Tag: Corrupción

Urge restituir en sus puestos a los jueces Baltasar Garzón y Elpidio Silva

garzonelpidio

Tras sufrir una persecución indecorosa, indigna e implacable, el 9 de febrero de 2012 nos enterábamos de que el Tribunal Supremo, en contra del criterio del fiscal,  condenaba a 11 años de inhabilitación por prevaricación al juez Baltasar Garzón, lo que suponía poner fin definitivamente a su carrera judicial.  Su pecado no era otro que el haber sido impacable con la persecución de la corrupción del Partido Popular. Desde entonces, para vergüenza de algunos jueces y fiscales, continúa siendo el primer y único condenado por el caso Gürtel.

Aunque constituyó noticia de segundo nivel, al haber copado los titulares de los medios de comunicación el contagio del ébola y las tarjetas opacas, el pasado 7 de octubre se publicaba la noticia de que el juez Elpidio Silva era condenado a 17,5 años de inhabilitación por prevaricación continuada, por el Tribunal Superior de Justicia. Su pecado no era otro que el haber privado de libertad de forma indebida a los personajes tan “honorables” como Miguel Blesa y Gerardo Díaz Ferrán. La sentencia no es firme, ya que puede ser revocada por el Tribunal Supremo, pero supone un grave mazazo a la indepencia de los jueces. Curiosamente es el primer condenado por el caso Bankia.

De personalidades muy distintas y antagónicas, ambos han tenido en común el llevar al límite la investigación judicial de graves casos de corrupción, cometidos por personajes abyectos, pero pertenecientes a la casta de los intocables, y que por ello gozan de una protección especial por parte de quienes, con mucho poder y carentes de escrúpulos, pueden llegar a influir en determinadas decisiones judiciales.  Molestos y peligrosos, era preciso inhabilitarlos de por vida, y de paso se mandaba un mensaje a sus compañeros, que a buen seguro ya saben a que se arriesgan si osan imitarles.

La prevarición, que consiste en estos casos en dictar resoluciones injustas a sabiendas de que lo son, es de una subjetividad en su interpretación que permite que hechos muy similares puedan ser o no considerados como delito en razón a la ideología y mentalidad del juez que ha de decidir, por lo que una condena puede incluso  llegar a estar motivada por prejuicios y pasiones de carácter extrajurídico. Y si a ello unimos  que en determinadas instancias, como pueden ser el Tribunal Supremo o los Tribunales Superiores de Justicia, muchos de sus miembros están nombrados en base a criterios políticos, el plato está servido para que pueda ser condenado un inocente sin que quien firma la sentencia  pueda incurrir en responsabilidad alguna.

No está de más recordar que el caso Gúrtel ha servido para destapar en cadena situaciones gravísimas de corrupción. Porque el  caso Bárcenas o la ya muy avanzada investigación sobre la financiación ilegal del partido en el Gobierno, nunca hubiesen salido a la luz sin la intervención  inicial del polémico juez Garzón, al que todas las personas decentes le debemos gratitud.

Lo llamativo de la condena del juez Elpidio Silva, es que coincide en el tiempo con el conocimiento público de las tarjetas opacas de Bankia, que permite descubrir que el honorable Blesa, a falta de saber con detalle en qué se gastó los 436.700 euros que se le imputan, invirtió 9.000 euros en un Safari en África y 10.000 en vino. Y nos estamos refiriendo al mismo Blesa  que hace unos meses  acusaba al juez Silva por daños irreparables a su honor, al mismo amigo que impuso Aznar para gestionar Bankia, cuyo rescate nos ha costado a nuestros bolsillos 23.465 millones de euros. Por cierto, gracias a los correos intervenidos por el juez ahora condenado,  se ha podido tirar del hilo para descubrir la existencia de las tarjetas  “black”.

