Tag: crisisPP

Hoy, 1 de Mayo, un buen día para manifestar en la calle nuestra indignación

1mayoHoy, 1 de Mayo, es un día para la reflexión y para manifestar en la calle nuestra indignación por las consecuencias que las políticas del gobierno están trayendo a la mayoría, en forma de paro, destrucción constante de empleo de calidad y degración de las condiciones laborales de los trabajadores. Y todo ello envuelto en mentiras y falsas promesas. Nos quieren vender una recuperación que solo beneficia a los culpables de la crísis  y empobrece a la mayoría de los ciudadanos. Los datos de la última EPA (Encuesta de Población Activa) son catastróficos y nos los quieren vender como un triunfo: baja de forma insignificante el número de parados, pero se reduce de forma alarmante el número de personas ocupadas a cotas del 2002, por lo que disminuye una vez la tasa de actividad y aumenta la tasa de paro respecto del trimestre anterior. Y Rajoy, burlandose de todos nosotros, dice estar contento, cuando ya ha conseguido, trás su llegada al poder en noviembre de 2011, un millón más de parados, con un aumento de la tasa de paro de un 4%, y un alarmante aumento de la deuda pública.

Hoy son numerosas las manifestaciones en Asturias con motivo del 1 de Mayo, por lo que incluso tenemos la opción de escoger la que más se acerque a nuestra ideología. Por mi parte no tengo dudas, estaré en Gijón con los sindicatos minoritarios, aquellos que no se han vendido al poder y conservan intacta su dignidad, aquellos que representan a la verdadera izquierda.

Difunde
Comentarios desactivados more...

Golpe de estado en el PP de Gijón

golpedeestado

Cuando se esperaba que la ejecutiva regional del PP decidiese la fecha de celebración del Congreso para elegir democráticamente a las personas que deberían liderar el partido en Gijón, por unanimidad “impuesta” por Mercedes Fernández se acuerda crear una junta gestora que se encargará de dirigir el partido hasta las próximos elecciones. La decisión, no por esperada, causó sorpresa, por cuanto es propia de sistemas totalitarios en los que la democracia es pura utopía. Podían haber salvado la cara imponiendo una junta gestora temporal y convocar al mismo tiempo un Congreso para que los militantes tomasen la palabra, pero han preferido desnudar su cerebro para que todos sepamos lo que muchos ya sabíamos: que son inexistentes sus convicciones democráticas.
Si Mercedes Fernández piensa que así resolverá el problema, se equivoca una vez más. Ignorar la voluntad de sus militantes supone dar la espalda a los pocos votantes que conservan, y es una manera de hundir definitivamente las aspiraciones electorales del PP en Gijón. Y curiosamente toma tal decisión una fracasada política que nunca ganó unas elecciones en nuestra ciudad, a pesar de haber optado en tres ocasiones a la Alcaldía de nuestra ciudad; habiendo demostrado durante más de una década su ineptitud e incapacidad para alzarse con el poder.
Es sabido que Mercedes Fernández (Cherines para los amigos) mantiene un confrontación personal con Pilar Pardo, desde que ésta decidió enfrentarse hace años a pecho descubierto a Álvarez-Casos, y le ganó el pulso. Por entonces la primera era una protegida del actual presidente de Foro. Como cambian los tiempos, y como cambian las personas, aunque eso no sirva para olvidar los rencores personales, que salen a la luz en forma de venganza cuando las circunstancias lo permiten.
A Cherines el PP la resucitó cuando ya estaba en formol, y ahora pagará caro su error en forma de fracaso electoral. Los gijoneses son muy sabios y muy demócratas, tienen memoria, y ratificarán en las urnas el destierro definitivo de una derecha ahora manchada masivamente por la corrupción y con nulos valores democráticos.
Nadie sabe en estos momentos la postura que tomará Pilar Pardo al convertirse en víctima del sector más fascista del PP asturiano aunque, después de haber dudado que en su partido exista democracia interna, no es fácil deducir que el alejamiento con la actual dirección se mantendrá, y no es ni siquiera descartable que decida dejar la política, como ya hizo recientemente su compañero Eduardo Junquera asqueado por pertenecer a un partido  con altos niveles de corrupción en su dirección nacional.
En todo caso Gijón sufrirá las consecuencias de una inestabilidad política propiciada por una derecha dividida, fragmentada y sin rumbo, que prefirió  unirse para evitar que los socialistas, cuya lista fue la más votada en las últimas elecciones, pudiesen mantenerse en el poder. Y ahora tendremos que esperar tres años para que los gijoneses podamos corregir el error cometido, al dar la espalda a una izquierda que en las últimas tres décadas transformó Gijón, haciéndola una ciudad moderna y con una alta calidad de vida.
Se me olvidaba, no hay duda de que el golpe de estado propiciado por Mercedes Fernandez cuenta con las bendiciones de lA dirección nacional. De tal palo tal astilla y así nos va aquí y en todas partes en donde gobierna una derecha ultraconservadora, rancia, corrupta y con nulas convicciones democráticas.


