Tag: ElPlural.com

Podemos sigue creciendo como la espuma, con la ayuda de Esperanza Aguirre

espepablo

Con eso de pensar que “si se repite una mentira muchas veces puede convertirse en verdad”, llevamos años viviendo con las grandes falacias del PP, que, para tapar sus propios engaños,  su corrupción, y hasta la crisis de la que aún no hemos salido, repiten y repiten sin cesar sus mentiras con la esperanza de convertirlas en verdades. Pero ese método de manipulación  global se ha acabado con la irrupción en nuestra vida de Pablo Iglesias, que ha convertido a Podemos en un fenómeno social y político que está modificando hasta nuestra manera de escuchar y digerir los mensajes de los políticos de siempre. Porque ahora los ciudadanos, ya no se conforman con escuchar un mensaje repetido hasta la saciedad para creérselo; piden algo más, y  no se dejan convencer tan fácilmente.

Podemos se ha convertido en la voz de todos, porque todos entendemos sus mensajes y los compartimos. Y eso no significa que pensemos en votar a la nueva formación, o que estemos fascinados por sus mensajes; sino simplemente que hemos conocido una nueva forma de hacer política, en la que los ciudadanos  somos escuchados y podemos participar en las decisiones finales. Por eso cuando la derecha de toda la vida pretende destruir la figura de Pablo Iglesias buscándole un pasado en donde se acumulan todas las maldades posibles, acusándole de colaborar con ETA o de apoyar las dictaduras de Cuba o Venezuela, utlizando el mismo argumentario miles de veces, no se dan cuenta que están ocasionando el efecto opuesto del que pretenden. Porque el líder de Podemos siempre tiene una respuesta convincente para demostrar lo contrario, y les recuerda que quienes tienen un pasado turbio y nauseabundo son ellos, los mismos que tratan de destruirle.

Esperanza Aguirre no está acostumbrada a debatir en público, salvo que lo haga en su propio terreno, rodeada de palmeros, y actuando con ventaja. Por eso en la noche del pasado sábado cometió el mayor error de su vida política cuando, sin tan siquiera haber preparado las respuestas a las contestaciones que iba a recibir, decidió entrar a debatir en directo con Pablo Iglesias en laSexta Noche, haciendo un espantoso ridículo que le pasará factura para siempre. La lideresa ya quedó nokeada, e incapaz de reaccionar cuando, en el primer round, recibió como respuesta “Podemos condena la actividad de ETA. Fin de la cita“; frase que se ha convertido en el titular de muchos medios de comunicación que, de forma destacada, han difundido la noticia.

El debate no ha tenido desperdicio, no fue nada aburrido, es de imprescindible visionado para comprobar quién es quién, y demostró que Esperanza Aguirre es solo un espejismo, sin fondo, ni recorrido político, por mucho que nos haya querido engañar en los últimos años. Constituyendo una auténtica torpeza acusar a Pablo Iglesias de colaborador de las dictaduras, cuando es  el gobierno de Rajoy el que aprobó en 2012 la venta de armas al gobierno venezolano, el que acabó con la justicia universal para conseguir la desimputación por un delito de genocidio cometido por un expresidente chino, y quien ahora pretende hacer negocios lucrativos con la Guinea de Teodoro Obiang; por no hablar de los negocios  que realizan los empresarios amigos del PP en Cuba, o de las excelentes relaciones comerciales que España mantiene con la dictadura de Arabia Saudí, gracias a la intermediaciòn del Rey Don Juan Carlos, que se comenta pudo haber conseguido algún beneficio personal por ello. Y es que meterse en jardines ajenos, cuando el tuyo es todo un estércolero no deja de ser una gran torpeza política.

Pero quizás su mayor imprudencia fue acusar a Pablo Iglesias de proponer el control de los medios de comunicación; cuando el líder de Podemos defiende todo lo contrario, y lo que trata es de evitar que los medios se conviertan en un monopolio controlado por muy pocas  manos. La condesa, se olvidó por un momento que fue precisamente ella quien manipuló durante años TeleMadrid para su propio beneficio personal y político, algo que ni tan siquiera cuestionan  muchos de sus compañeros de partido. Y si nos referimos a la TVE, todos recordamos cómo una de las primeras decisiones políticas de Rajoy fue precisamente derogar la ley aprobada en época de Zapatero, para eliminar de un plumazo la pluralidad en la televisión pública;  llamando la atención de que, pese a ser el líder de la cuarta fuerza política del país, Pablo Iglesias haya sido ignorado por completo en esa cadena.