En las últimas semanas están pasando  muchas cosas, demasiadas, para saber que se ha levantado la  veda del corrupto; y los partidos de la casta, atemorizados por lo que se les puede venir encima cuando continúen saliendo a la luz otros casos de corrupción, están sufriendo un desgaste irrecuperable. Se ha acabado el discurso derecha o izquierda, ahora toca enfrentar a las personas honestas con los ladrones y sirvergüenzas; y una sociedad que está empeñada en recuperar su dignidad, no puede permitirse el lujo de dejar en el dique seco a dos jueces que, con sus errores humanos, han influido de forma decisiva  en que podamos vez  la luz en un país con un altisimo nivel de corrupción.

Por su contribución a la decencia,  los jueces Baltasar Garzón y Elpidio Silva deben ser restituidos de inmediato en sus puestos. Se lo debemos.

(Publicado en elplural.com y en Asturias24)

Difunde

Esto nos pasa por tener una Ministra de Sanidad inepta, corrupta y mentirosa

mato

La fantasmada organizada durante el mes de agosto para el traslado a nuestro país del padre Miguel Pajares, contagiado por el ébola, en contra de los criterios de los expertos, fue todo un montaje propagandístico del Gobierno, a imitación de la guerra de las galaxias. Quienes entienden del asunto desaconsejaron el traslado, por carecer la  enfermedad de tratamiento y vacuna fiable, y no disponer nuestro país de unas instalaciones hospitalarias adecuadas; pero los políticos impusieron sus criterios, que ahora sabemos eran claramente erróneos, y ya estamos pagando sus consecuencias.

Escuchar a un político hablar de protocolos es para echarse a temblar, y más si lo hace nuestra inepta ministra de sanidad. Porque poco tiempo después, un cargo de segundo nivel tendrá que dar la cara para decirnos que ha fallado, que debe revisarse, y que la experiencia servirá para que no vuelva a repetirse. ¿No hemos escuchado esta última frase cientos de veces de boca de los políticos?.

 Somos capaces de ser los primeros en todo, en paro, en  corrupción, y ahora también en incapacidad para prevenir los riesgos de una enfermedad mortal. Teníamos un sistema sanitario impecable, envidiado en todo el mundo, que lo hemos puesto en grave riesgo con los salvajes  recortes en lo público, que  se traducen en una falta de control absoluto de situaciones extremas; y lo que ahora ocurre tiene responsables con nombre y apellidos, comenzando la lista por Mariano Rajoy y  Ana Mato, cuya negligencia manifiesta debería de traducirse en su desaparición de la vida política.

Alguien que trabajó recogiendo chapapote a raíz de la catástrofe del Prestige, me comentaba que los trajes utilizados ahora para aislar al personal sanitario se parecían demasiado a los utilizados por entonces. Desconozco si serán los mismos, pero ya se sabe que no eran los idóneos para conseguir un adecuado  aislamiento. Una chapuza más de un país chapucero hasta decir basta.

Ahora ya sabemos que el personal sanitario, que en su mayoría trabaja en condiciones precarias y con manifiesta inestabilidad laboral, no recibió preparación suficiente para hacer frente a sus cometidos, e incluso en muchos casos no llegaron a conocer el protocolo previsto. Las protestas pidiendo la cabeza de la ministra se han extendido por muchos centros de la sanidad pública madrileña,  y tal parece que la marea blanca ha vuelto a la calle.

Resultan irritantes las palabras del Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, cuando afirma que “si no hubiésemos repatriado a los misioneros seríamos un gobierno indigno“. Indigno, Don Jorge, es usted por aceptar que miembros de la Guardia Civil, que estaban bajo su control,  causasen 15 muertes en el estrecho al permitir la utilización de pelotas de goma para aterrorizar a inmigrantes de color, y aún estamos esperando a que pida disculpas por ello. Es más, su ministerio se está negando a facilitar al Juzgado los nombres de los guardias civiles, y eso puede calificarse como delito de obstrucción a la justicia.

