la izquierda gana por goleada

El primer debate parece haber servido de precalentamiento. Las dos derechas se obsesionaron en tumbar a Pedro Sanchez con el tema catalán, tratando de que Torra se convirtiese en protagonista, pero las mentiras no sirvieron para impedir que el Presidente saliese vivo, mientras Iglesias, a lo suyo, esbozaba su programa de gobierno.

El partido verdadero se jugó en el segundo debate, y mientras las dos derechas se enzarzaban entre sí, pegándose golpes bajos entre Rivera y Casado, Sánchez pudo ejercer de Presidente del Gobierno saliendo muy vivo de la contienda, e Iglesias se lució poniendo a un Rivera pasado de revoluciones en su sitio y esbozando al mismo tiempo su programa de gobierno.

Pero la final se juega el domingo, y se gana o se pierde en las urnas. Todos los que pensamos en clave de izquierdas tenemos la obligación de ir a votar y solo existen dos opciones muy claras y muy definidas, que ya sabemos sumarán al día siguiente.

Tiene mucha razón Pedro Sánchez cuando afirma que en nuestro voto está el mirar para el futuro o retroceder 40 años con el tripartido formado por PP, Ciudadanos y Vox, como está ocurriendo en Andalucía. No vale quedarse en casa o dejar el voto en tierra de nadie.

Share

La jeta de los políticos

Siete años gobernando el PP en Madrid, con continuas visitas de su Ministro de Fomento a Gijón, y ahora nos enteramos de que era pura pantomima sin compromiso real alguno, dado que no llegaron a firmar con el Ayuntamiento el tan ansiado Plan de Vías. Y ahora la derecha una y trina (PP+Foro+Ciudadanos), con el respaldo de Podemos, que para vergüenza de los votantes de izquierdas ha apoyado un gobierno municipal de derechas en los últimos cuatro años, le exigen al unísono a Pedro Sánchez, que tan solo lleva gobernando poco más de siete meses, que estampe la última firma de un proyecto que se fraguó cuando no gobernaba, bajo amenaza de movilizaciones. Todo muy electoralista, y de caraduras.

Personalmente pienso que comprometer cientos de millones de euros, para culminar un fracaso absoluto, que comenzó con la construcción de un túnel para un metrotrén innecesario por puro capricho de Álvarez Cascos, me parece todo un despropósito, pero hoy toca hablar de los políticos jetas que no cumplen lo que prometen y se lo exigen a los demás.

Share

Comportamientos mafioso

Que el PP ha tenido y conserva comportamientos mafiosos ya nadie lo duda, vistos sus niveles de corrupción ya conocidos y sentenciados. Tal parece que muchos de sus dirigentes han sido descubiertos con las manos en la masa, aunque otros se salven por la campana. Eso sí, cuando son descubiertos sus compañeros aún “inmaculados”, se ruborizan y hablan de casos aislados, pero son tantos los eslabones, que hacen cadena. Es como en la Iglesia, en la que la pederastia aumenta cada día de porcentaje. Lo que está claro es que, por activa o por pasiva, casi todos saben algo, y la mayoría son encubridores de las fechorías de sus compañeros.

Pero hasta para ser mafioso tienes que tener estilo, y saber. Para que no ocurra lo que le ha pasado al mismísimo Secretario del PP de Asturias, Luis Venta, a quién se le ocurrió remitir una carta con amenazas a su homónimo de Gijón. Como las cámaras lo graban todo, y los sellos se estampan con una máquina, la Policía lo ha tenido muy fácil para descubrir al autor del envío.

Están por ver las consecuencias penales, pero el resultado político ha sido su cese fulminante, ordenado por el que “obtuvo” un máster en Aravaca, que indefectiblemente arrastrará a su presidenta Mercedes Fernández, la que ya se veía en el Senado para culminar su “brillante” carrera política.

