La Guindilla, de Álvaro Noguera: Democracia interna

democracia-interna

Difunde

¿Y quién le pone el cascabel a Rato?

rato

Personaje prepotente y engreído hasta decir basta, tiene su punto de mala leche si los suyos le  arrinconan; y  es  capaz de sacar lo peor de sí mismo, que ya es decir, si alguien osa atentar a su “honorabilidad”, o lo que queda de ella. Rato sabe mucho, demasiado, de los actuales dirigentes del PP, empezando por Mariano Rajoy, y acabando por el último de la fila; y si alguien pretende aniquilarle, en el intento se llevará consigo a más de uno. Esa, y no otra, es la razón por la que el PP ha decidido posponer cualquier decisión sobre su expulsión del partido; una manera, como otra cualquiera, de ganar tiempo a la espera de que todo se olvide. Le tienen miedo,  él lo sabe, y sacará el máximo provecho  de esta situación.

Quienes dicen de Rodrigo Rato que fue un buen Ministro de Economía y Hacienda durante el segundo gobierno de Aznar, se equivocan. Simplemente tuvo la suerte de estar allí  en una época de crecimiento económico, y se limitó a remar a favor de corriente. Eso sí, contribuyó con sus políticas económicas de forma muy decisiva a engordar el boom del ladrillo, convirtiéndose en uno de los artifices de la burbuja inmobiliaria al apoyar la Ley del Suelo más especulativa que hemos conocido,  desembocó en la grave crisis económica que llevamos años sufriendo, y de la que son víctimas principales las clases sociales menos favorecidas. Eso sí, por su contribución al fracaso, fue nombrado Presidente del Fondo Monetario Internacional, de donde huyó con el rabo entre las piernas y una buena paga, en forma de dimisión por “motivos familiares”, cuando vio acercarse la crisis financiera que afectó a medio mundo.

Como premio por sus “éxitos”,  Don Mariano le nombró a dedo para dirigir Caja Madrid, la cuarta entidad financiera del país. Con ello le daba un tortazo a Esperanza Aguirre, que se empeñaba en colocar en dicho puesto a su delfin Ignacio González, el del ático de Marbella; y al mismo tiempo eliminaba un potencial enemigo en la carrera hacía la Moncloa. Jugada maestra que nos ha costado a todos un pastón, en forma de rescate a Bankia, sin que nadie hasta ahora nos haya pedido disculpas por un desatino de tal magnitud.

Por lo que ahora hemos conocido en forma de tarjetas opacas, que no es más que la punta del iceberg de un nefasto gestor, eso sí, con mucha cara, echémonos a temblar sólo de pensar la cantidad de barbaridades que habrá hecho cuando era dueño y señor de nuestros dineros; porque lo fue y por varios años. Pero por la cadena de nombramientos de los que ha disfrutado desde entonces, todos ellos muy bien remunerados, es fácil deducir que hizo muchos favores a mucha gente importante, y ahora se los está cobrando en forma de nombramientos como “asesor” o miembro de consejos de administración de entidades financieras y grandes empresas.

Experto en puertas giratorias, Rodrigo Rato nunca ha dado puntada sin hilo, y lleva en sus genes el tratar de conseguir de la nada la máxima rentabilidad,  bordeando el Código Penal, lo que le ha permitido amasar una importante fortuna a costa de percibir sueldos millonarios. Pero le ha llegado su hora, el uso indebido de su tarjeta black le ha convertido en un apestado, y en muy poco tiempo perderá los favores de muchos. Aunque el PP, con el trasero apretado, tendrá que seguir soportándole como militante, para que mantenga la boca cerrada, ni más ni menos. Un nuevo ejemplo de regeneración democrática y de transparencia. La casta en estado puro, que diría Pablo Iglesias.

(Publicado en elplural.com y Asturias24.es)


Viaje fotográfico a Myanmar (Birmania): Amanecer en el lago Inle (como se hizo)

birmariaserielagoinle11

En el post anterior he tratado de contar una historia en la que relato una sesión fotográfica durante un amanecer en el lago Inle en compañía de unos pescadores.  Pero hoy quiero reflejaros algunos detalles en imágenes de ese  acontecimiento tan singular, y presentaros a los actores principales.

serielagoinle12

Todo empezó cuando nos reunimos con los pescadores en medio del lago, y comenzó la distribución de unas lamparas de aceite, que inicialmente constituyeron la única fuente de luz para la sesión fotográfica.

serielagoinle14

Aquí podemos observar a unos  compañeros de viaje tratando de captar desde una piragua las mejores imágenes posibles. Ya  había amanecido, por lo que ya estábamos finalizando la sesión fotográfica.