Hacen falta dimisiones, y cuanto antes mejor. No es posible que quienes cometieron los fallos sean las personas idóneas para buscar ahora las soluciones. Este país está infectado de corrupción, de malas artes y de indolencia, y de todo ello es experta Ana Mato. Rajoy la nombró y no la cesó, a pesar de estar gravemente contaminada por el Caso Gürtel; pero ahora no puede mirar para otro lado porque se está jugando su propia cabeza. No hacerlo, después de todo lo que le está  viniendo encima, sería un grave error político que le puede pasar factura. Aunque perder dos ministros en menos de un mes  puede resulta insoportable.

Ahora matemos al perro de la víctima, que eso sí es una medida eficaz y contundente, mientas permitimos que Ana Mato salga viva de esta guisa. Porque, no lo olvidemos, ningún partido político ha pedido expresamente su dimisión. ¿A qué tendrán miedo?.

(Publicado en elplural.com)


PP y Gobierno encantados con Mas y compañía

rajoymas05

Los políticos de toda la vida pueden ser corruptos y mentirosos, pero no tienen un pelo de tontos, y hasta en los momentos más críticos nos siguen manipulando; las cortinas de humo para tapar los problemas reales  son un método muy eficaz, y caen en la trampa hasta quienes presumen de moverse bien en las tinieblas.  Todo está estudiado, buscan escenarios  suntuosos, yerguen sus cuerpos pronunciando palabras solemnes, se convierten en defensores de la legalidad democrática, y hasta son capaces de fingir que se creen lo que dicen y lo que hacen.

Lejos de lo que algunos piensan, al PP y al Gobierno, aunque sea a costa de suicidarse políticamente en Cataluña, les está viniendo muy bien el enfrentamiento con Mas y compañía, y les permite gobernar con “aparente” dinamismo, aunque sea a costa de olvidarse de afrontar y resolver los problemas reales de los ciudadanos; y mientras con su boca se esfuerzan en defender la ley, con su mano derecha son capaces de liquidarse la Ley de Dependencia, arrojando a los pies de los caballos  a decenas de miles de personas que precisan una protección especial.

Llevamos meses observando cómo unos y otros a diario repiten de forma incesante las mismas palabras, con los mismos gestos, hasta aburrir a propios y extraños. Pero la táctica les va bien y el problema catalán se ha convertido en el centro de atención de todo. Y, estaréis de acuerdo,  resulta tedioso y aburrido, pero eficaz para ellos en sus objetivos.

Esta semana han pasado muchas cosas, demasiadas, para confirmar que la corrupción campea por sus fueros, que  la recuperación económica es una mentira más de un Gobierno farsante y tramposo, y que se sigue estrangulando a los más débiles para continuar enriqueciendo a los más poderosos. Pero los telediarios y las cabeceras de la prensa de papel sólo hablan del problema catalán, sin que nadie se percate de que ha sido creado y fomentado por Mas y Don Mariano para tapar sus vergüenzas, que son muchas, y muy asquerosas.

Se define la política como una rama de la moral -quién lo diría- que se ocupa de la actividad, en virtud de la cual una sociedad libre, compuesta por mujeres y hombres libres, resuelve los problemas que le plantea su convivencia colectiva. Por lo que podemos afirmar que Gobierno central y Generalitat, capitaneados por dos personajes siniestros,  desagradables y carentes de escrúpulos, practican a diario el “noble” arte de la antipolítica. Aunque eso sí, si algún día se necesitasen, sin ruborizarse cambiarían de escenario, de actitud y de lenguaje, y pasarían del “Pujol, enano, habla castellano” al “hablo catalán en la intimidad“. ¿Les recuerda algo?; pues es la historia reciente de un personaje repulsivo y despreciable.

En palabras de Jesús Maraña, Rajoy y Mas se han convertido en “dos locos hablando solos mientras caminan cada uno por su acera“. Pero no los minusvaloremos por ello, van a lo suyo, y nada más que a lo suyo. Y están haciendo mucho daño al país,  a los ciudadanos, y a la decencia. Es lo que pasa cuando los mediocres sin conciencia alcanzan el poder, y con nuestros votos, que ya es el colmo.