Eduardo Junquera abandona la política por la puerta grande

jubquera

La honradez es un bien escaso del que muy pocos pueden sentirse orgullosos de practicar, en especial en el mundo de la política, pero cuando lo demuestra públicamente  parece muy poco afortunado criticar o descalificar su decisión, como han hecho algunos compañeros de su partido.
Apenas conozco a Eduardo Junquera, y sólo comparto con él un saludo educado cuando me lo cruzo por la calle; lo que no puedo negar es que he mantenido fuertes discrepancias con sus planteamientos políticos, pero dentro del respeto que todo antagonista se merece. Pero su dimisión, con baja incluida en el PP, y en especial las razones que la han motivado, demuestra que no está dispuesto a perder su dignidad por un puñado de lentejas.
Eduardo Junquera, a los ojos de los gijoneses, es un ciudadano normal, que compartía el trabajo con la política con naturalidad, y por eso tan sencillo de ser normal era respetado. Por lo que tildar de oportunista su decisión, como ha hecho el secretario general del PP asturiano, me parece ruin, desafortunado, y descalificante para quien lo afirma.
Eduardo considera incompatible la permanencia en la política porque, como afirmó en su despedida, “..la honradez que he heredado de mis padres y transmitido a mis hijos me impide seguir formando parte de este partido...”, lo que es de agradecer en una sociedad en donde la pérdida de los valores y principios éticos la está hundiendo en el fango.
De Cospedal se siente “indignada” por los ataques que está recibiendo su partido; pero para Eduardo su “...indignación es la de mis amigos, colegas, parientes y pacientes, que no entienden como aún pertenecía a esta formación..”
Salir con la conciencia tranquila de la política por la puerta grande se ha convertido en noticia de ámbito nacional, lo que nos debería hacer reflexionar a todos de lo que está pasando en nuestro país.
Eduardo, a partir de ahora te saludaré por la calle con una sonrisa cómplice; interprétala como un aval sincero a tu honradez y coherencia personal, aunque mantengamos nuestra discrepancias ideológicas, que es bueno, sano y hasta necesario en una sociedad plural.


Lucha fraticida en el PP asturiano

Rajoy tenía que elegir entre un enfrentamiento interno o una depuración de sus dirigentes en Asturias, y rechazando la candidatura de Álvarez Cascos  ha optado por la primera de las soluciones, salvando las cabezas de la actual dirección del PP en nuestra región. No ha sido una decisión democrática como resulta  ser habitual en un partido en el que se impone la dedocracia por encima de todas las cosas, ni fácil, ni ilusionante, ni siquiera esperanzadora, porque el Partido Popular en Asturias no tiene presente ni futuro que no sea seguir en manos de inútiles e incapaces. Lo que sí resulta claro es que Don Mariano, haciendo un favor a los socialistas,  erró en su decisión y es muy probable que lo pague en las urnas.

