Lo irresponsable sería abstenerse, pero es preciso tener una bala en la recamara

La repetición de las elecciones generales del pasado 20 de diciembre, solo ha servido para que muchos se olviden de las nefastas políticas que han generado los salvajes recortes del Partido Popular, que solo han beneficiado a los que más tienen y a la banca, y no recordemos las mentiras y manipulaciones de las que fuimos víctimas durante cuatro años por parte del gobierno de Mariano Rajoy, que con una petulancia intolerable abusó de su mayoría absoluta desoyendo por completo los planteamientos de la oposición; todo ello aderezado con los gravísimos casos de corrupción, por los que nadie ha respondido políticamente.

En estas circunstancias, permitir con la abstención que siga gobernando el mismo partido, con las mismas cabezas visibles y con políticas similares, es tanto como respaldar la corrupción, las mentiras, los engaños y la manipulación a la que seguimos siendo sometidos. Bien es cierto que el PP ha sido la fuerza más votada, pero tal circunstancia no nos debe de hacer olvidar que una clara mayoría está en contra de sus políticas, y así lo han manifestado los ciudadanos en las urnas.

Pero los socialistas no deben de conformarse con votar en contra y cruzarse de brazos, a la espera de que el PP consiga el respaldo suficiente  una vez se celebren elecciones en el País Vasco, ni confiar en los resultados de unas terceras elecciones, y están obligados a dar un paso al frente como segunda fuerza más votada, y proponer un pacto a todas las fuerzas del “no a Rajoy”, incluidos los partidos independentistas, que en democracia también pueden ser tenidos en cuenta a la hora de buscar una solución a una situación que parece enquistarse.

Podemos pudo haber cometido algunos errores en el pasado más reciente, aunque no son los únicos culpables de no haberse abstenido durante el intento de investidura de Pedro Sánchez, porque los socialistas se abrazaron demasiado pronto, y con mucha fuerza, a Ciudadanos, y eso contribuyó a su voto en contra. Pero las circunstancias han cambiado, y es preciso que PSOE y Podemos  comiencen a hablar y entenderse, sabedores de ese es el único camino para un cambio real, y hasta que no lo hagan la derecha siempre tendrá mejores opciones para gobernar.

Es preciso formar un bloque en contra de las políticas del Partido Popular, y para eso sí existe una mayoría absoluta que puede conformarlo, sin contar obviamente con Ciudadanos, que se ha convertido en un partido sin principios, que sirve para todo y no vale para nada. No podemos perder la esperanza de mandar al Partido Popular a la oposición, y todavía queda una bala en la recámara.


El acuerdo PP-Ciudadanos, la gran falacia de la derecha

Adornado con una solemnidad impropia de un pacto que se sabe condenado al fracaso, y que no busca otro objetivo que presionar a los socialistas para que permitan con su abstención unas políticas neoliberales que siguen perjudicando a las víctimas de los recortes,  PP y Ciudadanos han firmado un acuerdo carente de un contenido realizable, y que se convierte en una mentira más de nuestra derecha para alcanzar el poder a cualquier precio. Poco o nada se habla de la  modificación de la última reforma laboral, de la revisión de la LOMCE, de las puertas giratorias  o de la derogación de la Ley Mordaza, por poner algunos ejemplos, por lo que todo seguirá igual, o peor. En este sentido no estaría de más pedir a los ciudadanos que hagan un esfuerzo para comprender que todo es un engaño más de Mariano Rajoy para que sigamos gobernados por un partido sumido en una corrupción sistémica.

La mayoría de  los acuerdos alcanzados son difusos y sin concreción en el tiempo; y otros, los más sonoros, ni siquiera son viables por cuanto no cuentan con  un respaldo suficiente para ser aprobados. En concreto la reforma para la elección de los miembros del Consejo General del Poder Judicial requiere un apoyo en el Congreso que no alcanzan ambos partidos, dado que precisa mayoría absoluta al tratarse de la reforma de una Ley Orgánica. Y algo similar puede decirse respecto de la supresión de los aforamientos, que queda en una mera intención sin precisión alguna. Por cierto, sobre la supresión de las Diputaciones nada de nada, y lo mismo puede decirse de la reforma del Senado. Y la  intención de revisar la amnistia fiscal por parte del  PP, es una mera “intención de voluntades”, que ya sabemos no se llevará a cabo.

Ciudadanos se ha quedado a medias en todo, y sus lineas rojas se han difuminado, hasta quedar borradas en una negociación en la que el Partido Popular ha llevado la batuta, sabedor de que el partido de Albert Rivera cedería en todo, por temor a desaparecer de celebrarse un terceras elecciones. El pacto firmado carece de un verdadero contenido realizable, y solo puede sostenerse con un puro discurso propagandístico.