 

Estos tres jóvenes pescadores birmanos fueron quienes  posaron, y por cierto como auténticos profesionales, para nuestras cámaras.

serielagoinle18

Y finalizo con mi buen amigo y maestro Harry Fisch, el artífice de esta sesión fotográfica.  Dice de mi que soy un alumno que me distraigo con facilidad; se equivoca, Harry es la persona que más ha influido en mí evolución fotográfica, y en el fondo se siente orgulloso de su alumno díscolo. De él he aprendido técnica, cómo manejar el histograma, encuadre fotográfico, tener paciencia para esperar al momento ideal para apretar el disparador de la cámara, y en especial saber contar una historia a través de la imágenes, en lo que es un verdadero especialista.


Viaje fotográfico a Myanmar (Birmania): Amanecer en el lago Inle

birmaniaserielagoinle007

Hoy, 27 de enero de 2014, nos levantamos a las 4,30 de la mañana. Nuestra  intención es llegar al lago Inle, situado a unos 15 kilómetros de nuestro alojamiento, para desarrollar una sesión fotográfica al amanecer. Hemos quedado con tres pescadores que posarán para nosotros y les llevamos unas lamparas de aceite,  que serán inicialmente nuestra única fuente de luz.

birmaniaserielagoinle001

Bien abrigados, porque a estas horas hace frio en el lago Inle, después de un recorrido de 20 minutos en piragua de motor, llegamos a las 5,30 horas al lugar en el que habíamos quedado con los pescadores, y vemos con satisfacción que no nos han fallado. Repartimos las lámparas de aceite, preparamos nuestras cámaras, y nos disponemos a comenzar una sesión fotográfica, que se convertirá en una de las experiencias más interesantes de mi vida en este mundo de la imagen.

birmaniareportajelagoinle10

Para comenzar la sesión decido utilizar un objetivo fijo, un 50 mm 1,4, que acoplo a una cámara Canon 5D Mark III. Vamos a disparar a pulso desde una piragua, y precisamos una apertura de diafragma que nos permita utilizar una velocidad de obturación suficiente para obtener una adecuada nitidez, aunque sea a costa de precisar una alta sensibilidad. Las primeras fotos las realizamos a muy escasa distancia de la escena que queremos captar, dado que la única fuente de luz es la lámpara de aceite, y disparo con un Iso 4000, con un diafragma 1,4, y una velocidad 1/50.

birmaniaserielagoinle002

La llegada de las primeras luces del día ya nos permite alejarnos de la escena a fotografiar, convirtiéndose las lámparas en una luz de apoyo, por lo que me decido por trabajar con un objetivo zoom Canon 24/70, f/2,8, menos luminoso que el anterior, pero más versatil. Disparo con diafragma f/8, a una velocidad 1/60 segundos, pero me veo obligado a subir el ISO a 6.400.

birmaniaserielagoinle004

Es todo un reto para un fotógrafo, estamos trabajando al límite, y resulta muy difícil conseguir que nuestras imágenes salgan bien enfocadas. De hecho, estas seis fotos, están escogidas entre las más de 200 que realicé durante la sesión fotográfica.

birmaniaserielagoinle008

La sesión fotográfica ha tenido una duración de unos 60 minutos. Es el comienzo de un día que, luego descubriré, ha sido el más fructífero de mi vida fotográfica. Debo de agradecer a Harry Fisch, nuestro guía fotográfico y ahora amigo, la profesionalidad y entrega absoluta para que todo salga a la perfección; es todo un lujo viajar con Nomad Expediciones Fotográficas, y no es propaganda. Por  cierto Harry ya dedicó una entrada en su blog sobre esta sesión fotográfica.

He tenido el honor de que mi maestro, Harry Fisch, me haya dedicado una post en su blog.

(Las fotos pueden verse a mayor tamaño pinchando sobre ellas).