En todo caso ignoro por qué ahora Álvarez-Cascos se cabrea tanto, hasta llegar a darse de baja en el partido por no ser el elegido,  cuando nunca manifestó expresamente su intención de presentarse. Tan solo se dejó querer, y le complacía que sus incondicionales le llevasen en volandas, hasta el punto de creerse que representaba el futuro de Asturias.  Es posible que Don Francisco esté sufriendo ahora la misma medicina que aplicó a sus víctimas cuando era Secretario General del PP, pero resulta evidente que era la única persona con capacidad  y autoridad para poner orden en un partido lleno de indolentes incapaces de presentar una alternativa política fiable.

Es cierto que en el PP asturiano se han producido bajas  de militancia en estos últimos días, pero no son ni cualitativa ni cuantitativamente  significativas como para que pueda pensarse que surgirá en nuestra región una nueva alternativa política  encabezada por Francisco Álvarez-Cascos. Aunque quizás sea lo mejor para él; nunca segundas partes fueron buenas, y cuando un político se retira no es aconsejable su vuelva.

En las últimas horas ha crecido el enfrentamiento dialéctico entre el alcalde Oviedo Gabino de Lorenzo, y Francisco Álvarez-Cascos, dos personajes broncos,  muy parecidos en el fondo y en las formas, lo que motiva que  el choque frontal resulte más evidente; aunque con el tiempo todo se desvanecerá y más temprano que tarde el gran derrotado caerá  en el olvido de todos. Pero aunque las aguas vuelvan a su cauce, no dudo de que aún nos esperan algunas sorpresas; Cascos morirá matando, y eso lo saben sus mejores enemigos, que callan para que no se les note su preocupación por lo que pueda suceder.

Queda por ver lo que dará de sí la candidata oficial del PP a la presidencia del Principado, Isabel Pérez Espinosa. Por ahora tan solo sabemos que ha sido impuesta por Gabino de Lorenzo, que en el actualidad es concejala de Educación del Ayuntamiento de Oviedo que aquel preside, y que sus modales y comportamientos conocidos distan de ser los adecuados para regir los destinos de la sociedad asturiana. Recientemente, cuando llegaba tarde a un pleno y comprobaba que algunos periodistas se habían percatado de su incumplimiento, se dirigió a los fotógrafos diciendo “a ver si terminan ya estos hijos de puta”. Y aunque posteriormente se disculpó alegando que había tenido un mal día, no parece que su talante esté en consonancia con nuestro sistema democrático.

Presiento que en mayo, tras las elecciones autonómicas y municipales, Asturias se convertirá de nuevo en el bastión de los socialistas, y desde nuestra fronteras comenzará la lucha para recuperar el terreno perdido en todo el país.


¿Qué nos está pasando?

Ignoro que está pensando este campesino cuando dedica unos minutos de su vida a meditar al finalizar su jornada de trabajo. Absorto, sin inmutarse,  concentraba su esfuerzo mental en medio de una pradera, e intuyo que pretendía obtener alguna conclusión sobre el por qué de un mundo en descomposición. La sociedad, la economía, los principios, están en crisis  y nuestro futuro  día a día se vuelve más oscuro. El paro se ha convertido en una mera anécdota, y lo más preocupante es la paulatina degradación de nuestros valores sociales de referencia, que parecen ya inexistentes.

Este fin de semana, en una tertulia informal, alguien se preguntaba el por qué los socialistas valencianos eran incapaces de reaccionar ante lo que está ocurriendo en su Comunidad, y mi contestación fue muy tajante: el problema son los ciudadanos que apoyan a los conservadores a sabiendas de lo que está sucediendo. Cuando María  Dolores de Cospedal llega a afirmar que “el presidente valenciano no ha cometido una violación“, está legitimando la corrupción masiva y justificando que las instituciones valencianas se hayan convertido en el refugio de una banda de delincuentes organizados alrededor de un “padrino”, que les protege. En Italia se conoce como mafia, y el PP la ha importado como el camino más adecuado  para la obtención de fondos para enriquecer a los suyos y financiar al partido.

