¿Puede la disciplina de voto imponerse a la conciencia individual de los diputados?

Parece evidente que la disciplina de voto debe de ser una norma general en el seno de un  partido, por cuanto la decisión de una mayoría debe de afectar a todos y es una regla que forma parte de sus decisiones democráticas. Quizás por eso muchos ciudadanos somos incapaces de pertenecer y trabajar dentro de una formación política, y preferimos no renunciar a nuestro pensamiento propio y actuar por libre, sin que ello empañe nuestro sentido democrático, por cuanto no tenemos que rendir cuentas a nadie.

Pero la disciplina de voto tiene un limite, y en momentos y circunstancias especiales, como las que vivimos ahora en nuestro país, el pensamiento individual debe  prevalecer por encima de todo si la decisión a tomar afecta a lo más sustancial de nuestros principios ideológicos. Un diputado se debe a su partido, pero también a sus votantes, y si tiene claro que puede traicionar a quienes le han elegido, debe de decidir en conciencia pensando en ellos, y no por imposición.

El pragmatismo no lo justifica todo. Está en juego la defensa de la propia ideología individual, ya que la colectiva ha fracasado. Por eso quien se sienta de verdad de izquierdas, no puede permitir, ni siquiera con la abstención, un gobierno de derechas presidido por alguien que ha amparado y encubierto la corrupción, cuyas políticas y decisiones más recientes siempre han ido en contra de los más desfavorecidos, fomentando con ello unas desigualdades sociales y económicas hasta ahora inimaginables.

En momentos como estos es cuando podemos conocer de verdad a nuestros representantes políticos, y está en juego su conciencia, y su propia dignidad.


¿España?, “UNA, GRANDE y LIBRE”…. Y el mundo en descomposición.

Si Franco levantase la cabeza estaría orgulloso pensando  que los cuarenta años de democracia han servido para consolidar los valores patrióticos en los que se inspiraron sus cuarenta años de dictadura; porque la España del 600, la nevera,  y el fútbol la hemos convertido en la España del Ibiza, el móvil,  y el fútbol. Aunque las nuevas tecnologías han permitido  una difusión a lo bestia para que el adormecimiento social sea aún mayor, para mayor gloria de nuestros gobernantes. De lo único que estaría arrepentido el dictador es de no haber introducido la democracia, porque al menos sus desigualdades sociales y la corrupción masiva de su sistema le hubiese permitido gobernar copn una mayoría absoluta holgada.

Cuando el Caudillo afirmó en su discurso navideño de 1969 que “todo está atado y bien ataco” tenía toda razón, aunque unos cuantos ingenuos -cada vez menos- pensábamos que no era cierto y todo estaba por llegar. Los Borbones nos los impuso Franco, y ahí siguen, distrayendo al personal; la Iglesia sigue cumpliendo el mismo papel, y los mismos feligreses que rezan el rosario, lo abandonan por unos minutos en época de elecciones para elegir en las urnas al partido más corrupto y que más desigualdad social provoca, quizás porque necesitan gentes sin recursos para impartir su caridad cristiana, que con ello se ganan años de indulgencia. La genética funciona, los cromosomas también llevan sus dosis de indecencia, y eso se hereda.

Las últimas encuestas nos confirman que  unas hipotéticas terceras elecciones llevarían al poder al partido más corrupto de la democracia, que se acercaría a la mayoría absoluta; y esto sucede cuando estamos asistiendo al enjuiciamiento de conductas indecentes que desencaderaron una de las mayores crisis económicas de las últimas décadas, en las que muchos políticos y “gentes de bien” se dedicaron a robar  dinero público a espuertas. Pero como el traje y la corbata imprimen carácter, y son signos externos de “seriedad” y “buen hacer”, la culpa de todo esto la tienen los perroflautas con coleta que han osado poner en duda su “honradez”. Está visto que nuestra sociedad, que no ha cambiado, premia al ladrón y al sinvergüenza, y esta es la cruda realidad de un sistema democrático en descomposición, si es que alguna vez estuvo compuesto.

Pero Europa no es ajena a este fenómeno; ahí tenemos a nuestro amigo Alexis Tsipras en Grecia pisando el polvo por haber osado enfrentarse a los poderosos caballeros del dinero, cuando la crisis de su país la provocó con sus trampas un partido de derechas. Pero quizás lo más angustioso es comprobar cómo hemos cambiado los campos de concentración nazis, como modo de exterminar a los que sobran, por el cementerio en el que hemos convertido el mediterráneo con los cadáveres de los miles de inocentes que no logran llegar a tierra huyendo de las guerras que nosotros mismos hemos provocado. Aunque algo ha mejorado: ahora se mueren solos, y no es preciso poner en funcionamiento la cámara de gas; así se salvan nuestras conciencias, y mirar para otro lado es gratis.

