Tag: Reflexiones

Era todo un sueño

Ayer, al anochecer, me ví sorprendido por un espectáculo único e inimaginable: cuando paseaba cerca de la playa de San Lorenzo, de Gijón,  observé que un cielo muy nuboso se convertía en un infierno del que emergían tres grandes lunas,  y mientras un amigo con el que me había cruzado, y que ahora no logro identificar, buscaba con ansiedad el objetivo adecuado para inmortalizar el momento, por mi parte fotografiaba con  estupor el acontecimiento con mi teléfono móvil. De repente las tres grandes lunas se convirtieron en tres grandes naves, que también fotografié, y que en décimas de segundo se ausentaron del lugar, mientras un avión a reacción que las perseguía caía en picado  y se estrellaba en el mar Cantábrico. A partir de ese momento se creó una gran confusión; comenzaron a desfilar enormes aviones por nuestro cielo, que iban y venían sin rumbo ni sentido alguno, mientras el mar embravecía y la noche se hacía insoportable.

Hoy, al despertar, me apresuré a coger mi móvil para recordar el acontecimiento, pero las fotos ya no estaban. Había sido todo un sueño, una pesadilla que aún recordaba y que me apresuré a escribir. Orson Welles hubiese disfrutado del momento, y hasta habría sido capaz de llevarlo a la pantalla, pero yo me conformo con resumirlo en unas líneas, sin poder descifrar el mensaje que oculta. ¿Se acerca el fin del mundo?, ¿estamos siendo invadidos por seres extraterrestres?, o ¿se trata simplemente de una consecuencia de una imaginación desbordada que no tiene otra cosa  en qué pensar?. No lo sé, la verdad, pero hacía tiempo que no tenía este tipo de alucinaciones, y me siento curiosamente confortado, y hasta me divierte esta nueva experiencia. Y ahora a trabajar, que el mundo sigue y la vida también.

Por cierto la fotografía, mi mundo, tiene un especial protagonismo en esta historia, aunque no haya conseguido reflejarla en una imagen.

 

Difunde

Y a los 101 días resucitaron…

Estos políticos de nuevo cuño son de efecto retardado, y piensan que los plazos son para consumirlos y no para aprovecharlos. Cuando restan 20 días para que culmine el plazo para formar gobierno,  parecen haber visto la orejas al lobo, ha comenzado el temblor de piernas pensando que unas nuevas elecciones les pueden dejar fuera de combate, y han decidido ponerse a trabajar de verdad, para evitar que pueda seguir gobernando el partido de la corrupción. Ya saben que si no se ponen de acuerdo y Rajoy se sale con la suya, les podemos correr a todos a gorrazos por inútiles e incompetentes. Bisoñez mucha, pero si ahora enmiendan sus errores, mejor que mejor.

En los próximos días seguirán PSOE, Podemos y Ciudadanos cuidando sus espaldas, midiendo sus frases, y queriendo marcar distancias, pero ya han asumido que están obligados a hablar, dialogar, entenderse, y establecer pactos de mínimos que permitan la gobernabilidad de este país. No tienen otra opción y deben aprovecharla.

Podemos intuir que en este cambio de imagen y de actitud Iñigo Errejon ha sido determinante. Todos pensábamos que su postura pactista había sido derrotada tras la fulminante destitución de su mano derecha, el exsecretario de Organización Sergio Pascual; pero después de doce días de silencio, suena a caballo ganador, y para eso solo es preciso escuchar sus últimos declaraciones, y el cambio de actitud de Pablo Iglesias tras su entrevista con Pedro Sánchez. El número dos de Podemos le ha dicho a su Secretario General: apoyo al nuevo Secretario de Organización propuesto, Pablo Echenique, a cambio de que abras la espita del diálogo para que pueda formarse un gobierno de progreso en este país.

Parece evidente que Iñigo Errejon  se ha convertido en el político más brillante de Podemos, y una de las cabezas pensantes mejor amuebladas del país. A su imagen de niño grande que parece no haber roto un plato, le acompaña un discurso limpio, transparente y directo, y un alto grado de sentido común, que destaca de manera especial en un tiempo en el que la política parece haber entrado en una crisis profunda, en donde el navajeo destaca por encima de cualquier otra cosa. En un necesario gobierno de progreso, sería un excelente Vicepresidente; ahora solo falta que Pedro Sánchez se dé cuenta de ello y los suyos le permitan auparlo al segundo puesto de la política nacional.