Tiene razón Rajoy cuando sostiene que “no todos los casos de corrupción son iguales”. Hay distinciones, unos son más graves que otros, y los más picaros obtienen más prebendas, aunque justifiquen sus actos ilegítimos adquiriendo décimos de lotería premiados. Pero TODOS LOS CORRUPTOS SON DELINCUENTES  incompatibles con la decencia y, obviamente, con la permanencia en los cargos políticos que ocupan.

Hasta fechas muy recientes el desmoronamiento de los principios éticos de nuestra sociedad permitía la permanencia en la política activa, salvo que te convirtieses en un delincuente convicto y confeso. Pero con la nueva doctrina del PP, la frontera queda establecida en razón al nivel de gravedad del delito cometido. Y al poner como ejemplo a los valencianos para establecer el límite, tendrás que ser más maligno que Fabra, Camps o Ripoll para verte obligado abandonar la política. Lo que dudo es que sea posible superarles en maldades.

¿Qué nos está pasando?. No echemos la culpa a los políticos… La principal responsable es la sociedad, es decir todos nosotros que lo consentimos y apoyamos con nuestros votos.


Cascos no es la solución

He de reconocer que Francisco Álvarez-Cascos es un gran político, capaz de realizar lo imposible, pero al que le pierde su egocentrismo y  fuerte carácter dictatorial. Aunque no lo he tratado lo suficiente, siento hacía él una admiración personal, que me desconcierta cuando su talante se convierte en brusquedad hacía los compañeros de su partido que discrepan de sus planteamientos. Todos, o al menos los que quieren mantener la memoria histórica del pasado reciente, recordarán el fuerte enfrentamiento personal y político con Sergio Marqués, cuando éste era presidente del Principado de Asturias, que finalizó con un desenlace fatal; sin olvidar los enfrentamientos internos en Gijón entre partidarios y enemigos de Cascos.

Nunca segundas partes fueron  buenas, y los políticos deben de saber que cuando se retiran de  su actividad política ya no deben volver. Por eso no entiendo el empecinamiento de sus admiradores por convertirle en el candidato a la presidencia del Principado, sin valorar la guerra abierta entre facciones en el seno del PP regional que tal decisión motivará inevitablemente, ni las graves consecuencias de un conflicto interno de tal magnitud.

El alcalde de Oviedo se ha posicionado abiertamente en contra de que Cascos opte a la presidencia del Principado de Asturias; y en la misma línea otros municipios, entre los que se encuentra Gijón, no aprueban la vuelta del ex ministro de Fomento. Si Rajoy, como pretende Fraga, no escucha a las bases del partido e impone su “autoridad”, dará un golpe mortal al PP asturiano, aunque obtengan una victoria electoral.

No  tengo  muy seguro que Cascos sea determinante para la obtención de un resultado favorable. Pero lo que sí estoy convencido es que a corto y medio plazo su partido se resquebrajará, y las disputas y vendetas internas harán que rueden  muchas cabezas de uno y otro bando.

¿Ya nos hemos olvidado de la decisión de Pilar Pardo de tirar a la basura diversa documentación perteneciente a Cascos que se encontraba depositada en la sede del PP de Gijón, y que motivó una querella criminal interpuesta por el político ya retirado?.

En todo caso el PP asturiano ha sido, es y será, una fuente de conflictos interna motivada por la mediocridad de sus dirigentes que se obstinan en mantenerse en el poder, sin ser conscientes de sus limitaciones. La ignorancia es muy atrevida, y nunca mejor dicho.


Tribunales: los políticos no tienen secretos

Un ex militante del PP fue juzgado recientemente en Gijón acusado de un delito de revelación de secretos; tanto el fiscal como la acusación particular  solicitaban una condena de dos años y medio de cárcel por contar a todos los ciudadanos de Gijón las maneras de hacer política de sus excompañeros de partido. Los “perjudicados” consideraban que grabarles el contenido de las reuniones en su sede  afectaban a su intimidad, y solicitaban ser compensados con una indemnización de 40.000 euros.