Y ahora, los de derechas de siempre ha votar al PP, aunque sea a ciegas y con pinza en las narices. Si entre compañeros se hacen estas cosas, podemos imaginarnos de lo que son capaces con sus votantes. Como mínimo mentirles, una vez que ya les han robado durante décadas.

Share

EL FASCISMO LLAMA A LA PUERTA

Viendo y escuchando lo que se dice hoy en Madrid en la plaza de Colón, no tengo la menor duda de que el fascismo más rancio, manipulador y mentiroso de este país, que en su día encarnó el franquismo, y ahora lo representa PP, Vox y Ciudadanos, quiere volver a mandarnos y a manipularlos. Ya todos se han quitado la careta, y nadie engaña a nadie.

Que los políticos escondan sus palabras detrás de tres periodistas famosos en los medios por representar a lo más rancio de la derecha, desprestigía aún más a la profesionalidad de estos y dice muy poco de aquellos, a quienes pone en evidencia por no dar la cara.

Lo que parece evidente es que el fracaso del acto, tanto en participación como en discurso ha sido rotundo, hasta llegar al ridículo. Presiento que la mayoría de las gentes sensatas de derechas y de centro de este país, que las hay y me merecen todos los respetos, estarán hoy avergonzadas al escuchar a sus lideres, y tendrán serías dudas de a quién votar en las próximas elecciones.

Alguien podría pensar que hemos escuchado solo el discurso de Vox, pero lo cierto es que todos son Vox; el “trío de Colón” representa a la ultraderecha más rancia, que solo cree en la democracia cuando gobiernan ellos. Por eso son fascistas, y no es un insulto sino una definición, que me permite mi libertad de expresión.

Share

Habrá presupuestos

El Gobierno ha hecho todo lo posible por buscar un entendimiento para conseguirlo, y es posible que haya fracasado, pero el mero hecho de que rompan por el momento las negociaciones, es un indicio de que algo se ha avanzado, y pueden reanudarse. Eso si, dejando bien claro que las lineas rojas no puede traspasarse, porque el cumplimiento de la Ley y el respeto a la Constitución son innegociables.
 
Los independentistas saben muy bien que su desconexión con España es imposible, que la independencia es inviable, y que por ello han fracasado; pero tienen que escenificar que no es así, y en eso de hacer teatro son inigualables. Pero es curioso que la ruptura unilateral de las negociaciones les ha puesto nerviosos, al situarles en tierra de nadie.
 
Ahora al PDeCAT y a ERC solo le quedan dos opciones: no apoyar los presupuestos, a sabiendas de que ello provocará unas elecciones anticipadas y que es más que posible el triunfo de la derecha, con las consecuencias de una probable aplicación de un 155 indefinido, que les dejará sin discurso ante los suyos; o asumir tambien los presupuestos como mal menor, que conllevaría también poder pactar los suyos con el PSC, y atisbar una luz para salir del laberinto en donde se han metido.
 
Los dirigentes del PDeCAT y ERC son inagotables en sus reivindicaciones, pero no son tontos, o si; pronto lo sabremos.
Share

“El relator”

Como Fuenteovejuna, todos a una, PP, Ciudadanos y Vox, han decidido manifestarse para “echar a Pedro Sánchez“, olvidándose de que son los ciudadanos los que están legitimados para ocupar la calle, ya que en un democracia consolidada, y cada vez tengo más dudas de que la nuestra lo sea, los políticos deben de defender sus posturas ante las Instituciones, y en el Congreso, y que los gobiernos los cambian las urnas. Parece evidente que vuelve el aznarismo y la “derechona” de siempre, sin complejos, pero ahora dividida en tres partidos, no soporta estar en la oposición, y quiere forzar unas elecciones ante el temor de que, de aprobarse los presupuestos, los ciudadanos puedan apreciar que las cosas pueden hacerse mirando más a la gente que a los grandes intereses económicos.