(Publicado en elPlural.com)


El cinismo y fariseísmo de Cristobal Montoro no tiene límites

critobal

La mayoría de los ciudadanos podemos compartir las declaraciones del Ministro de Hacienda, cuando afirma que Jordi Pujol es un defraudador que nos ha engañado a todos desde hace más de tres décadas, y  estamos ante uno de los casos más graves que ha sido investigado por la Hacienda Pública. Lo que no ha explicado es por qué han tardado tantos años en enterarse y cuáles son las motivaciones reales para que se destape este caso, precisamente ahora. Porque, no nos olvidemos, la carta en la que el “venerable” reconoce sus pecados viene motivada por las infracciones tributarias que le han sido comunicadas por la Agencia Tributaria, que se mueve precisamente bajo la batuta del señor Montoro. Y no nos olvidemos que también fue Ministro de Hacienda entre los años 2000 y 2004, cuando Jordi Pujol ya campaba por sus fueros con plena impunidad, y no se tienen noticias de que por entonces hubiese actuado.

Pero lo que es mas censurable e indecente es que quien preside un ministerio técnico, comparezca en tal condición ante el Congreso para hacer política interesada de partido, y sin dar datos concretos, dada su confidencialidad, vierta graves insinuaciones frente a un presunto infractor que, de ser ciertas, serían constitutivas de delito. Tal parece que el Gobierno de turno disponía de una munición, que ha decidido utilizar torticeramente precisamente ahora cuando el momento político así lo requería; y esto resulta impúdico y obsceno para quienes pretenden enarbolar la bandera de la regeneración democrática.

La primera pregunta que nos debemos hacer es que si Cristobal Montoro sabía todo lo que insinúa pero no concreta, ¿cuál es el motivo por el que no dio cuenta al Fiscal para interponer la querella correspondiente por presuntos delitos de defraudación tributaria, permitiendo que éstos pudiesen prescribir por el transcurso de los cinco años previsto en el Código Penal?. Porque nuestro ordenamiento jurídico también considera delito conocer y no denunciar unos hechos de tal naturaleza, del que puede ser autor el mismísimo Ministro de Hacienda, por muy aforado que sea.

Lo también llamativo y escandaloso es que Cristobal Montoro pertenece a un partido que, por  lo que vamos sabiendo, y es fácil afirmarlo, encadenando el caso Naseiro con las causas que investiga ahora el juez Ruz,  lleva financiándose de forma ilegal y defraudando a Hacienda desde su nacimiento, caminando en el tiempo por la misma senda por la que transitaba, el  ahora impresentable, Jordi Pujol.  Por lo que no estaría de más que también nos informase de los expedientes abiertos a sus extesoreros,  todos ellos imputados ante la jurisdicción criminal, por presuntas infracciones fiscales. Y, de paso, que nos aclarase si Don Mariano Rajoy está siendo investigado por no haber declarado el dinero que cobró en B, de origen ilícito, tal como afirmó, su gran amigo durante años, Luis Bárcenas.

Los rumores apuntan a que las comisiones por adjudicación de obras de los dos grandes partidos de ámbito nacional eran claramente superiores al 3%, aunque esto, ni otras cosas peores, nadie se ha encargado de investigar; y debemos recordar que Jordi Pujol sabe mucho de todo esto y de los pecados de los demás, y si arrinconas a un perro rabioso puede empezar a dar dentelladas a diestro y siniestro. ¿Tiene algo que decir al respecto Don Cristobal  Montoro?. Al menos confiemos en que cada vez que entre en la sede de su partido en la calle Génova se le ponga la piel de gallina, con sólo pensar que en parte se ha rehabilitado con dinero B, de procedencia ilícita, no declarado a la Agencia Tributaria, tal como ha afirmando el juez Ruz en más de una resolución, y que él no ha tenido la decencia de investigar. ¿No le da vergüenza pretender convertirse en el látigo de los infractores fiscales cuando pertenece a un partido infectado de casos de corrupción y con prácticas mafiosas, que ha venido sistemáticamente defraudando al fisco con plena impunidad?.

