Tag: Corrupción

Que nadie se rasgue ahora las vestiduras con Rodrigo Rato

rodrigoratoquienes

Los mismos que le encumbraron, protegieron, y encubrieron durante décadas, se sorprenden ahora de los desmanes económicos de Rodrigo Rato, como si descubriesen ahora que era un personaje muy poco de fiar. Pero el problema para los dirigentes del PP no es que sea un desaprensivo, porque lo son muchos de los que dirigen ahora el destino de nuestro país,  sino que le han descubierto. Por eso os reproduzco el contenido de un artículo publicado en este blog el 4 de noviembre de 2009, cuando ya había dejado la presidencia del FMI y estaba a punto de ser nombrado presidente de Caja Madrid. Bajo el titulo “Pero, ¿quién es Rodrigo Rato?“:

Hay personajes en nuestra vida política que siempre son considerados como dioses, hagan lo que hagan y digan lo que digan, y sus noticias en negativo tan sólo se publican en letra pequeña; se asimilan a algunos  entrenadores de fútbol  que, después de fracasar en un equipo, son codiciados por otro y van rotando sin apenas desgastarse. Y esto es lo que parece ocurrirle  a Rodrigo Rato

Quizás lo más relevante en los últimos años de Rodrigo Rato es su pose muy estudiada, en donde la colocación de sus gafas y su “interesante” mirada tratan de hacerle distinto a los demás, consiguiendo ser respetado por casi todos. Pero aparte de una imagen, ¿qué hay verdaderamente detrás de este siniestro personaje que parece encandilar?. ¿Ya nadie recuerda la obligada intervención del Banco de Siero, propiedad de la familia Rato, que se convirtió en uno de los mayores escándalos económicos de la época franquista?.

Podría decirse que Don Rodrigo no es responsable de las andanzas de su padre, y es verdad; pero los turbios negocios de la familia Rato no están desvinculados de la actualidad. Sin ir más lejos el pasado 29 de octubre, se difundía la noticia de que un informe pericial encargado por el Juzgado de Instrucción nº 47 de Madrid, en un proceso judicial que mantiene imputadas a 16 persona por presunto “trato de favor”, avalaba la tesis de que Banesto había pagado a la familia Rato un sobreprecio por la compra de Aguas de Fuensanta, aunque el propio perito lo encontraba razonable, quizás porque las varas de medir son muy distintas para unos y para otros, y el poderoso casi siempre tiene razón, aunque no la tenga.

Rodrigo Rato tuvo la fortuna de haber coincidido su paso por el Ministerio de Economía con una época especialmente boyante en lo económico, y sólo necesitó copiar las recetas de Pedro Solbes, su antecesor, para salir airosamente brillante de su cargo. Pero en su debe está el haberse convertido en el artífice de la burbuja inmobiliaria en España trás su Ley del Suelo que lo liberalizaba, lo que facilitó la especulación galopante y provocó que los precios de la vivienda se duplicasen; y es ésta, y no otra, la causa de haber explotado la crisis en la construcción que se ha unido a la crisis económica sufrida a nivel mundial, la que ha colocado a nuestro país en una peor posición. Si a ello unimos el hecho de que la especulación del suelo, propiciada por las alegres recalificaciones llevadas a cabo por algunos Ayuntamientos,  es el origen de muchos casos actuales de corrupción (la “Operación Pretoria”, sin ir más lejos), vemos que su paso por la política durante los gobiernos de Aznar ha sido poco edificante para un futuro que ya sufrimos.

Y no podemos olvidar su paso como director gerente del Fondo Monetario Internacional, cuyo cargo abandonó en junio de 2007, sin haber terminado su mandato de cinco años, por “motivos familiares”, para dedicarse a sus hijos, y tras haber cumplido el tiempo necesario para hacerse acreedor a una buena pensión, compatible con otras actividades. En el fondo huyó del desastre que se veía venir en la economía mundial, y cuando tenía tiempo para subir al bote salvavidas, y dejó el FMI en un momento en  el que se llevaba a cabo una importante reconversión en su seno.

Rodrigo Rato es un liberal intervencionista, que ha llegado incluso a dudar del sistema capitalista cuando las “circunstancias” lo aconsejaban, lo que le convierte en un camaleón en el ámbito de la economía con un fondo de armario bien repleto. “Coherencia” no le falta, y el oportunismo parece ser su mejor cualidad para estar en el lugar adecuado y en el momento preciso cuando los cargos pendientes de asignar están bien remunerados.