Pero el buen juicio y sentido común se impuso en la juez Rosario Hevia, encargada de dictar sentencia en el Juzgado de lo Penal nº 1 de Gijón, y ya sabemos que Emilio Noval ha sido absuelto del delito del que se le acusaba. La resolución judicial es clara y diáfana, y de su contenido destacamos este párrafo, que deja bien patente que los políticos no  tienen intimidad cuando ejercen como tales:

“No puede entenderse que lo revelado por el acusado atente a la intimidad de los denunciantes. Si entendemos por intimidad el derecho a preservar del conocimiento de terceros determinados hechos de ámbito personal o familiar (hechos “íntimos”), lo que el acusado reveló no pertenece a dicho ámbito. Todos, denunciantes y acusado, mantuvieron las conversaciones publicadas en el ámbito  del ejercicio de la función pública que ostentan en su condición de representantes electos y concejales del Ayuntamiento de Gijón. Asimismo, las conversaciones divulgadas no  refieren en nada hechos o datos de esa esfera íntima, sino opiniones y estrategias referentes a su actividad política.”

Ayer Emilio Noval, a quien felicité personalmente por salir indemne de una acusación sin fundamento, ha pedido públicamente la vuelta de Álvarez-Cascos  para acabar con los dirigentes del PP de Gijón que ponen “…su ambición personal por encima de los intereses del partido y la sociedad..”

Por si alguien ya no recuerda las lindezas vertidas por los “ofendidos”, pueden repasarlas aquí. Pero no me resisto a reproducir una frase del concejal Pedro Muñíz que define la clase de políticos que dirigen el PP de Gijón: “La verdad es que estamos en un partido político y el fin primordial del partido político, y hay que decirlo y dejarnos de demagogias, no es el bien de Gijón. Y por el bien de Gijón, ¿les vamos a dar las cosas para que lo hagan los socialistas? No … el fin es ganar y hay que ganar como sea“.

Emilio Noval es un político de derechas a quien respeto profundamente por su coherencia ideológica y, en especial, porque cree que la política de la oposición debe de ser constructiva, siempre pensando en el bien de los ciudadanos.

Aviso a navegantes, con esta sentencia se abre la veda para perseguir a todos los políticos de uno u otro signo que, en la “intimidad”, confabulen en contra del interés común de los ciudadanos anteponiendo sus intereses personales.

Comentarios desactivados more...

  • Recomendado

     
  • Mi Instagram

    En mi Instagram
  • Sindicación – RSS

    Agrégame a tu lector de feeds   

  • Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

    Únete a otros 58 suscriptores

  • Sígueme

    Hazte fan En Twitter

  • Lectores, ahora…

          

  • Del autor (recomendado)

    Otra de mis webs, fotos de Asturias

    Mi viaje a Namibia...fotos, consejos, etc

  • calendario

    octubre 2014
    L M X J V S D
    « sep    
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
  • Comentarios recientes

    • Inesa: Para saber a qué atenernos en las “Municipales”,...
    • Inesa: ¿A quien hay que “pedir” la “autonomía?...
    • Josean: Ey! No os resulta curioso que en esta noticia de Lne, entre...
    • Josean: Y entonces. .. lo que hace este tipo, Risto Mejide, ¿es...
    • EVA JIMENEZ MINGUEZ: Por supuesto que es casta y rapidamente tien...
    • juan: La ley de consultas realmente utiliza sentencias anteriores...
    • juan: Fernando, esto no es exáctamente la puerta giratoria, es un...
    • Inesa: Soberbios retratos, Fernando. Es asombroso cómo la luz de la...
    • Inesa: Vicenç, claro que no es obra de Mas TODO lo que está...
  • Archivos

  • Categorías

  • Copyright © 1996-2010 SInLaVeniA. All rights reserved.
    iDream modificado por Dabo (@daboblog) para SInLaVeniA theme by Templates Next | Powered by WordPress