Los ciudadanos ya no soportan por más tiempo los modos y maneras tradicionales de hacer política, y quien no reaccione de inmediato se arriesga a quedar fuera del abanico electoral. Pero, por lo escuchado de su boca, tal parece que Esperanza Aguirre aún no se ha enterado, y sigue remando en sentido contrario.

(Publicado en elplural.com)

 

 

 

Technorati Tags: , , ,

Difunde

Caso Nóos: Súbitamente aparece un contable “arrepentido”, ¿otra maniobra para exonerar de responsabilidad penal a la Infanta?

castrohorrach

Huele mal, muy mal, la repentina aparición de un contable “arrepentido”, precisamente el mismo día que finaliza el plazo para recurrir el auto del Juez Castro, en el que se mantiene la imputación de la Infanta Cristina. Un pacto con la Fiscalía no se realiza en un día, sino que requiere una previa negociación en la que se minorará la pena del “arrepentido” en razón a lo que aporte y su grado de veracidad, y ésta precisa la presentación de nuevas pruebas para verificarla. Por lo que me permito pensar que se dio publicidad a esta noticia escogiendo la fecha adecuada para debilitar mediáticamente la postura del Juez Castro respecto a la Infanta. Si sacamos un conejo de la chistera, no por eso se produce una sorpresa positiva para el prestidigitador y los espectadores, si el animal está enfermo y contaminado; y eso parece.

Se hace necesario que el Fiscal Horrach nos aclare desde cuándo conocía que el contable arrepentido quería confesar, cuándo presentó la declaración por escrito, qué  pruebas le ha aportado para demostrar su veracidad, en qué términos se ha pactado una rebaja de la pena a imponerle, y por qué no le dio traslado inmediato al juez Castro. Porque si estos interrogantes no reciben una respuesta adecuada, muchos ciudadanos sospecharemos que este episodio, para algunos cinematográfico, forma parte de la estrategia global planteada por la oligarquía dominante  para eximir de cualquier responsabilidad a la Infanta e impedir que se siente en el banquillo de los acusados. Y si se confirmase esta intuición, deberíamos de abrir una nueva causa para acusar a los responsables de esta conspiración de un delito de obstrucción a la justicia, entre otros  posibles.

Como letrado en ejercicio desde hace 40 años, cada día que pasa me siento más escandalizado por la forma con la que se está llevando este asunto por algunos medios de comunicación, y por quienes deberían de dar ejemplo de respeto al buen hacer de la justicia; y en ellos incluyo al Gobierno, al Fiscal General del Estado y a la Casa Real. Aunque lo verdaderamente  importante e inmoral no es lo que vemos o nos cuentan, sino lo que muchos intuimos que se cuece entre bambalinas para conseguir que la justicia no sea igual para todos; y quienes lo hacen son los que en muchas ocasiones se convierten en ardientes defensores de una Constitución, que no me cabe la menor duda que  está sometida a una permanente manipulación.

En todo caso el “arrepentido” deberá ratificar y demostrar todo lo que ahora afirma durante el juicio oral, en una sala en la que compartirá banquillo con la Infanta Cristina. Será en este momento, y nunca antes, cuando tendrá que comprobarse si aquélla es o no responsable de los delitos de los que se le acusa. Porque, en principio, esta declaración del contable de Nóos  no la exime de sus responsabilidades penales, y puede resultar intrascendente, ya que nadie ha cuestionado que hayan sido  Undargarín y Diego Torres los cabecillas de la trama.

Es más, el delito fiscal se comete en razón a la cuantía defraudada, y si se demuestra que superó la barrera de los 120.00 euros,  en la medida en que la ignorancia de las leyes no exime de su cumplimiento, será muy difícil que una persona universitaria, preparada durante años con dinero público, y muy valorada en los puestos de trabajo que ha realizado en entidades bancarias, recibiendo por ello un sueldo incompatible con la ignorancia de la que ahora presume, pueda ser creída ante un tribunal de que no se enteraba de nada.