(publicado en elplural.com)


La regeneración democrática, una falacia más del bipartidismo

Saludo-Rajoy-Pedro-Sanchez

Comienza un nuevo curso político, y los dos grandes partidos, que parecen haber encogido a  juzgar por las encuestas, se afanan en dar un lavado de cara, tratando de hacernos creer que sus intenciones son buenas, y que esta vez sí están dispuestos a regenerarse. Todos los años ocurre lo mismo, y siempre queda en nada,  en  muy poca cosa, o incluso se retrocede en el intento.

Lo importante no son las grandes promesas, sino la letra pequeña de sus proyectos, la que siempre  se afanan en ocultar a los ciudadanos para que no sepan cuáles son sus verdaderas intenciones. Se asemejan a las preferentes, que cuando se ponen a la venta los resultados anunciados siempre son satisfactorios, pero que con el tiempo se convierten en un engaño masivo. Y así, una y otra vez, con palabras bien sonantes pero vacías de contenido, aunque en esta ocasión al menos ya saben que los ciudadanos están hartos de ellos y, o cambian, o son expulsados del poder.

No cabe duda alguna que este temor está fundado en una nueva fuerza política, como Podemos,  que parece tener la virulencia de un huracán, que les ha dicho que tienen los días contados,  que son los hechos, y no las palabras, los que deberán demostrar  sus “buenas intenciones”, ya que los modos de hacer política ha de cambiar de una forma tan radical, que hace imposible que puedan pilotar la regeneración democrática los mismos que han generado y ocultado la corrupción.

Si de verdad los actuales dirigentes del partido en el gobierno  tienen intención de acabar con la corrupción, lo primero que tienen que hacer es reconocer sus indecencias, poner encima de la mesa toda la basura que esconden bajo la alfombra, hacer que todos sus políticos imputados dimitan, pedir públicamente perdón a todos los ciudadanos por habernos robado en nuestra propias narices, y a continuación dejar la política para no volver nunca más, dejando que otros acaben la limpieza y comiencen de cero. No es verosímil pensar que  Al Capone y sus secuaces sean las personas adecuadas para acabar con la mafia.

Podríamos ser más comprensivos con los socialistas, tras el lavado de cara con la elección de un nuevo Secretario General. Pero el hecho de que estén involucrados en numerosos casos de corrupción y no veamos que sus actuales dirigentes  estén dispuestos a llevar a cabo un ejercicio de absoluta transparencia, les hace poco creíbles en sus intenciones, máxime cuando su Comité Federal está altamente contaminado por los de siempre; y si alguien lo duda, que repase la lista de sus componentes.

Lo que en el fondo pretenden los dos grandes partidos es una amnistía encubierta, una especie de ley de punto final en la que nos tengamos que olvidar de todo lo ocurrido  en los últimos años, para darles una nueva oportunidad a los mismos que se han apropiado de dinero público, o han permitido que otros lo hagan. Pero los ciudadanos no estamos dispuestos a perdonar sometiéndonos a un ejercicio de amnesia colectiva. Tuvieron muchas oportunidades, negaron la mayor, y ya no es posible.

Un partido, como el PP, con tres extesoreros imputados y el último de ellos en la cárcel, que se ha financiado desde su nacimiento de forma ilegal, no merece ninguna credibilidad, por mucho que un 30% de los ciudadanos, feligreses incondicionales, estén dispuestos a seguir confiando en ellos en las urnas. Y no parece ser Mariano Rajoy,  el político nacional peor valorado en las encuestas, la persona adecuada para encabezar la regeneración democrática; primero tendría que explicarnos qué contenían los sobre marrones que recibía periódicamente de Luis Bárcenas,   por qué le prestó su apoyo personal e incondicional hasta última hora, y cuál era el origen del dinero de la caja B del partido. Y no parece estar dispuesto a hacerlo.