Ayer me crucé con un conocido, y comentamos la actualidad. Coincidíamos en que España se descompone, y el mundo no tiene arreglo.  “Pero aun quedamos algunos que queremos que todo cambie“, me dijo. Decidimos quedar para tomar un café para consolarnos; eso sí, descafeinado y con sacarina, que los idealistas ya tenemos la tensión y la glucosa alta. Quizás para entonces, porque todo es posible, Donald Trump ya gobierne la principal potencia mundial…


¿Hoy? Día laborable….

No me gusta la fiesta del 12 de octubre. Día de la Hispanidad, pero ¿de qué España estamos hablando?; sin duda alguna de una en putrefacción… Mientras se rinde homenaje al ejército y a la cabra de la legión, las “autoridades” se arrodillan ante un Rey con una familia en descomposición y en el banquillo. Allí estará el jefe de una “banda criminal” que seguirá gobernando nuestro país, con el apoyo de un partido que ha acabado con las ilusiones de la izquierda para décadas. Hoy también descansarán, del banquillo, las pandillas de sinvergüenzas que se han dedicado a robar nuestro dinero mientras ocupaban cargos de “responsabilidad”. Estoy con Pablo Iglesias cuando ha decidido no asistir a una “fiesta” en la que se juntan los destructores de nuestra convivencia, y de nuestra honradez. ¿En qué hemos convertido este país?
Hoy he decidido trabajar, como un día más.. No tengo nada que celebrar.


Reflexiones sobre “los 9 de Jovellanos” y la protesta que secundaban

No estoy en condiciones de expresar mi versión de los hechos sobre lo realmente ocurrido frente al Teatro Jovellanos el 24 de julio de 2014, cuando se llevaba a cabo una protesta pidiendo el boicot a un grupo musical israelí, en protesta por lo que estaba sucediendo en la Franja de Gaza con el pueblo Palestino. Pero sí puedo afirmar, porque conozco a muchos de ellos, que quienes estaban concentrados en el lugar son gente de bien, que de forma desinteresada viene condenando en la calle las injusticias y las desigualdades sociales, por lo que me merecen el máximo respeto.

Por eso verles sentados en el banquillo como si fuesen vulgares delincuentes, al mismo nivel que los corruptos, y sometidos a un juicio que les puede llevar a prisión, me parece injusto socialmente, al margen de que sea formalmente legal, mientras los máximos responsables del genocidio que sufre el pueblo palestino campan por sus fueros en plena libertad, e incluso ocupando cargos de relevancia en la política mundial.

Sí recuerdo haber asistido días antes a otra concentración, por los mismos motivos, en los que se manifestaban las mismas personas, los de siempre, los que de verdad creen que el mundo puede cambiar. Estaba en primera fila, y pude observar cómo algunas personas que accedían al Teatro Jovellanos, al sentirse protegidos por un cordón policial que “controlaba” a los manifestantes, con una actitud provocativa proferían insultos y lanzaban cortes de manga contra los allí concentrados. Ante  tal situación me dirigí a un policía y le recordé que ellos también estaban allí para defender mi libertad de expresión; parecía no inmutarse, pero observé en su mirada un gesto de querer entenderme, pero no poder hacer nada; solo obedezco órdenes, pensaría.

Los culpables del enjuiciamiento de “los  9 de Jovellanos”, no estaban allí, ni como manifestantes ni como fuerzas de seguridad, y eran los que daban las órdenes desde sus confortables despachos, pagados con dinero público, y su única intención era intimidar a los allí concentrados, en un intento más de poner en práctica la Ley Mordaza. Que cada uno saque sus propias conclusiones, en la confianza de pensar que la justicia esté a la altura de las circunstancias, y dejará indemnes de toda responsabilidad a quienes ahora se sientan en el banquillo de los acusados. Socialmente son inocentes.