Habrá fumata blanca, y pronto tendremos gobierno. Hay margen para el entendimiento, y no puede desaprovecharse esta oportunidad. Cuando esto ocurra el PP, que es una bomba de relojería pendiente de activarse, estallará en mil pedazos; será su única manera de comenzar de nuevo y una buena lección de humildad  para quienes se han creído dueños absolutos de nuestro destino, y están a un paso de convertirse en muy poca cosa.


Reflexiones sobre el trágico atentado ocurrido en Bruselas

plazamoneda

Las autoridades comunitarias, esos señores y señoras que emiten constantes mensajes de condena, asisten a minutos de silencio y anuncian a bombo y platillo medidas futuras para acabar con el terrorismo, forman parte del fracaso del proyecto para construir Europa, que solo se ha traducido en regular nuestra economía para favorecer los grandes intereses de los mercados, y se ha olvidado de hacer política de verdad.

La tragedia ocurrida esta semana en Bruselas entraba dentro de lo previsible, porque la falta de medidas de prevención para evitarlo resulta más que evidente, cuando existe una absoluta descordinación entre los distintos países, que queda patente cuando la catastrofe se consuma. De nada valen las muestras aparentes de unidad frente al terrorismo, cuando después se olvidan y no llevan a la práctica las medidas preventivas que anuncian van a adoptar de inmediato.

Aún están en nuestras mentes los atentados de París de noviembre de 2015, y la historia se repite con similares protagonistas en parecidos escenarios, sin que nadie haya sido capaz de prevenirlo. ¿Alguien podría decirnos  que se ha hecho en los últimos meses? Porque ahora sabemos que unos personajes con antecedentes penales, y alguno de ellos incluso calificado como peligroso, han podido fabricar bombas con plena impunidad en los sótanos del edificio donde viven,  sin contar con ninguna infraestructura especial, hasta el punto de que se desplazan en un taxi al propio aeropuerto, hasta consumar una auténtica tragedia.

Muchos estarán pensando que soy duro y cruel en mis palabras, al exigir lo imposible a quienes nos gobiernan. Es probable, pero no olvidemos que esas mismas autoridades comunitarias son las que, demostrando una absoluta eficacia para sus fines, cambian seres humanos que huyen de la guerra por dinero, para devolverlos en caliente a través de un país no comunitario; eso sí, “respetando” la legislación internacional y los derechos humanos. Qué hipocresía.

(La foto fue tomada en el día de ayer por Montse Lorenzo, en la Plaza de la Moneda, de Bruselas).


La condena a Rita Maestre, un despropósito judicial

Las decisiones judiciales han de ser respetadas, pero ello no impide que sean  sometidas a la crítica pública, en especial  si son injustas e inspiradas en  criterios subjetivos de quién las dicta. Afortunadamente existe en nuestro ordenamiento jurídico una segunda instancia que puede revisarlas mediante un recurso de apelación, y con ello obtener su íntegra revocación. Es de suponer que esto sucederá cuando la Audiencia Provincial de Madrid deba de pronunciarse en relación a la sentencia dictada por el Juzgado de lo Penal nº 6 de Madrid, por la que se ha condenado  al pago de una multa de 4.320 euros a Rita Maestre, por un delito de ofensas a los sentimientos religiosos.

No es entendible que en un país que se define como aconfesional en su Constitución de 1978, en el Campus de una Universidad Pública, pagada con dinero público, como es la Complutense de Madrid, esté en pleno funcionamiento una Capilla que presta un servicio religioso  a la Iglesia Católica; el Arzobispo de Madrid ha anunciado que pronto será desacralizada, pero ello será consecuencia de las protestas que se han llevado a cabo en los últimos años, entre otras en aquella en la que participó Rita Maestre cuando era estudiante, que tuvo lugar el 10 de marzo del 2011, precisamente  la  que motiva una condena penal cinco años después.