Este es en síntesis el próximo presidente de Caja Madrid, la cuarta entidad financiera de nuestro país. ¿Es una elección adecuada?; cada uno tendrá su opinión, pero lo que no entiendo es la incoherencia de nuestro actual presidente de Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, al afimar que “Yo no soy contrario a Rato“, cuando pocos día antes mantenía lo contrario por estar molesto por su dimisión del FMI; quizás lo considere el menos malo de los posibles, pensando que con ello se evita que Esperanza Aguirre se convierta en presidenta “de facto” de Caja Madrid, cuando pretendía colocar a su “caballo blanco” Ignacio González, su mano derecha y actual vicepresidente del gobierno autonómico. En todo caso lo que parece evidente es que la politización de Caja Madrid se consolida definitivamente.

Y ahora que cada uno saque sus propias conclusiones. Por entonces gobernaba un tal Rodríguez Zapatero, pero en la Comunidad de Madrid el PP lo hacía por mayoría absoluta y había convertido Caja Madrid en su propio chiringuito.

Bookmark/FavoritesDifunde

“Rodrigo somos todos”, cantan alborozados, y en silencio, los dirigentes del PP

rodrigosomostodos

Hace unas horas contemplábamos como quién fuera vicepresidente del gobierno con el PP durante ocho años, y presumía de ser un azote contra el fraude fiscal, era detenido por los presuntos delitos de blanqueo de capital, fraude y alzamiento de bienes. El espectáculo se transmitió en directo, previa citación de todos los medios de comunicación,  para que el escarnio a la persona de Rodrigo Rato adquiriese el máximo nivel. Nadie se preocupó en ese momento de quién estaba detrás de esta  demostración de fuerza, que permitía transmitir la sensación de que el Estado de Derecho funciona gracias a la acción del gobienro. Pero todo se desinfló cuando horas después veíamos, también en directo, como se ponía punto final a su detención, al ser puesto en libertad sin tomar ninguna medida cautelar contra él.

Paralelamente el ministro de justicia proclamaba a los cuatro vientos que “esto demuestra que la ley está por encima de amigos o compañeros“, lo que hizo sospechar a más de uno que, al haberse hecho pública la noticia de que Rato se había acogido a la amnistía fiscal aprobada por quién fuese su colaborador directo, Cristóbal Montoro, los acontecimientos  se habían acelerado y se pretendía convertir la “detención” en una acto más de propaganda electoral del gobierno, que sacaba pecho de un montaje en el que han colaborado activamente  la Agencia Tributaria y la Fiscalía de Madrid, que funciona bajo el control directo de la Fiscal General del Estado, a su vez lacaya del gobierno.

Lo cierto es que el “detenido” fue puesto el libertad sin haber ni tan siquiera visto la cara del juez que acordó ambas medidas, pudo dormir en su casa, y hasta tiene la posibilidad de viajar hoy a Suiza para continuar con las labores de blanqueo de capital y posiblemente seguir destruyendo pruebas. Muy ingenuo será quien crea que este tipo de personajes esconden la documentación sensible en su propio domicilio o en su despacho personal.

Por lo que ahora sabemos no había ninguna investigación judicial abierta, en la mañana del 16 de abril la Agencia Tributaria se apresuró a mandar un informe al fiscal jefe de Madrid, para que éste a su vez acudiese presuroso al juzgado de guardia para solicitar un inmediato registro judicial, que se llevó a cabo  horas después. Todo un montaje preparado por los políticos que nos gobiernan para llevar a cabo un acto electoral a costa de hacer sangre con uno de los suyos. Ni la mafia italiana podría hacer las cosas mejor y con tanta rapidez.

Visto lo visto hoy los dirigentes del PP podrían cantar al unísono, pero en silencio,  “Rodrigo somos todos“, solo que a unos ya les han cazado y a otros no. Es la única diferencia entre los que gobiernan y los que han dejado de hacerlo. Ahora que el 30% de los españoles sigan votando a estos manipuladores, trileros impresentables, carentes de escrúpulos, que son capaces de todo con tal de mantenerse en el poder.