 


Recordando a Carlos Fernández Caicoya

Colaborador habitual de este blog a través de sus atinados comentarios, lo conocí personalmente hace años cuando un día me paró en el paseo del Puerto Deportivo, y me dijo, “hola, soy Caicoya“. Desde entonces hemos mantenido una sana amistad, que se ha visto acrecentada por nuestros puntos de coincidencia  sobre la realidad actual de nuestro país. Ideológicamente de izquierdas, de los de verdad, con profundas convicciones democráticas, era un hombre muy culto y un excelente conversador, con una pluma muy brillante cuando se expresaba con la escritura. Desayunando a finales de agosto en el Café Dindurra, me confirmó que se acababa de jubilar al haber cumplido los 65 años, y se sentía triste y extraño al considerar que su lucidez mental aún podía aportar mucho a nuestra sociedad, por lo que estaba organizando muchos planes para el futuro. Hoy, almorzando en el mismo Café, al ojear la prensa ví su foto acompañada de un texto “Muere el experto en museología y gestor cultural Carlos Caicoya“. Me resistí a creerlo, pero la realidad se impone.
 Fue todo muy repentino e inesperado, hasta el punto de que esta misma semana tuvo intervenciones muy realistas sobre lo que estaba pasando con el partido socialista. Me quedo con una que publicó  en mi facebook personal a las 9,04 horas del 29 de septiembre:
Amigo Fernando lo más extraño es el silencio de muchos corderos. Corderos y buscavidas que creen que en posición de hibernación la gran ola del fiasco y el estar por encima de casi todo no les afectará en breve. Equivocados están. Quien deposita en una urna un voto es quien tiene el poder de decisión. El que milita en un partido es quien (también) decide su futuro. En el PSOE estos dos principios deberían quedar muy claros. Ambos , actores votantes y militantes, sean como sean sus opciones, delegan temporalmente su porción de soberanía popular en unos representantes. Fuera de estas reglas de decisión directa y soberanía “provisional”, casi todo es impostura adornada de frases vacías y tramoyas impostadas. El aforismo de Montesquieu ” Cuando un gobierno dura mucho tiempo se descompone poco a poco y sin notarlo” no va con ell@s. En este caso “el gobierno” está al fondo del oscuro callejón de las estructuras de un partido. Y estamos asistiendo a una antesala peligrosa: su descomposición de la democracia horizontal y decisiones éticamente participadas por otra con derivadas muy preocupantes: la supervivencia a toda costa de corderos y buscavidas. En el laboratorio de la Europa “común” esto se ha transformado en algo más grave. Ya no es retórica que viene el lobo: es cruda realidad por crisis de los grandes partidos. Grecia, Hungría, Austria…, están en esa trazabilidad. Seguramente Francia también lo esté en breve. Me temo lo peor. Y espero que alguien tenga la osadía de expresarlo como Zola lo hizo en L`Aurore y que comenzaba con un J´Acusse… Mientras tanto los corderos y los buscavidas miran para sus intereses“.
Por cierto, amigo Carlos, iré a ver la película sobre Francisco Paesa, que me has recomendado. Un fuerte abrazo.

Javier Fernández será el encargado de facilitar el gobierno a Rajoy

Lo ocurrido durante esta última semana en el seno del PSOE me ha confirmado que la decisión de dejar de votar a los socialistas en las últimas elecciones (europeas, municipales y nacionales), fue un gran acierto.  Cualquier intento de renovación se frustra cuando el elegido para llevarlo a cabo no es fiel al aparato. En el fondo quienes mandan de verdad necesitan un títere para manejarle a su antojo, y si se revela se le corta la cabeza, aunque sea a través de un golpe de estado urdido a espaldas de los principios democráticos que deben de presidir un partido que se define socialista. Porque si a Pedro Sánchez lo eligieron los militantes,  son ellos, y nadie más, los únicos legitimados para cesarlo en su cargo.

Después de lo ocurrido en las últimas horas, en las que la manipulación informativa de los principales medios de comunicación fue escandalosa, el partido socialista sale muy tocado, y es más que probable que nunca se recupere. Porque las sucias maniobras de Susana Díaz, imponiendo en la última votación del Comité Ejecutivo la mano alzada para controlar al personal, la han puesto en evidencia, por mucho que se sienta vencedora en el seno de su partido. Y resulta muy hipócrita que quien ha prendido la llama, se ofrezca para reparar los daños causados.

Pero todo tiene solución. Qué mejor que Javier Fernández para presidir la Gestora. Un político, que lleva toda la vida en política, creciendo bajo el manto de José Angel Fernández Villa, cuya ineptitud e incapacidad para poder gobernar Asturias ya la ha demostrado con creces, y que en su “haber” se puede apuntar  el hecho de que lleva meses defendiendo la abstención de su partido para que gobierne Rajoy. Dicen que es fiel al partido y apreciado por el resto de los barones; pues ahora puede demostrarlo cerrando definitivamente la puerta a cualquier pacto para un gobierno de progreso.