Lo llamativo, y muy peligroso para el futuro del PSOE, es que los barones que apoyaron en su día a Susana Díaz, y guardan en sus entrañas el rencor de haber sido vencidos, se suban a los púlpitos para acabar también con el Gobierno de Pedro Sánchez; pero cada uno juega a lo que sabe, o a lo que no sabe. Y junto a ellos, los carcas del partido (Guerra y compañía), que son incapaces de dejar a las nuevas generaciones que tomen sus propias decisiones.

Todo por una palabra, “relator”, persona que “hace relación de los asuntos tratados, así como de las deliberaciones y acuerdos correspondientes“, tal como lo define el diccionario de la RAE. Es decir una especie de notario, sin capacidad de decisión, que toma nota y levanta acta de las decisiones que se adoptan, sin ninguna facultad para decidir ni lo que se trata, ni lo que se acuerda. Algunos dicen que el Gobierno no lo ha explicado bien, pero quienes se revuelven deberían primero instruirse de lo que significa. Y nadie ha dicho que sea un intermediario con capacidad de decisión.

Sería el primero en oponerme a cualquier acuerdo con  los independentistas de hacerse concesiones fuera de la Ley, y que atenten a nuestra integridad territorial; pero hasta donde sabemos nada de esto se ha producido,y no hay visos de que así sea. Aunque también es cierto que tratar de buscar soluciones con el diálogo, a un problema muy complejo, con altas posibilidades de no conseguirlas, es muy difícil de entender, y en el camino también se pueden cometer algunos errores.

Quizás la mejor solución sea dejar de hablar y agrandar el problema, como así hizo el PP durante muchos años, primero llevando al T.C. el Estatuto aprobado en el Congreso hasta conseguir tumbarlo, después negándose a cualquier tipo de diálogo para agrandar el problema, y ahora proponiendo un nuevo 155, para conseguir aumentar el independentismo en Cataluña, hasta conseguir que la situación se vuelva irreversible. ¿Este es el camino?.

 

 

 

Share

Cuidado con lo que hacemos con Venezuela

Aunque toda la información de la que disponemos de Venezuela viene sesgada y orientada en una sola dirección, parece evidente que Maduro no es ningún santo, y se ha convertido en un dictador, por muchas elecciones “democráticas” que haya ganado.

Pero nos equivocamos si entramos en el juego de buenos y malos, porque en situaciones así no todo es blanco ni todo negro, y los grises de unos y otros juegan un papel muy destacado. Por ello apuntarnos a las iniciativas de Trump y Bolsonaro, no parece lo más conveniente.

Maduro es un impresentable, pero le respaldan los ciudadanos más marginados socialmente; y Guaidó cuenta con el apoyo de la clase social más conservadora y con los ricos venezolanos que han sabido tener sus fortunas fuera de su país. Y no olvidemos que las diferencias sociales en Venezuela son enormes, y nada tienen que ver con nuestro entorno.

Es evidente que en Venezuela se precisan unas elecciones libres y democráticas cuanto antes, pero no somos nosotros, ni Trump, ni Bolsonaro, quienes deben de imponer plazo para ello, bajo la amenaza de que en otro caso reconocerán a quien ha dado un golpe de estado, pues así se llama cuando se pretende alcanzar el poder por la via de los hechos, aunque para muchos sea el bueno de la película.

Viendo la postura “valiente” de Pedro Sánchez, quizás podría dedicarse a dar ultimátums a todas las dictaduras de nuestro planeta, empezando por Arabía Saudí, país al que vende armas para propiciar el genocidio que están sufriendo los ciudadanos del Yemen.

Por cierto, es muy posible que los independentistas catalanes estén tomando nota de de Pedro Sanchez para saber como alcanzar sus objetivos, y conseguir reconocimientos internacionales por la via de los hechos y no del Derecho. Y esto es muy peligroso.

Repito, no todo es blanco o todo negro. Recuerdo que cuando eramos pequeños las películas de vaqueros nos transmitían la idea de que los indios eran los malos, y los yanquis los buenos, y no era así.

Share