Orden de búsqueda y captura para el ministro Cristóbal Montoro

Tan locuaz y charlatán, nuestro “flamante” Ministro de Hacienda e Instituciones Públicas parece haberse olvidado de que la tierra es redonda y de que el día sucede a la noche, hasta el punto de que lleva una semana en ignorado paradero, por lo que no ha quedado más opción que emitir una orden ciudadana de búsqueda y captura, para que dé explicaciones públicas de todo lo que está ocurriendo alrededor de su persona, y confiamos en que con  el mismo estilo que le caracteriza para criticar y sembrar dudas sobre los demás.

Personaje siniestro, mordaz y alejado de los comportamientos que deben de adoptarse por quien se supone tiene las llaves de nuestro dinero, Cristóbal Montoro ha conseguido en tres años destruir definitivamente la imagen de seriedad, imparcialidad y neutralidad que debe trasladar a los ciudadanos la Agencia Tributaria, que siempre debe de estar ajena y distante a los cambios políticos, para convertirla en una fuente de información privilegiada para sus intereses políticos y de partido, hasta el punto de que la ha transformado en un chiringuito más del partido en el gobierno, que ha servido para perdonar deudas millonarias a sus amigos defraudadores mediante una amnistía encubierta, perseguir implacablemente al honrado ciudadano por meros errores en su declaración,  verter insinuaciones maliciosas frente a destacados miembros de la cultura que no les son afines, y ocultar sus propias vergüenzas para exonerar a los suyos de graves responsabilidades penales.

Los enfrentamientos entre la Agencia Tributaria y el juez Ruz se han convertido en la gota que colmó el vaso, al atribuirse aquella facultades para decidir lo que es o no es delito, cuando es competencia exclusiva del instructor, de la misma manera que éste no debe decidir si una determinada irregularidad fiscal es motivo o no de sanción administrativa. Pero comparar al PP con Cáritas, por el mero hecho de que ambas entidades formalmente gozan de los privilegios de las organizaciones sin ánimo de lucro, es tal dislate que insulta al sentido común de la mayoría de los ciudadanos, cuando ya sabemos  que el PP se ha convertido en un negocio muy lucrativo para muchos de sus dirigentes y allegados.

Es cierto que la Ley de Partidos Políticos deja exentas del pago del Impuesto de Sociedades las donaciones que reciban y sean destinadas a los fines propios del partido. Pero obviamente se está refiriendo a donaciones legales, transparentes, incluidas dentro de la contabilidad oficial auditada por el Tribunal de Cuentas, y que no excedan de los límites legalmente establecidos. Y, por supuesto, no incluye las donaciones obtenidas ilegalmente, procedentes supuestamente de comisiones pagadas por empresas con el objetivo de obtener a cambio concesiones de obras públicas, dinero negro puro y duro que tan solo se refleja en su contabilidad B, conseguido al estilo mafioso de los años 40 de Lucky Luciano. Por lo que darle el mismo tratamiento fiscal es todo un despropósito jurídico, alejado de los principios que deben presidir un Estado de Derecho decente, del que tanto queremos presumir.

Para que todos nos entendamos, el PP se financia de forma ilegal con dinero negro y no declarado, trata de blanquearlo repartiéndolo en sobre marrones a sus dirigentes y mediante la ejecución de obras en su propia sede, consensúa con el arquitecto ejecutor su entrega en B para que éste se ahorre el pago del IVA, convirtiéndose en colaborador necesario del fraude fiscal, y ahora pretende, con el apoyo de la Agencia Tributaria controlada por  el propio Cristóbal Montoro, que se le dé el mismo tratamiento que al dinero legal. Todo un escándalo, que en un país decente hubiese provocado su inmediata dimisión.

Pero como no hay dos sin tres, ahora sabemos que los beneficios del despacho fundado por Cristóbal Montoro, denominado actualmente Equipo Económico S.L., crecieron como la espuma en época de crisis cuando aquél lo abandonó para dedicarse de nuevo a la política y convertirse posteriormente en Ministro de Hacienda. Todo ello “casualmente” gracias al contrato millonario firmado con Madrid Network, empresa semipública de la Comunidad de Madrid, presidida por entonces Antonio Beteta, actual Secretario de Estado de Instituciones Públicas, dependiente del propio Cristóbal Montoro.  Un caso de tráfico de influencias de libro, tipificado en el artículo 428 del Código Penal, y penado con multa y prisión de seis meses a dos años, de esa que se tiene que cumplir cuando los hechos son socialmente reprobables y producen escándalo público, como le ha ocurrido a la propia Isabel Pantoja, que por mucho menos está en la cárcel.