Urge restituir en sus puestos a los jueces Baltasar Garzón y Elpidio Silva

garzonelpidio

Tras sufrir una persecución indecorosa, indigna e implacable, el 9 de febrero de 2012 nos enterábamos de que el Tribunal Supremo, en contra del criterio del fiscal,  condenaba a 11 años de inhabilitación por prevaricación al juez Baltasar Garzón, lo que suponía poner fin definitivamente a su carrera judicial.  Su pecado no era otro que el haber sido impacable con la persecución de la corrupción del Partido Popular. Desde entonces, para vergüenza de algunos jueces y fiscales, continúa siendo el primer y único condenado por el caso Gürtel.

Aunque constituyó noticia de segundo nivel, al haber copado los titulares de los medios de comunicación el contagio del ébola y las tarjetas opacas, el pasado 7 de octubre se publicaba la noticia de que el juez Elpidio Silva era condenado a 17,5 años de inhabilitación por prevaricación continuada, por el Tribunal Superior de Justicia. Su pecado no era otro que el haber privado de libertad de forma indebida a los personajes tan “honorables” como Miguel Blesa y Gerardo Díaz Ferrán. La sentencia no es firme, ya que puede ser revocada por el Tribunal Supremo, pero supone un grave mazazo a la indepencia de los jueces. Curiosamente es el primer condenado por el caso Bankia.

De personalidades muy distintas y antagónicas, ambos han tenido en común el llevar al límite la investigación judicial de graves casos de corrupción, cometidos por personajes abyectos, pero pertenecientes a la casta de los intocables, y que por ello gozan de una protección especial por parte de quienes, con mucho poder y carentes de escrúpulos, pueden llegar a influir en determinadas decisiones judiciales.  Molestos y peligrosos, era preciso inhabilitarlos de por vida, y de paso se mandaba un mensaje a sus compañeros, que a buen seguro ya saben a que se arriesgan si osan imitarles.

La prevarición, que consiste en estos casos en dictar resoluciones injustas a sabiendas de que lo son, es de una subjetividad en su interpretación que permite que hechos muy similares puedan ser o no considerados como delito en razón a la ideología y mentalidad del juez que ha de decidir, por lo que una condena puede incluso  llegar a estar motivada por prejuicios y pasiones de carácter extrajurídico. Y si a ello unimos  que en determinadas instancias, como pueden ser el Tribunal Supremo o los Tribunales Superiores de Justicia, muchos de sus miembros están nombrados en base a criterios políticos, el plato está servido para que pueda ser condenado un inocente sin que quien firma la sentencia  pueda incurrir en responsabilidad alguna.

No está de más recordar que el caso Gúrtel ha servido para destapar en cadena situaciones gravísimas de corrupción. Porque el  caso Bárcenas o la ya muy avanzada investigación sobre la financiación ilegal del partido en el Gobierno, nunca hubiesen salido a la luz sin la intervención  inicial del polémico juez Garzón, al que todas las personas decentes le debemos gratitud.

Lo llamativo de la condena del juez Elpidio Silva, es que coincide en el tiempo con el conocimiento público de las tarjetas opacas de Bankia, que permite descubrir que el honorable Blesa, a falta de saber con detalle en qué se gastó los 436.700 euros que se le imputan, invirtió 9.000 euros en un Safari en África y 10.000 en vino. Y nos estamos refiriendo al mismo Blesa  que hace unos meses  acusaba al juez Silva por daños irreparables a su honor, al mismo amigo que impuso Aznar para gestionar Bankia, cuyo rescate nos ha costado a nuestros bolsillos 23.465 millones de euros. Por cierto, gracias a los correos intervenidos por el juez ahora condenado,  se ha podido tirar del hilo para descubrir la existencia de las tarjetas  “black”.

En las últimas semanas están pasando  muchas cosas, demasiadas, para saber que se ha levantado la  veda del corrupto; y los partidos de la casta, atemorizados por lo que se les puede venir encima cuando continúen saliendo a la luz otros casos de corrupción, están sufriendo un desgaste irrecuperable. Se ha acabado el discurso derecha o izquierda, ahora toca enfrentar a las personas honestas con los ladrones y sirvergüenzas; y una sociedad que está empeñada en recuperar su dignidad, no puede permitirse el lujo de dejar en el dique seco a dos jueces que, con sus errores humanos, han influido de forma decisiva  en que podamos vez  la luz en un país con un altisimo nivel de corrupción.