No es conocida la tendencia ideológica de la Magistrada que firma la sentencia, ni en principio esto debe de preocupar a nadie. Pero de la lectura de la resolución condenatoria se intuye una ideología conservadora y religiosa de su autora, que ha influido en el resultado final. Porque el criterio que mantiene es todo un atentado al derecho a la libertad de expresión, máxime cuando en la misma se reconoce que lo ocurrido tuvo lugar en el marco de una protesta estudiantil.

Estamos ante una causa política por unos hechos que nada tienen que ver con la actividad política  de Rita Maestre, que ejerce actualmente sus funciones como portavoz del Ayuntamiento de Madrid. En otro caso no se explica que sea la única condenada cuando participaron en la protesta decenas de personas, como reconoce la propia sentencia, que nunca fueron acusadas a pesar de ser perfectamente reconocibles en los vídeos que constatan la ocurrencia de los hechos. Se ha escogido la presa más apetecible, la que tiene más efectos mediáticos, para conseguir el objetivo deseado, que no es otro que desestabilizar la gobernabilidad del Ayuntamiento de Madrid. La derecha es así de cínica, hipócrita y manipuladora, y ahora sale en tromba pidiendo la dimisión de la concejala condenada, mientras por las calles de nuestro país se pasean, con plena impunidad, cientos de políticos corruptos que se han enriquecido con el dinero público; y muchos de ellos, la mayor parte de ideología conservadora, siguen incluso  viviendo gracias a nuestros impuestos.

Podemos estar o no de acuerdo con lo sucedido el 10 de marzo de 2011, pero los hechos deben de ser juzgados desde las concepciones morales  y religiosas de cada ciudadano, sin utilizar la vía penal, que es para otras cosas. Lo curioso es que circunscribimos la comisión de un delito contra los sentimientos religiosos cuando los hechos se producen dentro de un concreto entorno físico, como es una Capilla gestionada por la Iglesia Católica; y nos olvidamos de comportamientos muchos más graves y censurables, que a diario son  cometidos por quienes se dan golpes de pecho los domingos y fiestas de guardar.

A ellos se refería el concejal de Seguridad, Javier Barbero, cuando ha declarado que, como católico, no se sintió ofendido en ningún momento, pero que sí ofende a su «sensibilidad religiosa» vender pisos a fondos buitre; y esto es lo que se hacía en Madrid, siendo alcaldesa Ana Botella y presidenta de la Comunidad Esperanza Aguirre, cuyas creencias religiosas son por todos conocidas. Las víctimas han sido en su mayoría gentes sin recursos, que eran desalojadas de las viviendas y puestas en la calle por no poder pagar rentas abusivas. Pero eso no se considera delito, ni atenta a los principios religiosos… Qué hipocresía.

Loable y muy digna ha sido la postura de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, saliendo en defensa de la condenada, y subrayando que lo ocurrido se enmarca dentro de un acto de libertad de expresión. Las aguas volverán a su cauce, y todo quedará en nada una vez que la sentencia, como no puede ser de otra manera, sea revocada. Pero preocupan estos episodios de involucionismo, que nos obligan a no bajar la guardia cuando sufren ataques directos nuestros derechos y libertades, muy vulnerables en una democracia inmadura, como la  nuestra, y en especial cuando nos gobierna una derecha ultraconservadora y corrupta.

 


En busca de una solución para conseguir la gobernabilidad

Al día de hoy,  salvo que cambien mucho las cosas en los próximos días, la inquina y rivalidad que parece escenificarse entre PSOE y Podemos hace inviable un gobierno en el que estén presentes ambas formaciones.  Los dos partidos se marcan de cerca y luchan ante todo por mantener o conseguir la primacía en la izquierda, por lo que la buena voluntad que requiere un gobierno de coalición está por completo descartada.

Esto ocurre cuando ni la situación  económica del país ni la voluntad de los ciudadanos pasa por prolongar indefinidamente esta situación ni por la convocatoria de unas nuevas elecciones para el mes de junio, en cuyo resultado es más que previsible que se repita un escenario similar, corriéndose el riesgo de que PP y Ciudadanos puedan sumar una mayoría posible para mantener a los populares, con Mariano o sin Mariano, en el poder. Una u otra situación serían nefastas para una verdadera recuperación en derechos y libertades para todos.