Pico a la puerta, ¿está el Sr. Montoro?… No contesta, parece que se ha escondido en el cuarto de las escobas hasta que amaine el temporal. Y mientras tanto el PP y Don Mariano Rajoy dándonos a todos lecciones de honradez y exigiendo a los griegos que cumplan sus compromisos, cuando ellos hacen todo lo contrario a lo que prometen, meten la mano en la cartera del dinero público, y gozan de una impunidad escandalosa. Qué vergüenza.

(Publicado en elplural.com y en Asturias24.es)

 


El caso Monedero puede volverse contra el PP… No caigas en su trampa

monedero10

Hace años, cuando aún no estaba en política y Podemos ni siquiera era un proyecto realizable, un tal Juan Carlos Monedero realizó en su esfera privada una serie de trabajos propios de su especialidad profesional, para determinados países sudamericanos, como han hecho un sinfín de catedráticos y profesores universitarios en las últimas décadas. Como las cosas funcionan como funcionan, tardó años en percibir su remuneración, y decidió crear una sociedad unipersonal para facturarlos. Quizás este fue su gran error, pero muy posiblemente siguiendo los consejos de un asesor fiscal. No olvidemos que en este país existen miles de sociedades unipersonales o familiares creadas con el único fin de tributar a la Agencia Tributaria, recomendadas por los propios asesores fiscales, y nadie se rasga las vestiduras por ello.

Si Monedero no fuese en la actualidad un destacado activista político de un partido que aspira a gobernar nuestro país, que se ha convertido en  la principal oposición al Partido Popular, no hubiese pasado nada, o a lo sumo Hacienda le habría remitido una declaración paralela, de entender que tributaba indebidamente, lo que podría ser discutido incluso ante los Tribunales, dadas la diversas interpretaciones existentes en situaciones similares. Lo que es evidente es que declaró sus ingresos, y cuando se cuestionó públicamente si era o no correcto hacerlo a través de una sociedad unipersonal, decidió aplicarse para sí mismo el criterio más exigente, y presentar una declaración complementaria, por lo que en estos momentos está al día  con Hacienda, e incluso se le debe un dinero ingresado en exceso.

Lo que sí resulta escandaloso y delictivo es que el Gobierno, a través de Cristóbal Montoro, o allegados a éste, filtre a la prensa, por motivaciones políticas y partidistas, un documento secreto de la Agencia Tributaria, como es la declaración de un particular, con la única finalidad de construir un escándalo político. Es el mismo gobierno  que se negó a publicar las listas de los mayores defraudadores de este país, y  que alegó motivos de confidencialidad para ocultar las personas que se acogieron a la amnistía fiscal.  Pero Juan Carlos Monedero es la excepción,  por cuanto es preciso destruir y desprestigiar a un movimiento político que aspira a expulsar del poder al partido más corrupto de la historia de la democracia.

La revelación de secretos, en sus diversas vertientes, está castigada en nuestro Código Penal con severas penas, que pueden llegar a una privación de libertad de 3 a 5 años para un caso como el que nos ocupa. Y conocer el autor de la filtración es más que sencillo, porque el sistema de seguridad para controlar el acceso a la información y bases de datos de la Agencia Tributaria permite identificar a quien lo haga, al quedar su huella marcada, e incluso se puede saber el día y hora de su acceso y los motivos que alegó para hacerlo. Por lo que sería conveniente que se abra una investigación de inmediato para conocer al autor de la filtración para que responda por ello, e incluso es un hecho de tal gravedad que exgiría la intervención de la Fiscal General del Estado, que parece estar en ignorado paradero desde su nombramiento.

Muchos periodistas y políticos que ahora se rasgan las vestiduras frente a Monedero, a buen seguro tendrán constituidas sociedades unipersonales o familiares para declarar a Hacienda sus ingresos por sus actividades profesionales, y les recuerdo que pueden ser víctimas del efecto boomerang. Incluso muchos ídolos del fútbol (Messi y Casillas, entre otros muchos), se han encontrado en situaciones similares, y han regularizado su situación sin que nadie les haya acusado de cometer un fraude fiscal; y más de uno, como es el caso de Gerard Piqué, ha decidido no pagar la suma reclamada y discutir la procedencia de la misma en los tribunales, lo que podría haber hecho igualmente Juan Carlos Monedero.