Por su contribución a la decencia,  los jueces Baltasar Garzón y Elpidio Silva deben ser restituidos de inmediato en sus puestos. Se lo debemos.

(Publicado en elplural.com y en Asturias24)


Excálibur y su dueña, contagiada por el ébola, las últimas víctimas de la desvergüenza de nuestros políticos

excalibur

Muchos dirán que tan solo era un perro que podía estar contagiado por el ébola, y que matarlo era lo más sensato; no importa  que Eric Leroy, un experto mundial en la investigación del origen del ébola, opine que “al perro de Madrid hay que aislarlo, hacerle un seguimiento, estudiar sus parámetros biológicos, ver si está infectado y averiguar si excreta virus. Es muy interesante desde el punto de vista científico“. Lo importante era sacrificarlo, que resulta más barato y políticamente “correcto”, y sirve para que los ciudadanos se olviden del escándalo lo antes posible.

No hay duda de que la determinación de matar a Excálibur  ha sido una decisión política y no científica. Total en este país ya no se investiga, y ni siquiera nos quedan centros ni científicos para hacerlo. Pensemos en el presente, no en el futuro, que lo importante es quitarse el embolado cuanto antes, habrá meditado Rajoy. Y, dicho y hecho, se fueron a por él, y al crematorio.

Pero les quedaba su dueña, Teresa Romero, la auxiliar de enfermería contagiada por el ébola. A esa no la podemos matar, pero si desacreditar, pensaron los políticos. Y con la ayuda  inestimable de algunos medios de comunicación, por llamarlos de alguna manera, comenzaron una campaña de persecución y descrédito, hasta conseguir tergiversar sus palabras. Ahora la víctima es la única culpable de haberse contagiado porque se tocó la cara con unos guantes que,  según me comentó la tendera del barrio, son los mismos que utiliza ella para servir la fruta.

Pero como no era suficiente también la acusan de mentir. De ello, en el reparto de papeles,  se ha encargado directamente el Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, el mismo que anunció que se llevarían a cabo controles qoue no tuvieron lugar. La desvergüenza se ha apoderado de nuestros políticos, carentes de escrúpulos, auténticos profesionales de la mentira y de la manipulación. Imputar la culpa a la víctima, es este caso a la enferma, es una actitud vil, infame, mezquina, cobarde, despreciable, que les va a traer consecuencias muy desagradables, porque los ciudadanos ya están hartos de ser gobernados por desaprensivos.

Por cierto, la auxiliar de clínica contagiada, se examinaba 48 horas después de haber realizado el trabajo de mayor riesgo de su vida, para saber si estaba o no capacitada para llevarlo a cabo. Paradógico, pero cierto; así es la vida de los interinos de usar y tirar.


Esto nos pasa por tener una Ministra de Sanidad inepta, corrupta y mentirosa

mato

La fantasmada organizada durante el mes de agosto para el traslado a nuestro país del padre Miguel Pajares, contagiado por el ébola, en contra de los criterios de los expertos, fue todo un montaje propagandístico del Gobierno, a imitación de la guerra de las galaxias. Quienes entienden del asunto desaconsejaron el traslado, por carecer la  enfermedad de tratamiento y vacuna fiable, y no disponer nuestro país de unas instalaciones hospitalarias adecuadas; pero los políticos impusieron sus criterios, que ahora sabemos eran claramente erróneos, y ya estamos pagando sus consecuencias.

Escuchar a un político hablar de protocolos es para echarse a temblar, y más si lo hace nuestra inepta ministra de sanidad. Porque poco tiempo después, un cargo de segundo nivel tendrá que dar la cara para decirnos que ha fallado, que debe revisarse, y que la experiencia servirá para que no vuelva a repetirse. ¿No hemos escuchado esta última frase cientos de veces de boca de los políticos?.