Podríamos decir lo mismo al referirnos al delito de blanqueo de capital. En una economía doméstica, en donde existe un amor verdadero en la pareja, parece evidente que ambos deben conocer el importe de sus ingresos, para saber el límite de sus disponibilidades. Y cuando los gastos con destino a muebles, inmuebles, viajes y a sufragar un alto nivel de vida, se disparan, y superan los ingresos, deberían ambos pensar  que de alguna parte debe salir el dinero, y no precisamente de una entidad sin ánimo de lucro.

En todo caso, conocida la declaración del arrepentido, será imprescindible abrir una nueva causa para investigar con más rigor a todos los que controlaban las administraciones públicas en las Comunidades de Valencia y  Baleares, por regalar dinero público a cambio de nada. Se está hablando de casi seis millones de euros, más de mil millones de las antiguas pesetas, y esto es mucho dinero sustraído de nuestros bolsillos con la colaboración de muchos políticos aforados. Don Mariano, ahora que está empeñado en regenerar la democracia, ¿se anima a sugerirlo al Fiscal General del Estado, para que persiga a los suyos?. Sería una buena iniciativa para empezar a ser creíble. ¿Y si  hablase su contable, el que está en la cárcel, un tal Luis Bárcenas?; recen para que no lo haga disfrazado de “arrepentido”.

(Publicado en elplural.com)

Technorati Tags: , , ,


La Infanta Cristina debe sentarse en el banquillo de los acusados

infalta

Resulta bochornoso el espectáculo que estamos contemplando en el que, en un acto de hipocresía colectiva, todos los que desean lo peor para el juez Castro, se afanan en respetar al mismo tiempo su resolución,  afirmando  que su decisión demuestra que la justicia es igual para todos, cuando esa aseveración es falsa, nadie se la cree, y el tiempo lo demostrará. Es patético y muy poco edificante el papel que ha decidido interpretar el fiscal, que se extralimita en sus funciones tanto en el fondo como en las formas, con el apoyo explícito del Fiscal General de Estado, directamente nombrado por el Gobierno.

Quien se haya podido tomar la molestia de leer el minucioso Auto del Juez Castro, en el que se mantiene la imputación contra la Infanta Cristina por blanqueo de dinero y delito fiscal, quedará perplejo al comprobar cómo aquélla y su amado esposo se gastaban el dinero procedente de nuestros impuestos en cenas o diversiones, o para rehabilitar un palacete de lujo; aunque también servía para contratar  ilegalmente a su servicio doméstico. Lo hacían sin complejos, a sabiendas de que sus gastos no se correspondían con los ingresos procedentes de sus nóminas,  con la sensación de que gozaban de plena impunidad por ser quienes eran, así de sencillo.

Por ello observar a un fiscal enrabietado, desesperado, fuera de sus casillas, actuando con un servilismo impropio  de su cargo, resulta altamente ofensivo para quienes aún creemos que la justicia debería de ser igual para todos. Porque el fiscal Horrach, que está tirando por la borda su prestigio a costa de convertirse en defensor apasionado de la Infanta, se equivoca en todo: en el fondo, por cuanto existen indicios más que sobrados para que sea acusada y tenga que sentarse en el banquillo de los acusados; y en las formas, al enfrentarse al juez instructor con insultos y descalificaciones injuriosas, como si se tratase de una vendetta personal, haciendo el juego sucio a otros, a cambio de no se sabe qué.

La instrucción del juez Castro ha sido procesalmente  impecable, sin dejar resquicio alguno a la crítica en cuanto a su tramitación, y ha cumplido su misión de investigador como muy pocos se atreverían a hacer. Su misión no es juzgar, sino recopilar todos los elementos de juicio necesarios para que otros lo hagan, y aquí  acaba su papel. Quien cumple correctamente con su trabajo, superando todo tipo de presiones, no merece ser descalificado por ello, sino todo lo contrario. Aunque, por lo que estamos escuchando en las últimas horas, se ha convertido en el destinatario de todo tipo de improperios y ofensas por parte de los defensores incondicionales de la impunidad de la Infanta Cristina.