Sí se ha avanzado en la corrupción, pero no para acabar con ella, sino para sacar conductas delictivas del marco de la persecución política, que es tanto como consentir que un delincuente pueda ejercer la actividad política sin ser considerado corrupto, por la mera circunstancia de que no se ha metido dinero en bolsillo, aunque haya permitido con su actuación que otros lo hagan. Tengo un primo, le doy a dedo una concesión para que se enriquezca, y como es una prevaricación administrativa, puedo seguir en política. Y esto lo consiente Ciudadanos, el partido de la “regeneración”.

Lo cierto es que al día de hoy nadie ha dimitido por corrupción como consecuencia del pacto alcanzado, Rita Barberá seguirá protegida en el Senado, y a buen seguro todo seguirá igual. Lo más llamativo es que es el propio Partido Popular el que está imputado por corrupción, por haberse financiado presuntamente de forma ilegal, y ningún responsable político ha dimitido, ni piensa hacerlo, ni Ciudadanos lo exigirá, que es tanto como  consentir que una “banda criminal”, como así ha sido definitiva en diversas resoluciones judiciales, puede seguir gobernando nuestro país, bajo la batuta de Don Mariano Rajoy Brey, su máximo responsable.

 


Rajoy nos toma el pelo a todos, pero existen soluciones

Que es un mentiroso compulsivo ya lo sabíamos, y nadie -salvo sus votantes- debe de sorprenderse de que siga tomándonos el pelo a todos. El problema es que el “estratega” de  los tiempos, ralentiza ahora sus decisiones porque, al margen de ser un indolente, es el principal interesado en que se celebren unas terceras elecciones de no prosperar el chantaje al que está sometiendo a Pedro Sánchez y a un partido socialista en peligrosa decadencia, ante la creencia de que puede aumentar su respaldo electoral.

Nuestro sistema democrático está sufriendo una crisis sin precedentes, provocada por el Partido Popular que solo cree en sus propios intereses y se burla de los ciudadanos un día sí y otro también. Pero es lo que se puede esperar en un país en el que la asignatura de Educación para la Ciudadanía ha pasado a mejor vida y la “cultura” ciudadana adquiere su mayor auge en los programas basura de Telecinco, la cadena española más vista en nuestro país.

El único objetivo de Mariano Rajoy es seguir gobernando a cualquier precio para mantener sus políticas de recortes y desigualdades sociales, y mantener oculta una corrupción sistémica que en modo alguno quieren combatir por mucho que prometan, y mucho menos cuando “el Padrino” pretende  seguir al frente de la banda. Esta es nuestra realidad, respaldada tristemente en las urnas  por un tercio de los ciudadanos, muchos de ellos víctimas directas de las políticas del Partido Popular.

Pero existen soluciones. Construir un bloque contra el Partido Popular permitiría mandar a la oposición al partido más corrupto de nuestra democracia, y sería una manera de comenzar a recuperar la decencia social. Si existe una mayoría absoluta que mantiene el “no” a Rajoy,  un nuevo gobierno alternativo de consenso puede formarse en muy pocos días. Solo es cuestión de buena voluntad y de que Pedro Sánchez se atreva a enfrentarse cuerpo a cuerpo  a quienes se lo impiden dentro de su propio partido.

Por cierto, ¿dónde está Podemos?, un partido que debería jugar un papel esencial en la formación de una alternativa. De seguir así, sus votantes van a olvidarse de que ha existido alguna vez. Y en democracia es malo hacer mutis por el foro en situaciones como la presente.


España seguirá siendo gobernada por el jefe de una “banda criminal”

¿Alguien tenía alguna duda?. Hemos perdido nueve meses de nuestra vida con la esperanza de un cambio de verdad, y todo quedará igual o peor, porque Don Mariano, el jefe de un partido político calificado de “banda criminal” en varias resoluciones judiciales, podrá seguir gobernando nuestro país con el apoyo de Albert Rivera; sí, el mismo Albert Rivera al que le hemos escuchado afirmar,  miles de veces y sin titubeos, que nunca apoyaría un gobierno presidido por Rajoy. ¿Qué pensarán hoy los ingenuos votantes de Ciudadanos cuando se levanten y comprueben que su líder es un mentiroso compulsivo que les ha engañado desde el primer día?.