Estos, y no otros, son los escenarios posibles, y se hace necesario buscar soluciones alternativas. Una, quizás la más práctica en estos momentos, pasa por un pacto entre PSOE, Ciudadanos y Podemos, que precisaría mejorar sustancialmente el pacto suscrito por las dos primeras formaciones hasta llegar a un extremo en el que, cediendo todos, pueden ser aceptables unos mínimos que hagan gobernable el país y den pie al comienzo de un cambio querido por la mayoría. Sería un mal menor, pero necesario, que conduciría inexorablemente al PP a la oposición, lo que podría hacerle estallar en mil pedazos.

Otra solución, que ya se podía haber llevado  a la práctica la pasada semana, pasaría por repetir la sesión de investidura de Pedro Sánchez, pero finalizando con una abstención de Podemos, lo que permitiría que los socialistas gobernasen en minoría, porque salen los números. Para ello el partido de Pablo Iglesias no necesita aceptar el acuerdo con Ciudadanos, es más podría mantener la misma hostilidad frente al mismo, y con ella Podemos pasaría a llevar a cabo una oposición constructiva, porque sus votos serían necesarios para  los cambios legislativos que precisa este país, y los pactos parlamentarios se convertirían en el camino  para avanzar.

Apliquemos el sentido común. Mantener la intransigencia y el enfrentamiento es una pérdida de tiempo que no llega a ninguna parte y podría dar alas a la derecha más conservadora para que se recupere y perpetúe en el poder. Y esto resulta evidente que no lo queremos la mayoría de los ciudadanos, que exigimos ya que este país sea gobernable.

Por cierto, quien piense que la mejoría de sus expectativas electorales pasa por unas nuevas elecciones, puede llevarse una sorpresa. Los votantes, que somos los que a última hora decidimos, estamos tomando buena nota de quién está a la altura de las circunstancias; después que nadie se llame a engaño.


El Sporting no se merece esto

El fútbol profesional es más un negocio que un deporte, en el que los propietarios de los clubs privados tratan de ganar dinero,  y sus empleados -los jugadores-, disponen de un puesto de trabajo muy bien remunerado. Pero en la medida en que levanta pasiones entre los aficionados, e incluso entre los que lo seguimos desde la distancia, e  influye en las economías de las ciudades en las que se practica a alto nivel, sus dichas y desdichas nos afectan a todos, en especial en lo sentimental.

El Sporting subió a primera división con un equipo de circunstancias, nutrido por jugadores muy jóvenes salidos en su mayoría de su propia cantera. Y cuando tenía necesidad de reforzarse, pagó las consecuencias de un castigo desproporcionado impuesto por la Liga de Fútbol Profesional, que le impedía hacer fichajes. Ante tal situación los dirigentes del Club pudieron conseguir puntuales cesiones, sometidas a condiciones extremas en las que, por encima del límite salarial, se imponía como condición poco explicable que los jugadores no tuviesen experiencia en primera división, es decir, que ni tan siquiera se nos permitía competir en plan de igualdad con el resto de los clubs. Y hubo que asumir en silencio, y agachando la cabeza, imposiciones a todas luces leoninas, impuestas por un controvertido Sr. Tebas, que públicamente se ha declarado de “extremas derecha”; y ya sabemos cómo se las gastan este tipo de personajes.

Hasta aquí todo anormalmente normal, y asumido por el Sporting. Pero esto no justifica ensañamiento con nuestro Club, con unos arbitrajes radicalmente injustos, en los que árbitros acomplejados sacian sus carencias a costa de los más débiles, con el consentimiento tácito de los dirigentes del fútbol. Porque no son errores puntuales, sino una constatación de cómo se trata en nuestro fútbol profesional a los más débiles y, en especial, a los jugadores más jóvenes, a los que les falta veteranía y mala fe, pero derrochan todos los domingos corazón y coraje para superar su inexperiencia.

Hace unas semanas observamos, ante la indiferencia del árbitro y de las autoridades deportivas,  como un tal Cristiano Ronaldo agredía a un jugador del Sporting pegándole una patada sin balón; y con la misma impunidad reproducía unas semanas después una conducta similar. Es evidente que esto nunca se le hubiese perdonado a uno de nuestros jugadores.