Ahora toca esperar a la resolución que dicte la Audiencia Provincial de Baleares, que en buena lógica debería ser confirmatoria del Auto del juez Castro, por cuanto si los indicios existen y estos son suficientes para que se proceda a la apertura del juicio oral, no puede hacer otra cosa, so pena de prejuzgar unos hechos, lo que sería excederse en sus competencias. Es más, fue la propia Audiencia la que sugirió al juez Castro que orientase su instrucción en el delito de blanqueo de capitales. Aunque, con las presiones que estarán sufriendo sus componentes, se puede esperar cualquier cosa.

Es preciso aclarar que el recurso no interrumpe la tramitación, y ésta debe continuar dando traslado a las partes acusadoras para que se pronuncien.  Y es ahí donde el fiscal se abstendrá de formular acusación, y está aún por saber la postura de la Abogacía del Estado (encargada de defender nuestro dinero), y la de otras acusaciones populares. Aunque sería desalentador comprobar una vez más cómo Manos Limpias, de ideología ultraderechista, nos saca de nuevo las castañas del fuego.

Se están escuchando voces de que todo quedará en nada, al entender que la acusación popular no será suficiente para juzgarla, por ser de aplicación  la doctrina Botín; la misma doctrina que, por no ser tenida en cuenta a la hora de juzgar a Garzón, permitió que éste fuese condenado. Paradógico pero cierto, nuestro Tribunal Supremo se ha inventado doctrinas de quita y pon, para aplicarlas según  convenga. Y a esto lo llaman justicia.

Falta aún un largo recorrido procesal, o corto si la Audiencia decide darle carpetazo a la imputación de la Infanta. Pero al final todo acabará en nada, y a nuestra oligarquía dominante se le llenará de nuevo la boca de babas, afirmando que la justicia es igual para todos. Y en el  teatro de la vida, en donde las injusticias y desigualdades campan por sus fueros, se seguirán escribiendo nuevos capítulos poco edificantes, que algunos -si nos dejan y aún nos queda fuerza- seguiremos denunciando públicamente.

(Publicado en elplural.com y en Asturias24)

Technorati Tags: , , , ,


¿A quién tiene miedo el Rey saliente?

rey-don-juan-carlos_1

Después de una semana aciaga, en donde el boato y la suntuosidad que emerge del poder ha tenido su momento de gloria, ya hemos vuelto a la normalidad, que es muy distinta y diferente a la que se nos pretenden trasmitir, y en la que la transparencia que nos prometió Felipe VI se convierte de nuevo en la opacidad que siempre hemos conocido, y que afecta especialmente a la Familia Real y a sus aledaños, que cada vez son más a medida que aquella disminuye en componentes. Y ahora toca aforar apresuradamente, como sea y a cualquier precio, al rey saliente, sin importar que se haga con una fórmula contraria a la Constitución, pues ya se encargará  el Tribunal Constitucional, si a ello hubiere lugar,  de darle en su momento una salida adecuada para que así sea, aunque constituya un nuevo atentado al Estado de Derecho.

Resulta paradójico que quienes se llenaban la boca pregonando el respeto al cumplimiento de las leyes para acallar a los que solicitábamos una consulta previa al nombramiento del nuevo Rey, sean los que ahora busquen atajos para mantener la impunidad de por vida de Don Juan Carlos, olvidándose de que el aforamiento lo es en razón al cargo y no tiene carácter personal, que no es posible extenderlo en el tiempo a situaciones previas o posteriores a  la función desempeñada, y que no debería proteger comportamientos de índole particular.

Con las prisas no se cuidan las formas, se prioriza el fondo, y la chapuza está servida. Porque pretender introducir y regular el aforamiento de Don Juan Carlos introduciendo una enmienda en un proyecto de ley de racionalización del sector público que modifica mínimamente la Ley Orgánica del Poder Judicial en un apartado sobre permisos de los jueces, que en principio solo afecta a funcionarios, aprovechándose de que ésta se encuentra en el final de su tramitación, es un auténtico disparate legal, aunque se consiga el fin previsto. Pero al  menos no introducen la enmienda en el debate del nuevo Código Penal, que sí sería esperpéntico, e invitaría a agudizar el sentido del humor, que en los últimos años se ha convertido en la válvula de escape de muchos españoles.