El partido socialista se autoinmola

Pedro Sánchez nunca fue santo de mi devoción, pero debo de reconocer que hace algo más de dos años fue refrendado en un Congreso por aclamación como Secretario General del PSOE, después de haber resultado elegido en unas primarias por los militantes socialistas, los únicos legitimados para decidir el destino de su partido. En su primer discurso prometió una renovación profunda del partido, y llevar a cabo políticas de izquierdas. Y lo que muchos creimos era una falacia, visto lo acontecido en las últimas horas podemos pensar que era toda una intención, que no pudo llevar a la práctica porque los mismos que le apoyaron, instalados a perpetuidad en el aparato, se lo han impedido, y ahora se lanzan a su yugular para defenestrarlo. Son los de siempre, los que se consideran dueños del partido y de la decisión de sus militantes, e incluso de la voluntad de sus votantes.

Hace unas horas Pablo Iglesias afirmaba que “hacer caer a un secretario general elegido por las  bases es un fraude“; sí, un fraude más de quienes componen el aparato, de los que se han perpetuado en el poder utilizando a su antojo las puertas giratorias, o encubriendo la corrupción de su propio partido, o mintiendo a sus votantes con promesas que sabían no iban a ser cumplidas. Porque solo los militantes del PSOE pueden revocar en unas primarias el nombramiento de un secretario general que ellos mismos eligieron, si queremos respetar de verdad las reglas de la democracia.

Lo lamentable es que tuvo que salir a la palestra un patético personaje como Felipe González,  para que todo se acelerase. ¿No quería el PSOE renovarse y pasar página?. Pues ya sabemos quiénes mandan en el partido, los de siempre, aquellos que se han olvidado de lo que es ser de izquierdas de verdad, y su única intención es perpetuarse en el poder. Piensan que en unos meses todo se olvidará y que el partido socialista superará la crisis, como ya hizo en otras ocasiones. Pero se equivocan, ahora no están solos y tienen una dura competencia, por lo que la pérdida de votos será clamorosa, hasta convertirlos en un partido testimonial. Si Pablo Iglesias, el Fundador, levantase la cabeza, haría una purga en profundidad; pero ahora hay otro Pablo Iglesias, el de Podemos, que sí actúa con inteligencia, puede dar el “zarpazo” definitivo, aunque para ello deberá llevar a cabo su propia limpieza.

Pedro Sánchez ya es un cadáver político. Muy pronto muchos de quienes le apoyaron le dejarán solo, porque en política las traiciones son habituales y es preciso estar bien posicionado para mantenerse en el poder cuando se observan cambios inmediatos en la dirección. Está por conocerse la posición de los militantes, pero es evidente que si Rajoy es elegido presidente con la abstención del PSOE, lo que ahora puede verse como muy probable, muchos de sus votantes le  abandonarán definitivamente en busca de una nueva opción política. De hecho, en estos momentos, el partido socialista parece estar muerto, y para siempre, salvo que surga un milagro, en el que muy pocos ya creen.

 


  • Mi Instagram

    En mi Instagram
  • Sindicación – RSS

    Agrégame a tu lector de feeds   

  • Suscríbete al blog por e mail

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

    Únete a otros 92 suscriptores

  • Sígueme

    Hazte fan En Twitter

  • Lectores, ahora…

          

  • Del autor (recomendado)

    Otra de mis webs, fotos de Asturias

    Mi viaje a Namibia...fotos, consejos, etc

  • calendario

    diciembre 2016
    L M X J V S D
    « Oct    
     1234
    567891011
    12131415161718
    19202122232425
    262728293031  
  • Comentarios recientes

    • Joxetxo: En todo cocido puede haber un garbanzo negro. En todo...
    • Huci58: La disciplina de voto no tiene nada que ver con la...
    • joan: Discrepo saludablemente. En el primer párrafo lo dices claro;...
    • Tomás Martínez de Miguel: Querido Fernando: una nueva coalición...
    • Inesa: Me pregunto: ¿alguien esperaba otra cosa, después de 1989 y...
    • Huci58: Tras esa reflexión tan realista y acertada casi me da...
    • Joxetxo: Fenomenal Fernando !!. Estoy totalmente contigo. No sé lo...
    • Victoria: http://play.cadenaser.com/audi o/078RD010000000109514/...
    • EVA JIMENEZ MINGUEZ: LAMENTABLE E INJUSTO….
  • Archivos

  • Categorías

  • Copyright © 1996-2010 SInLaVeniA. All rights reserved.
    iDream modificado por Dabo (@daboblog) para SInLaVeniA theme by Templates Next | Powered by WordPress