Por cierto, si queremos comenzar la regeneración democrática  cambiando las reglas del juego cuando está a punto de finalizar el partido, de forma tramposa y por motivaciones exclusivamente partidistas, mal empezamos. Y que nadie olvide que para cambiar la Ley Electoral con el objetivo de que sea alcalde el candidato de la lista más votada, primero se tendrá que cambiar la Constitución, porque el articulo 140 de la misma impide que así sea. Y eso son palabras mayores que requieren, por decencia democrática, un consenso. Pero quien no confía en la democracia tampoco cree en la decencia, y así nos va. Nunca aprenderán.

(Publicado en elplural.com y Asturias24)

 


El caso Pujol, sólo un ejemplo de cómo el poder político ha venido funcionando en las últimas décadas

puyol

Una vez que finalice el mes de agosto la justicia tendrá que ponerse las pilas para investigar en profundidad todas las fechorías de la familia Pujol de los últimos 35 años, aunque por el momento la noticia solo se ha convertido en uno de los culebrones del mes de agosto, para entretenimiento de propios y extraños. El asunto es de tal gravedad que puede remover las cloacas del poder de las últimas décadas, y salpicar a decenas de políticos que hasta la fecha creían estar libres de sospechas. Y es que del 3% exigido que decía Maragall en el año 2005, que en algunos casos era del 5%, e incluso más, muy pocos se salvan en todo el territorio español; y más de uno acostumbraba a apropiarse para sí de parte del dinero ilegal destinado para la financiación irregular de su propio partido. Pura delincuencia política de alto standing, que ha gozado de una escandalosa impunidad.

Nadie en su sano juicio se puede creer que el dinero oculto en paraísos fiscales proceda de una herencia. De ser así sería fácilmente demostrable con la documentación que así lo acredite, y en un pispás todo quedaría resuelto. El delito fiscal por no declarar la fortuna recibida podría estar prescrito, y el haberse acogido supuestamente la familia Pujol a la amnistía fiscal haría el resto para exonerarse de responsabilidades penales. Pero el asunto tiene un calado mucho más profundo, del que tienen conocimiento los que han rodeado al “venerable” durante sus 23 años de mandato ininterrumpido, incluido el propio Mas.

Al mismo tiempo que  vamos conociendo detalles de la fortuna de Jordi Pujol, y sospechamos cómo la ha conseguido, con cierta perplejidad le vemos paseando al estilo capo de la camorra por una de sus grandes mansiones, muy posiblemente mantenida o adquirida, al menos en parte, con dinero de procedencia ilegal. Tal parece  que la alta delincuencia de nuestro país tiene bula para burlarse del resto del mundo, luciendo palmito con el saqueo de caudales públicos.

El Fiscal General del Estado, tan promiscuo en otros menesteres, parece estar ausente y huido del escándalo de la familia Pujol, como si la  cosa no fuese con él, olvidándose que es el máximo responsable de perseguir, con la máxima diligencia y celeridad, estos comportamientos irregulares que, por su gravedad y la alarma social que ocasionan, requerirían un tratamiento muy distinto. A Jordi Pujol debería de habérsele retirado ya el pasaporte, sin descartarse la petición de prisión preventiva para impedir que destruya pruebas incriminatorias, o desvíe su dinero a otros paraísos fiscales aún más opacos. Aunque lo más probable es que Torres-Dulce esté pendiente de recibir instrucciones del Gobierno de la nación, que fue quien le designó y controla todos sus movimientos y decisiones. Y ya sabemos como se las gasta Don Mariano en estos temas, máxime cuando una investigación en profundidad le puede pasar factura por el efecto boomerang.