Parece evidente que hay dos temas que deberían de preocupar de manera especial al monarca que ha dejado de serlo: uno de índole penal, ya que el juez Castro podría tener la genial ocurrencia de llamarle a declarar como imputado en su condición de encubridor de las supuestas fechorías de la Infanta Cristina y su yerno, que lo sigue siendo, Iñaki Urdangarín; aunque todos sabemos que no lo hará. Y otro asunto de índole civil, de enorme calado, que hace referencia a dos demandas sobre paternidad que no pudieron tramitarse en su día, dada la inviolabilidad de la que gozaba por mandato constitucional alguien que hace dos años se atrevió a afirmar durante el discurso de Navidad que todos los españoles éramos iguales ante la Ley; todos, menos él, se le olvidó añadir.

En referencia a esta segunda preocupación, ya sabemos que un tal Albert  Solá, que afirma ser descendiente del Rey saliente , ya ha solicitado judicialmente la reanudación del procedimiento no admitido a trámite en el año 2012; y pretende ser declarado hijo de Don Juan Carlos, según dice con la única intención de que se reconozca la verdad biológica. El algodón no engaña, y la fiabilidad de las pruebas de ADN para establecer la paternidad tampoco, por lo que si se cumple la Ley, y esperemos que así sea, muy pronto deberíamos saber el veredicto final, por el bien del Estado de Derecho y de la transparencia. Menudo marrón si se confirma que es su hijo, y en mayor medida al convertirse en su primogénito, que en buena lid debería haber sido coronado como Rey. Puede resultar divertido para los republicanos ver la corrida desde la barrera mientras esperamos nuestra oportunidad; y no se descarta que algún espontáneo pretenda lanzarse al ruedo aprovechando la ocasión.

Por cierto no hablamos de Ingrid Sartiau, supuesta hermana de Albert Solá, y también con muchas probabilidades de ser hija también de Don Juan Carlos, porque es mujer, y ya sabemos que en temas reales la Constitución es inconstitucional al no admitir la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. No me negarán que este país es folklórico a tope; y este real reality no acaba más que empezar. De confirmarse sus vínculos biológicos,  muy pronto querremos saber  la verdadera vida paralela de Don Juan Carlos, y todas las maniobras realizadas entre bambalinas para ocultar su existencia y su familia numerosa. Pero esto se lo dejamos para Telecinco, la cadena de máxima audiencia de este país.

Pero recuperemos la seriedad, el aforamiento no supone inmunidad ni inviolabilidad, sino un cambio de escenario en donde juzgar los hechos. Y no deja de ser muy sospechoso que se escoja el Tribunal Supremo como el lugar idóneo para que puedan resolverse las contiendas judiciales que afecten a Don Juan Carlos, alejándolo del juez natural; porque muchos podríamos sospechar  que la justicia funciona de manera diferente en razón al cargo que hayas desempeñado, y hasta suponer de que pueda cuestionarse la imparcialidad del  Alto Tribunal; y eso sí que sería muy grave para el Estado de Derecho. Aunque para algunos, y en especial para quienes nos gobiernan con mayoría absoluta, es un tema menor, y lo que importa es mantener a cualquier precio los privilegios y la impunidad de los intocables, la casta que diría Pablo Iglesias.

(Publicado en elplural.com y en Asturias24)

Technorati Tags: , , , , , , , ,


A dónde vamos, de dónde venimos

Monarquia-Republica

Acabo de cumplir 64 años, hasta los 25 viví sometido a la dictadura franquista, que había alcanzado el poder gracias a un golpe de estado para derrocar una República instaurada de forma democrática, desembocando en una guerra civil que ocasionó más de un millón de muertos, ganada por quienes no creían en la voluntad de los ciudadanos. Tras la muerte de Franco el pueblo,  y no  Don Juan Carlos o Adolfo Suárez (como nos pretenden decir ahora), logró con su lucha el fin de la dictadura y la instauración de una democracia, pero  con ciertos límites, por cuanto el miedo a la inseguridad  y la amenaza de un ejército que no creía en las libertades ciudadanas, obligaron a aceptar una transición de la que surgió una Constitución en la que, saliendo indemnes los máximos responsables de la dictadura, nos incluían, en paquete único, la instauración de unas libertades y derechos, que el tiempo nos confirma que han quedado a medias en su desarrollo, a cambio de admitir un arbitraje monárquico, personalizado en un Rey que había sido designado años antes por el propio dictador.