 Somos capaces de ser los primeros en todo, en paro, en  corrupción, y ahora también en incapacidad para prevenir los riesgos de una enfermedad mortal. Teníamos un sistema sanitario impecable, envidiado en todo el mundo, que lo hemos puesto en grave riesgo con los salvajes  recortes en lo público, que  se traducen en una falta de control absoluto de situaciones extremas; y lo que ahora ocurre tiene responsables con nombre y apellidos, comenzando la lista por Mariano Rajoy y  Ana Mato, cuya negligencia manifiesta debería de traducirse en su desaparición de la vida política.

Alguien que trabajó recogiendo chapapote a raíz de la catástrofe del Prestige, me comentaba que los trajes utilizados ahora para aislar al personal sanitario se parecían demasiado a los utilizados por entonces. Desconozco si serán los mismos, pero ya se sabe que no eran los idóneos para conseguir un adecuado  aislamiento. Una chapuza más de un país chapucero hasta decir basta.

Ahora ya sabemos que el personal sanitario, que en su mayoría trabaja en condiciones precarias y con manifiesta inestabilidad laboral, no recibió preparación suficiente para hacer frente a sus cometidos, e incluso en muchos casos no llegaron a conocer el protocolo previsto. Las protestas pidiendo la cabeza de la ministra se han extendido por muchos centros de la sanidad pública madrileña,  y tal parece que la marea blanca ha vuelto a la calle.

Resultan irritantes las palabras del Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, cuando afirma que “si no hubiésemos repatriado a los misioneros seríamos un gobierno indigno“. Indigno, Don Jorge, es usted por aceptar que miembros de la Guardia Civil, que estaban bajo su control,  causasen 15 muertes en el estrecho al permitir la utilización de pelotas de goma para aterrorizar a inmigrantes de color, y aún estamos esperando a que pida disculpas por ello. Es más, su ministerio se está negando a facilitar al Juzgado los nombres de los guardias civiles, y eso puede calificarse como delito de obstrucción a la justicia.

Hacen falta dimisiones, y cuanto antes mejor. No es posible que quienes cometieron los fallos sean las personas idóneas para buscar ahora las soluciones. Este país está infectado de corrupción, de malas artes y de indolencia, y de todo ello es experta Ana Mato. Rajoy la nombró y no la cesó, a pesar de estar gravemente contaminada por el Caso Gürtel; pero ahora no puede mirar para otro lado porque se está jugando su propia cabeza. No hacerlo, después de todo lo que le está  viniendo encima, sería un grave error político que le puede pasar factura. Aunque perder dos ministros en menos de un mes  puede resulta insoportable.

Ahora matemos al perro de la víctima, que eso sí es una medida eficaz y contundente, mientas permitimos que Ana Mato salga viva de esta guisa. Porque, no lo olvidemos, ningún partido político ha pedido expresamente su dimisión. ¿A qué tendrán miedo?.

(Publicado en elplural.com)


  • Recomendado

     
  • Mi Instagram

    En mi Instagram
  • Sindicación – RSS

    Agrégame a tu lector de feeds   

  • Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

    Únete a otros 62 suscriptores

  • Sígueme

    Hazte fan En Twitter

  • Lectores, ahora…

          

  • Del autor (recomendado)

    Otra de mis webs, fotos de Asturias

    Mi viaje a Namibia...fotos, consejos, etc

  • calendario

    octubre 2014
    L M X J V S D
    « sep    
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
  • Comentarios recientes

    • Inesa: Paco, te adelantas a los acontecimientos. Habrá que esperar...
    • Paco López: Interesante reflexión de Carlos Elordi...
    • Inesa: Toño,¡Qué leen mis ojitos! Has vuelto y para recordarnos...
    • Toño Alonso-Gijón: Mira por donde creia yo que del Ratu ya lo...
    • Inesa: Lo que La Gaceta utiliza en mala parte, a mí me conmueve y...
    • Josean: Al círculo gintonic, tú ya sabe. …...
    • Inesa: Gracias, Josean. ¿A qué Círculo perteneces? Quiero apuntarme...
    • Inesa: Pero Victoria,¡a quien se le ocurre dejarse contagiar por...
    • Josean: Cagunmimantu. … miedu a qué...
  • Archivos

  • Categorías

  • Copyright © 1996-2010 SInLaVeniA. All rights reserved.
    iDream modificado por Dabo (@daboblog) para SInLaVeniA theme by Templates Next | Powered by WordPress