Resulta lamentable  que en esta ocasión, y ya van demasiadas, el sindicato Manos Limpias, de ideología ultraderechista, haya  tenido que tomar la iniciativa para hacer arrancar con su querella la máquina judicial. Y ahora dependerá de la buena o mala voluntad del juez instructor, para que eso vaya a más, o se quede en nada. Porque Jordi Pujol sabe mucho, puede hacer rodar muchas cabezas si deciden cortar la suya, y el propio sistema democrático de los últimos 35 años pueda saltar por los aires.

Jordi Pujol se hizo famoso en las últimas décadas en Cataluña por muchas cosas, entre ellas la de gozar de un poder tan absoluto que le convertía en un intocable más de nuestra reciente democracia, gozando  de una escandalosa impunidad en sus actuaciones públicas y privadas, que comenzó por el caso de la Banca Catalana, del que lo sabe todo el exfiscal anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo. Su capacidad para presionar al gobierno central, a sabiendas de que su  partido se  había convertido en  una de las llaves de la gobernabilidad de nuestro país, hizo que desde Madrid se le consintiesen demasiadas cosas,  y su innegable astucia como político hacía el resto.

Durante todo su mandato como Presidente de la Generalitat hemos asistido a un intercambio constante de cromos entre Madrid y Cataluña, algunos de ellos envenenados, y son muchos los secretos que quedarán ocultos de por vida bajo las alfombras de la política. Pero si ahora estalla una bomba, se puede producir una deflagación en cadena, que afectará de manera especial  a los dos grandes partidos, PP y PSOE, ya metidos en indeseables casos de corrupción. Por eso es de temer que todo quede en nada, como siempre; y los partidos seguirán hablando de regeneración democrática, como ahora.  Todo un asco, con comportamientos propios de la mafia siciliana.

(Publicado en elplural.com y en asturias24.es)


La recuperación económica, la gran falacia del PP

raoyasustado

Rajoy, con la  única intención de perpetuarse en el cargo, tapa sus mentiras y contradicciones, con otras mentiras de mayor calado, que trata de vendernos como si fuese la panacea, cuando en realidad vamos camino de entrar en una espiral que nos conduce indefectiblemente  a  una ruina económica, que tardaremos décadas en superar. El PP ha conseguido en menos de tres años que nuestra país dependa exclusivamente de las “buenas intenciones” de los mercados, que alaban su labor a costa de tenernos totalmente dominados. Y no nos olvidemos de que la bajada de la prima de riesgo, ha servido única y exclusivamente para endeudarnos más, y depender aún más de los demás.

Los números cantan, y deberían de sonrojar a quienes afirman que estamos saliendo de la crisis, cuando lo que estamos consiguiendo es  estabilizar un grado de pobreza económica inimaginable hace muy pocos años. En el año 2011 nuestra deuda pública ascendía a 737.406 euros, lo que suponía un 70,50% de nuestro PIB, y significaba que cada español debía 15.942 euros. Y gracias a las políticas económicas del gobierno de Rajoy la deuda pública a finales del 2013  había ascendido a 960.666 euros, alcanzando un 93,90% del PIB, lo que situaba la deuda per cápita en 20.383 euros. Pero este proceso de endeudamiento sigue en aumento, y está a punto de alcanzar el 100% del PIB, lo que nos colocaría en situación de bancarrota, al deber más que lo que producimos.

Las “buenas noticias del gobierno” se fundamentan en que, con la bajada de la prima, ahora pagamos menos intereses, pero nadie nos ha explicado cómo se devolverá el aumento de la deuda que estamos contrayendo. De hecho una situación así se traduce en que  estamos secuestrados por los mercados, que pueden extorsionarnos cuando les plazca. Poco trabajo les costaría simular una nueva desconfianza hacia nuestro país, justificando así un aumento de la prima de riesgo y  la imposición de unos intereses inasumibles. Pero solo tensarán la cuerda si no nos portamos bien y desobedecemos sus órdenes, ya que por el momento somos un buen negocio para los especuladores, y  para  muchos años.