Los 36 años transcurridos desde la aprobación de la Constitución, han servido para que muchos de los que se dicen republicanos y la derecha de toda la vida, anclados en el pacto de una transición ya superada, hayan coincidido en que la monarquia debe de permanecer por los siglos de los siglos, y se enrocan para mantenerla a cualquier precio, aunque sea a costa, como han hecho ahora los socialistas, de renunciar a sus propios ideales. Pero no se han conformado con eso,  ya que se ha tratado de identificar república con ultraizquierda, mandando el mensaje subliminal de que con ella se generaría violencia e inseguridad. Parece que muchos se empeñan en transmitirnos que en democracia nunca seremos mayores de edad, y es preciso que alguien nos tutele de por vida, aunque sea una Familia Real, manchada por casos graves de corrupción, que ha demostrado ser un muy mal ejemplo de transparencia.

Muchos se olvidan, o no quieren explicar, que es la democracia, y no la historia, la que debe permitir que los ciudadanos decidamos en libertad nuestro futuro y optemos por la forma de gobierno que deseamos. La elección es que nos pregunten, pero en las urnas y sin complejos, si queremos: una monarquía en la que una figura decorativa, impuesta por motivos consanguíneos y biológicos, se mantenga de forma vitalicia; o una república, en la que la figura del Jefe del Estado, que puede ser de derechas o de izquierdas, surja de la decisión del pueblo con un mandato temporal, y que por ello pueda ser sustituido de perder la confianza de los ciudadanos. Así de sencillo, y bien explicado, para que nadie resulte engañado en su parecer. Y si ansiamos tener un ejemplo de república viva y representativa, en la que la figura del Jefe de Estado sea más que una estampa ornamental, solo tenemos que girar la cabeza a Francia, nuestro país vecino, en donde cada cinco años las urnas, y no la sangre azul, deciden sobre su sucesión.

En los últimos días comienzan a aparecer encuestas en las que la monarquía es claramente la favorita, pero solo constituyen estados de opinión, en muchos casos manipulados en su elaboración, y en los que influye de manera determinante la formulación de la pregunta. Su falta de fiabilidad se hizo patente cuando en las últimas elecciones europeas Podemos se acercó al 8% de apoyo, pese a que los sondeos no le daban más de un 2%. Como dicen muchos políticos en época electoral cuando las encuestas no les son favorables: las urnas son las que tienen la última palabra. Seguir engañándonos de por vida  no es bueno ni democrático. Todos los españoles menores de 57 años no han tenido la  oportunidad de ser preguntados, y  ya ha llegado el momento de hacerlo. ¿A qué  estamos esperando?.

(Publicado en elplural.com)

Technorati Tags: , , , ,


Vivimos en una gran mentira

manel2

Cada día son más las voces que cuestionan que la abdicación estuviese prevista, y muchos se apuntan a la teoría de que se han visto obligados y forzados por las nuevas circunstancias, ya que al desgaste de credibilidad de la Familia Real, sometida a una permanente sospecha de corrupción,  se ha unido la crisis profunda del bipartidismo tras las elecciones europeas, que hace pensar que los dos grandes partidos, que parecen jugar en otra liga,  pueden perder a medio plazo el control absoluto del país. Tenían que hacer algo para cambiar la dinámica del fracaso, y para lanzar el pacto PP-PSOE no se les ocurrió otra cosa que obligar al Rey  a renunciar a la Corona. En otro caso, ¿Cómo se explica que ahora se tenga que improvisar todo  con urgencia, y deprisa y corriendo se tenga que redactar, aprobar y votar una Ley Orgánica que regule la abdicación y la sucesión?. No nos olvidemos de que Don Juan Carlos, a pesar de haber anunciado su cese, continúa en su puesto, cumpliendo con una agenda que ya estaba prevista, hasta que exista una cobertura legal que le permita abdicar de verdad.