Lo más lamentable es que el precio impuesto para bajarse definitivamente los pantalones ante la corrupción es ridículo, y no llega ni a un puñado de lentejas. Sus peticiones son tan genéricas e inconcretas que pueden ser asumibles por Don Mariano sin pestañear. Ni una sola exigencia de carácter social ni económico, ni tan siquiera el cambio de alguna ley de esas que han hundido a España en valores y libertades, o la petición de que algunos personajes impresentables -Rita Barberá o Jorge Fernández Díaz, por poner algún ejemplo- sean apartados definitivamente de sus cargos. Rajoy y Rivera representan a una derecha reaccionaria y ultraconservadora, que hace bandera con el cinismo, la hipocresía y el engaño. Muchos ya lo sabíamos, y otros se han enterado hoy.

Ciudadanos, el partido de la “limpieza”, va a permitir que gobierne España una formación política que ya está imputada por corrupción en más de una causa criminal, y cuya sede nacional ha sido reformada con dinero negro procedente supuestamente del cobro de comisiones ilegales, que es una forma más de robar dinero público procedente de nuestros impuestos. Y consentirá, si nadie lo remedia, que el zorro siga cuidando del gallinero, algo así como poner a un pirómano al frente del cuerpo de bomberos. ¿A cambio de qué?; que nadie dude que todo tiene su recompensa, y muy pronto la conoceremos.

Pero si eran pocas las sorpresas hoy leemos con estupor, aunque de ese personaje envilecido  se puede esperar cualquier cosa, que Felipe González considera la decisión de Rivera como “el primer acto de responsabilidad política desde las elecciones“. Es de esperar, a pesar de todo, que Pedro Sánchez cumpla su palabra y mantenga su no sin titubeos; porque abstenerse sería apoyar un acto más de indecencia política, y pondría en peligro irreversible la propia existencia de su partido, actualmente en caída libre.

A pesar de todo, que no cunda el pánico, porque la distribución de escaños en el Congreso permitirá muy pronto confirmar  quién es quién, y pondrá a más de uno en evidencia. Podemos, con sus 71 escaños, puede jugar un papel muy relevante, y si el PSOE recupera parte de su dignidad como partido de izquierdas no es de descartar que en dos años tengamos nuevas elecciones. España no puede seguir siendo gobernada definitivamente por una “banda criminal”, y los ciudadanos debemos de extirpar un tumor que se antoja incurable.


Echenique no ha cometido ninguna ilegalidad

Cuando se mezcla la hipocresía de la casta con la manipulación de los medios informativos, podemos encontrarnos situaciones esperpénticas que no tienen otro objetivo que destruir a un enemigo político, en este caso al Secretario General de  Podemos, creando confusión entre los ciudadanos que ignoran el contenido de las normas legales aplicables y creen ver en esa situación una irregularidad, a todas luces inexistente. Y en esa confusión creada, Pablo Echenique se siente culpable y pide disculpas, cuando no ha cometido ninguna ilegalidad, y se trata de una cuestión puramente moral, de la que ni tan siquiera debe sentirse culpable, por cuanto es una consecuencia más de la denigración que ha sufrido la Ley de Dependencia de manos del gobierno del Partido Popular.

Tan solo puede cuestionarse el hecho de que  conociese que su asistente no estaba dado de alta en la Seguridad Social y no declarase las percepciones recibidas. Pero Echenique no está obligado a hacerlo, ni es de su responsabilidad que aquél declare o no sus emolumentos a la Agencia Tributaria. Es más ni tan siquiera puede calificarse de “negro” el dinero entregado para abonar su salario, si ha sido obtenido de forma legítima, y esto último nadie lo ha puesto en duda.

Si después de las investigaciones minuciosas sobre su persona y actividades, a las que sin duda estará sometido  por parte de sus enemigos políticos, lo único encontrado es la denuncia pública a la que está siendo sometido en los últimos días, los niveles de honestidad de Pablo Echenique superan con creces la media de nuestra sociedad, muy lejos de los niveles de corrupción mafiosa del Partido Popular, que muy pronto tendrá que sentarse en el banquillo por romper a martillazos el disco duro en el que se supone se ocultaba la información sobre su financiación ilegal, que es una  forma más de robar a todos los ciudadanos.

Por si alguien tuviese alguna duda sobre el cumplimiento de Pablo Echenique de la legalidad vigente, la ausencia de cualquier denuncia o investigación contra su persona, tanto ante la  Seguridad Social como en la Agencia Tributaria, así lo corrobora. Pero en una sociedad como la nuestra vale todo con tal de desprestigiar a los políticos de nuevo cuño, y así nos va.