Si analizamos el Fondo de Reserva creado por la Seguridad Social para mantener las  pensiones del futuro, constatamos que cuando a finales de 2011 llegó al gobierno Mariano Rajoy, se había alcanzado la cifra máxima desde su creación con 66.815 millones de euros ahorrados. Y en menos de dos años  nuestros actuales gobernantes han sacado de la hucha más de 19.000 millones de euros, lo que supone más de un 25% del capital. Ello es consecuencia directa  del aumento del paro, la bajada del número de cotizantes a la Seguridad Social  y la precarización de los empleos, que hace que las aportaciones por cada trabajador hayan disminuido. Lo llamativo, y contradictorio, es que al mismo tiempo que el Gobierno afirma que la recuperación económica ha comenzado, se sigue metiendo mano en la caja común, y este mismo mes han dispuesto de otros 500 millones para pagar la paga extra del mes de julio. A este paso, en muy pocos años, el Fondo de Reserva se extinguirá y tendremos que seguir endeudados hasta límites inimaginables si queremos seguir pagando las pensiones.

En estos momentos hay más deuda, menos empleo, menos número de cotizantes, y más paro que en noviembre de 2011, cuando el PP ganó las elecciones por mayoría absoluta. Por lo que vender un fracaso como un triunfo resulta un insulto a la inteligencia de los ciudadanos. Y si añadimos los recortes en sanidad, enseñanza y bienestar social, debemos de pensar que Rajoy o es tonto, que lo  es, o es un hipócrita, que también lo es, cuando anuncia que todo va camino de solucionarse.

La situación es dramática y nos la venden como un logro positivo de este gobierno. Se puede mentir más, pero no mejor. Pero no es posible mantener por más tiempo un espejismo. La realidad es muy tozuda, y tarde o temprano, siempre sale a flote. ¿Hasta cuándo podemos soportar una situación así?. Los ciudadanos están siendo extremadamente prudentes, pero no es de descartar un conflicto social a corto plazo. Aunque también Podemos expulsarles con el uso de las urnas, el instrumento adecuado en un país que precisa recuperar cuanto antes la buena salud democrática, y acabar con la corrupción sistemática y con las mentiras.

(Publicado en elplural.com)

Comentarios desactivados more...

  • Recomendado

     
  • Mi Instagram

    En mi Instagram
  • Sindicación – RSS

    Agrégame a tu lector de feeds   

  • Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

    Únete a otros 62 suscriptores

  • Sígueme

    Hazte fan En Twitter

  • Lectores, ahora…

          

  • Del autor (recomendado)

    Otra de mis webs, fotos de Asturias

    Mi viaje a Namibia...fotos, consejos, etc

  • calendario

    octubre 2014
    L M X J V S D
    « sep    
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
  • Comentarios recientes

    • Inesa: Toño,¡Qué leen mis ojitos! Has vuelto y para recordarnos...
    • Toño Alonso-Gijón: Mira por donde creia yo que del Ratu ya lo...
    • Inesa: Lo que La Gaceta utiliza en mala parte, a mí me conmueve y...
    • Josean: Al círculo gintonic, tú ya sabe. …...
    • Inesa: Gracias, Josean. ¿A qué Círculo perteneces? Quiero apuntarme...
    • Inesa: Pero Victoria,¡a quien se le ocurre dejarse contagiar por...
    • Josean: Cagunmimantu. … miedu a qué...
    • Victoria: Inesa,Álvaro, Fernando, Josean y más gente…Es...
    • Inesa: No te quepa duda, Álvaro. Y además lo haremos encantados de...
  • Archivos

  • Categorías

  • Copyright © 1996-2010 SInLaVeniA. All rights reserved.
    iDream modificado por Dabo (@daboblog) para SInLaVeniA theme by Templates Next | Powered by WordPress