Pero esta maquiavélica maniobra, obscena para muchos, trata al mismo tiempo de impedir a los ciudadanos la posibilidad de que puedan participar en una decisión de tal naturaleza, sin dejarles opción a ser preguntados, lo que pone en crisis profunda al propio sistema democrático. Y no es cierto que la Constitución no lo permita, porque la figura del Referéndum está prevista para decisiones de especial importancia, y esta parece serlo, al condicionar el futuro de muchas generaciones que nunca tuvieron la oportunidad de pronunciarse de cómo quieren ser gobernadas. Y si es preciso para convocarlo un cambio constitucional, este no resulta complejo cuando ya se ha demostrado que en 48 horas la Constitución se puede cambiar, como se hizo para modificar el art. 135, con el único objetivo de dar prioridad a los mercados en el cobro de la deuda,  aunque fuese a costa de poner en peligro el bienestar de una gran parte de los ciudadanos.

Lo que está ocurriendo estos días nos permite constatar que todos los que viven del y alrededor del poder de una manera u otra, incluyendo los medios de comunicación, muestran un empalagoso y baboso servilismo hacia el Rey que marcha y el Rey que viene, como si fuesen seres especiales y distintos al resto de la humanidad,   aunque no tengan más mérito que pertenecer a una familia a la que se le califica de “Real”, pero que vive en otro mundo, a distancia de nuestra realidad social.

Ahora sólo se habla de lo guapos, inteligentes e instruidos que son, analizándose cada una de sus frases como si fuesen comunicados divinos, sin que nadie se atreva a reconocer que los discursos no los escriben ellos, solo los leen, y están supervisados por el Gobierno del momento, que coloca sus mensajes políticos en la boca de su majestad de turno. Resultando grotesto que ahora las mayores preocupaciones de los medios de comunicación se centren en saber por cual puerta entrarán el Rey y su hijo en el Congreso, de qué color será el traje de la nueva Reina, cómo vestirán las nuevas princesas, o si Felipe VI usará o no uniforme militar. ¿No suena todo a ridículo y decimonónico?.

Los últimos fascistas que han quedado de la dictadura, que son muchos y muy bien colocados tanto en el partido del gobierno como en los medios de comunicación más afines a la derecha, estos días se están frotando las manos por haberse adueñado de la Constitución, que a buen seguro no votaron, y hasta se atreven a insultar y vilipendiar a quienes creemos que los ciudadanos debemos de ser consultados para decidir nuestro futuro, que no es el de ellos;  llegando incluso a tacharnos de antidemocráticos. El mundo al revés, y con el beneplácito del gran pacto PP-PSOE.

Tras esa gran mentira se esconde la España real, la de verdad, la de los seis millones de parados, la que sufre una grave crisis económica propiciada por la especulación galopante de unos pocos, la de la corrupción masiva que cuestiona la legitimidad del partido que nos gobierna, la que nos quieren ocultar por unos días. Pero muy pronto volverá todo a la normalidad; en eso debemos de confiar para acabar con una oligarquía que cada vez resulta más repugnante. Entre todos Podemos, porque somos más y mejores.

(La historieta gráfica que encabeza esta entrada pertenece al humorista y dibujante Manel Fontdevila, y estaba destinada a ser la portada de esta semana de la revista El Jueves. Pero sus propietarios decieron censurarla, haciendo un flaco favor a la Familia Real, ya que con ello han conseguido una mayor difusión).

(Publicado en elplural.com)

Technorati Tags: , , , ,


El Rey abdica, y el sistema impuesto entra en una crisis profunda

republica01

Han transcurrido solo ocho días desde que se celebraron las últimas elecciones europeas, y desde entonces se han producido una serie de acontecimientos que denotan una crisis profunda del sistema: el bipartidismo ha sido cuestionado en las urnas, el principal partido de la oposición se descompone, Rajoy anuncia unas medidas económicas que solo favorecen a las grandes empresas, y el Rey Don Juan Carlos acaba abdicando. Todo está cambiando en nuestro país a marchas forzadas, y algunos tendrán prisa por apuntalar el sistema;  pero como las precipitaciones nunca son buenas, curiosamente va a producir el efecto contrario.