Un tal José María Aznar, Presidente de Honor del PP, muy pocos meses después de dejar de ser Presidente del Gobierno constituyó junto con Ana Botella Famaztella S.L., con un capital social de 3.006 euros, una sociedad familiar cuyo objeto social era “la explotación de los derechos de propiedad intelectual de doña Ana Botella Serrano y de don José María Aznar López en todas sus manifestaciones, como libros, escritos, discursos, alocuciones, conferencia y otras análogas”, a través de la cual ha facturado millones de euros, supuestamente para declarar menos a Hacienda. La Agencia Tributaria  abrió una inspección a la citada empresa en el año 2013, que fue cerrada pocos meses después, presumiblemente sin sanción. Nada se dijo de fraude a Hacienda, ni de delito fiscal, pero lo cierto es que esta sociedad encubre unas actividades personales que, aplicando el criterio que se exige a Monedero, deberían de haber tributado por encima del 45%,  y no por el impuesto de sociedades.

La Vicepresidenta del Gobierno ha llegado a afirmar con su lengua viperina que “Si todos los españoles hicieran lo que hace Monedero a ver cómo íbamos a pagar los servicios públicos, la Sanidad o la Educación“. ¿Le damos la vuelta?: “Si todos los españoles hicieran lo que ha hecho Monedero, declarando sus ingresos, haciéndolo en España, y presentando su declaración complementaria ante las dudas surgidas, podríamos haber evitado los recortes en los servicios públicos, la Sanidad o la Educación“.

En el fondo todo esto es un burdo montaje de una derecha que no tiene escrúpulos para mentir, difamar, engañar y tratar de manipularnos a todos. La hipocresía, el cinismo y el fariseísmo nos gobierna. Su única intención es tapar sus vergüenzas, aunque se conforman con que pensemos que los demás son  tan sinvergüenzas como ellos. No caigas en su trampa.

(Publicado en elplural.com y en Asturias24)


Bárcenas puede querellarse contra el Ministro de Justicia

rafaelcatala

Muy desafortunado para los intereses de los suyos ha estado el actual Ministro de Justicia, Rafael Catalá, al afirmar que “Bárcenas se ha quedado con dinero del PP“. Sus acusaciones son inapropiadas en razón al cargo que ocupa en el Gobierno, y han permitido que el extesorero pueda retar al Partido Popular  a que se querelle contra él por un presunto delito de apropiación indebida. Parece obvio que quien se siente víctima de una sustracción de dinero acuda de inmediato a la justicia para denunciar tal situación, en mayor medida si conoce su nombre y apellidos y tiene posibilidades reales de conseguir que le sea reintegrado, dado el importante patrimonio que posee el autor de los hechos, por lo que resulta extraño que todo se quede en palabras.

El PP protegió, defendió, y alabó la excelente labor de Luis Bárcenas en el partido durante años, trató de comprar su silencio con una “indemnización en diferido” mientras había visos de poder salvar la situación, y cuando fue incriminado y encarcelado por graves delitos económicos lo consideró totalmente amortizado y se lanzó a su yugular, tildándole de delincuente peligroso para desacreditar sus declaraciones, que involucraban a todas las cúpulas del PP de las últimas décadas. Pero ahora sus numerosos voceros deben de tener mucho cuidado con sus palabras, no sea que en su afán de desprestigiar al extesorero incurran en contradicciones que hagan que se descubra de una vez toda la sucía verdad, que nos tratan de ocultar.

Si le damos la vuelta a la tortilla, Rafael Catalá ha puesto en bandeja  la posibilidad de que Luís Bárcenas pueda querellarse contra él por un presunto delito de calumnias, al haberle acusado,  falsamente a juicio del extesorero, de haber cometido un delito de apropiación indebida. No olvidemos que una  imputación de tal naturaleza se encuentra sancionada en el artículo 207 de nuestro Código Penal, con una pena que puede llegar a los dos años de prisión.