Pero lo sucedido ayer en Granada es la gota que colma el vaso: un árbitro que pretende demostrar su “personalidad” a costa de cebarse con el más débil, convierte lo que podría haber sido una victoria ilusionante, en una derrota trágica, por sus consecuencias, que hunde anímicamente a  los jugadores del Sporting, y va camino de ser el principio del  fin de la ilusión de mantener la categoría. Lo curioso es que ni el árbitro va a ser sancionado por sus inexplicables errores ni el jugador que simuló un penalti sufrirá castigo alguno. Con ello se premia la incompetencia y la mala fe, y se consiente la falta de profesionalidad y la picaresca.

Admito que los árbitros puedan equivocarse, pero no pueden ver lo que no ha ocurrido. Y, ante la duda, deben de abstenerse de tomar decisiones fatales. Lo que muchos tenemos claro es que lo ocurrido ayer no le pasará nunca ni al Real Madrid ni al Barcelona, y esto nos debe hacer reflexionar sobre lo que está pasando en nuestro fútbol,  y en nuestra sociedad, que tanto afecta a nuestro sentimientos.


La bisexualidad política de Albert Rivera

Aunque dicen que todo es posible en política, y hasta sus protagonistas son capaces de vender la contradicción  como un gesto de coherencia, en situaciones límite resulta un tanto burlesco querer situarse al mismo tiempo en dos posiciones antagónicas. Y esto parece estar empeñado en hacer Albert Rivera, que al mismo tiempo que acepta un pacto con los socialistas, que sabe que está abierto para que puedan sumarse fuerzas de izquierdas con los retoques necesarios, invita en voz alta a los populares para que se sumen, aunque sea con una abstención activa, lo que supone toda una provocación.

Al líder de Ciudadanos parece gustarle la carne y el pescado, e incluso subir  y bajar escaleras o entrar y salir al mismo tiempo sin que nadie sepa a dónde va,  pero eso de ser carnívoro y vegetariano  choca con el sentido común de los mortales, porque la bisexualidad política no está bien vista por los ciudadanos, con minúscula, aunque sea una práctica habitual de los que se dedican a la cosa pública.

A Albert Rivera  le pierde su afán de protagonismo, su vanidad se crece con las encuestas, y le gusta estar en todos los frentes para que siempre se hable de él. Muchos lo llamamos incoherencia, y produce pavor que personas así puedan gobernarnos. Sería de desear que tras haberse convertido en pareja de hecho de Pedro Sánchez no le ponga los cuernos hasta que el fracaso se consume. Ya tendrá tiempo después de buscar otro novio, aunque sea de distinto sexo. Pero, por favor, un poco de paciencia, en política las precipitaciones tan descaradas se pagan; puede que los votantes seamos un poco tontos, pero no tanto como para permitir que triunfen estos personajes tan poco convincentes.


  • Mi Instagram

    En mi Instagram
  • Sindicación – RSS

    Agrégame a tu lector de feeds   

  • Suscríbete al blog por e mail

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

    Únete a otros 93 suscriptores

  • Sígueme

    Hazte fan En Twitter

  • Lectores, ahora…

          

  • Del autor (recomendado)

    Otra de mis webs, fotos de Asturias

    Mi viaje a Namibia...fotos, consejos, etc

  • calendario

    mayo 2016
    L M X J V S D
    « Abr    
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  
  • Comentarios recientes

    • Paco López: FERNANDO, Magnificas fotos y emocionante reportaje.
    • juan: Creo que sobrevaloras la luz y taquígrafos, a lo mejor con...
    • Fernando de Silva: Y lo lamentable es que se presenten los mismos...
    • Fernando de Silva: IMPRESENTABLES Y VAGOS TODOS.. cuatro reuniones...
    • juan: Durante legislaturas y legislaturas hemos asistido a plenos...
    • Inesa: Supongo que Paco se refiere a esto:...
    • Paco López: Por cierto, despues de las últimas noticias de...
    • Inesa: El que se supera cada día es El Roto:...
    • juan: Fernando, la pluralidad del voto ha llevado a pluralidad en...
  • Archivos

  • Categorías

  • Copyright © 1996-2010 SInLaVeniA. All rights reserved.
    iDream modificado por Dabo (@daboblog) para SInLaVeniA theme by Templates Next | Powered by WordPress