El pasado lunes muchos ciudadanos se han despertado de un letargo en el que estaban sumidos, y se han dado cuenta que el efecto Podemos no solamente afecta a un movimiento ciudadano que lleva su nombre y a sus electores, sino que Podemos somos todos, y todos tenemos derecho a ser escuchados, y ya se acabó la época en la que el poder  toma decisiones por nosotros sobre temas o asuntos que no nos han consultado previamente. La mayoría absoluta del PP solo puede ser utilizada para desarrollar el programa electoral con el que se presentó a las urnas, y no puede ocurrir que a  la estafa de su incumplimiento se añada ahora que nos quieran organizar nuestro futuro sin una consulta previa.

El apartado 1. del art. 92 de la Constitución Española establece que “ Las decisiones políticas de especial trascendencia podrán ser sometidas a referéndum consultivo de todos los ciudadanos“; y aunque se utiliza el término “podrán” y no “deberán”, parece evidente que la abdicación del Rey debería conllevar una consulta para que los ciudadanos decidan si quieren o no que su hijo le suceda, por tratarse de una decisión de especial trascendencia. Lo curioso es que en el  apartado 2., se dice que el referéndum deberá ser convocado por el Rey, por lo que previamente será preciso cambiar  la Constitución en referéndum. Menudo galimatías por no prever las cosas.

Pero nada se nos consultará, todo se decidirá deprisa y corriendo por los de siempre, lo que no hará más que profundizar en la crisis del sistema. La postura del PP se admite como natural, ya que sus convicciones democráticas son muy escasas.  Pero menudo marrón para el PSOE, ya que todo esto le coge con el pie cambiado; se sentían republicanos pero soportaban la figura del Rey Juan Carlos, y ahora deben de preguntarse si es posible seguir siendo republicanos y apoyar al mismo tiempo la figura del Rey Felipe, votando a favor de una Ley Orgánica que lo permita.

Pero algo de positivo tiene la abdicación de Don Juan Carlos: Asturias volverá a llamarse Asturias, y solamente Asturias; y ya no tendrá cabida la concesión de los Premios Príncipe de Asturias; aunque auguro que algo nuevo se inventarán para continuar los de siempre subidos al pedestal.

Y ahora a esperar acontecimientos. Por el momento debemos exigir un Referéndum para decidir nosotros, y no ellos, nuestro destino. Entre todos Podemos. Viva la III República.

(Publicado en elplural.com y en Asturias24).

Technorati Tags: , , , , , , , , ,


  • Recomendado

     
  • Mi Instagram

    En mi Instagram
  • Sindicación – RSS

    Agrégame a tu lector de feeds   

  • Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

    Únete a otros 51 suscriptores

  • Sígueme

    Hazte fan En Twitter

  • Lectores, ahora…

          

  • Del autor (recomendado)

    Otra de mis webs, fotos de Asturias

    Mi viaje a Namibia...fotos, consejos, etc

  • calendario

    julio 2014
    L M X J V S D
    « jun    
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  
  • Comentarios recientes

    • Lourdes Humet: Inesa, creo que mezclas conceptos…..y como...
    • Vicenç Massana: En efecto me da toda la impresión que este...
    • Inesa: Sin novedad en el frente PSOE. Pero no hay que...
    • kaikoia: Pido disculpas. No corregido el texto pues ando retrasado...
    • kaikoia: Fernando un amigo me cuenta que en las comunidades...
    • Inesa: Conversando con WALT WHITMAN, a propósito de Fernando y las...
    • Fernando de Silva: Si alguien quiere encontrarme contracciones...
    • Inesa: Carlos Caicoya, creo que Fernando ha contestado debidamente...
    • José Ramón Patterson: En que en un caso defiendes que nadie puede...
  • Archivos

  • Categorías

  • Copyright © 1996-2010 SInLaVeniA. All rights reserved.
    iDream modificado por Dabo (@daboblog) para SInLaVeniA theme by Templates Next | Powered by WordPress