Aviones de guerra… ¿para qué?

avionesde-guerra

La escasa sensibilidad de nuestras autoridades municipales, incluidas las de “nuevo cuño”,  ha permitido que a muy pocos metros del espacio que ocupa la exposición fotográfica “Génesis, Arte en la calle“, de Sebastiao Salgado, se instale esta reliquia de avión de guerra, que acudirán a visitar muchos padres con sus hijos, como un buen ejercicio de “educación ciudadana”, dado que está permitido accecer al interior de la cabina a través de una escalera. Quizás sea necesario tener aviones para defendernos de nuestros enemigos, pero convertir un arma de matar en una diversión más del verano gijonés, me parece toda una perversión incompatible con una mente sana. Pero aquí, en este pueblo, somo capaces de mezclar el agua  con el aceite con una alegría que debería sentirnos avergonzados.

Por eso entiendo mucho menos que un Harrier, un avión de destrucción masiva que se ha convertido en una de las “glorias” de nuestro ejército, a pesar de su alto grado de siniestralidad se pueda pasear a baja altura y haciendo piruetas por el cielo de nuestra ciudad, para “deleite” de propios y extraños, contaminando nuestro descanso semanal con un ruido ensordecedor. Si queremos tener un festival aéreo, al menos evitemos la participación de aquellos aviones que se fabrican exclusivamente para matar. Los tiempos actuales no están para este tipo de exhibiciones.

Comentarios desactivados en Aviones de guerra… ¿para qué? Ver todo

La hipocresia del PP no tiene limites

No se puede negociar ni pactar con los que quieren romper España, afirmaban de forma cansina los dirigentes y los portavoces del PP cuando eran otros los que querían formar gobierno. Pero ahora las cosas han cambiado, dado que son ellos los que pretenden seguir gobernando a cualquier precio, y no tienen ningún inconveniente en afirmar que hablarán con todos, incluso con los separatistas, y hasta están dispuestos a permitir el apoyo de Convergencia Democrática de Cataluña, el partido de Mas, con tal de mantenerse en el poder.

Pero este intento no es gratis, y lo pagaremos todos a costa de hacer concesiones a unos pocos. Por el momento los catalanes pedirán la cabeza de Jorge Fernández Díaz; pero antes de dejarlo exigirán que “afine” con el Fiscal General del Estado la causa política-penal instruida contra Artur Mas y compañia, para dejarla en nada, y que pase al limbo de las olvidadas por inanición,  que son muchas, quizás demasiadas, para un país en el que la decencia es un bien escaso. Aquí, con la derecha gobernante, todo se negocia, incluso la criminalización o no de las conductas de sus opositores políticos.

Cuando  la falta de escrúpulos, de moral y de principios gobierna, porque así lo han decidido las urnas, puede pasar cualquier cosa, y la contraria. Pero nos estamos olvidando de algo muy importante: la corrupción, en todas sus vertientes, es incompatible con la democracia. Con ello nos estamos cargando nuestro propio sistema de libertades; pero si una mayoria minoritaria así lo quiere, y los demás permitimos que se haga, así será.

 

Comentarios desactivados en La hipocresia del PP no tiene limites Ver todo

  • Mi Instagram

    En mi Instagram
  • Sindicación – RSS

    Agrégame a tu lector de feeds   

  • Suscríbete al blog por e mail

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

    Únete a otros 92 suscriptores

  • Sígueme

    Hazte fan En Twitter

  • Lectores, ahora…

          

  • Del autor (recomendado)

    Otra de mis webs, fotos de Asturias

    Mi viaje a Namibia...fotos, consejos, etc

  • calendario

    agosto 2016
    L M X J V S D
    « Jul    
    1234567
    891011121314
    15161718192021
    22232425262728
    293031  
  • Comentarios recientes

    • Vicenç Massana: Veo que también vas empezando a entrar en...
    • Tomás Martínez de Miguel: Me gusta tu comentario. A ver si los...
    • Huci58: Rajoy puede que, en un primer momento, tomara el pelo a...
    • Inesa: Claro que sí:”los ciudadanos debemos de extirpar un...
    • Inesa: Podemos no está tan visible,porque dado que con el Principe...
    • joan: Esta vez sana discrepancia, amigo. Aun produciéndome...
    • Pablo: Rajoy no sólo se ríe de todos los españoles,sino que tiene...
    • Huci58: No hay que hacerse mala sangre porque la realidad se como...
    • Joxetxo: Inesa sí, estoy contigo en cierto modo y corrijo lo de a...
  • Archivos

  • Categorías

  • Copyright © 1996-2010 SInLaVeniA. All rights reserved.
    iDream modificado por Dabo (@daboblog) para SInLaVeniA theme by Templates Next | Powered by WordPress