Imaginemos que esto ocurre, al decidirse Luis Bárcenas a querellarse contra el actual Ministro de Justicia. Ello obligaría a este último, para poder exonerarse de responsabilidad penal,  a demostrar que son ciertas sus acusaciones. El tal caso debería de acreditar el dinero que fue objeto de apropiación, en dónde se encontraba depositado y, en especial, su procedencia. Y dado que el PP mantiene que sus únicas cuentas son las oficiales, debería descubrirse fácilmente con el examen de la contabilidad auditada, de la que reiteran no existe ninguna irregularidad.

Otra cosa es que Luis Bárcenas, como todos sospechamos, se haya apropiado de parte del dinero B del Partido Popular, pero esto no puede discutirse en los tribunales porque, en palabras de María Dolores de Cospedal, la contabilidad B es de Luis Bárcenas, y no de su partido. Lo cierto es que el galimatías en el que se han metido nuestro actuales gobernantes es de tal entidad que solo un acto de fe de los muy creyentes permite darles algún grado de credibilidad. Aunque ya sabemos que la fe mueve montañas, y puede llegar a esconder toda la podredumbre que les rodea; para ello es preciso estar mal del olfato, porque el olor a corrupción e inmoralidad es muy difícil de eliminar.

 No obstante lo previsible es que ni uno ni otro lleguen a la querella, porque tanto el PP como Luis Bárcenas son conscientes de que los tribunales no son el campo de batalla adecuado para dirimir sus diferencias. Bastante tienen en los Juzgados como para darles cancha a los jueces para que les rematen definitivamente. Eso sí, en las próximas semanas, mientras negocian en secreto la salida más adecuada para que todos puedan salvarse, se tirarán dardos sin cruzar la línea roja. Aunque si el PP comete errores e incurre en extralimitaciones, Luis Bárcenas puede cabrearse de verdad, y hacer pública parte de la munición que tiene guardada en su polvorín.

Para quienes aún creemos que es posible recuperar la decencia en la política, la situación que vivimos es sucia, asquerosa e infumable. Rajoy y compañía, una pandilla de cobardes incapaces de asumir sus responsabilidades, no deberían tener cabida en nuestro futuro inmediato, si queremos de verdad acabar con la corrupción en nuestro país. La solución es muy fácil y sencilla, las urnas tienen la última palabra y pueden poner a cada uno en su sitio.


El PP atrapado por el caso Gürtel

barcenasrajoy

Quienes, prevaliéndose de su posición dominante, mienten y tergiversan la realidad de los hechos con la única finalidad de confundir y engañar a los ciudadanos, tratando de justificar lo inaceptable,  demuestran tener sus mentes podridas, lo que representa una forma más de corrupción. Eso es lo que están haciendo los dirigentes del PP en los últimos días, con la intención de manipular nuestros cerebros, pretendiendo que creamos que ellos son unas víctimas más de la corrupción de los suyos, cuando han sido cómplices y encubridores de las fechorías cometidas por sus compañeros de partido, ahora acusados formalmente en el caso Gürtel. Pretenden tomarnos por tontos, y eso es insultar a la inteligencia de los ciudadanos, que sabemos muy bien lo que ha pasado, y quiénes son los principales responsables, al margen de que se sienten o no en el banquillo de los acusados.

Querer negar la existencia de la caja B, cuando la policía, el juez instructor, la Fiscalía Anticorrupción y la propia Abogacía del Estado no la ponen en duda, es toda una osadía incalificable, que enfanga el futuro político de personas tan relevantes como la propia Secretaria General del  PP, María Dolores de Cospedal, entre otras muchas. Este no es el camino más adecuado para condenar y querer acabar con la corrupción, sino todo lo contrario, pues lo que se pretende con tales actitudes no es otra cosa que negar la evidencia, y converger con las propias mentes de los que han sido acusados de corrupción.

Ante los escritos de acusación que vamos conociendo en el  caso Gürtel, se está utilizando por Carlos Floriano y  compañía un argumento engañoso, como es el hecho de afirmar que el PP no ha sido acusado formalmente en el proceso, cuando lo está siendo a través de sus últimos tres tesoreros (Álvaro Lapuerta, Ángel Sanchís y Luis Bárcenas), que eran los encargados del control del dinero del partido, en base a tener por probado que el Partido Popular se financió de manera irregular  entre los años 1990 y 2008. Obviamente el PP como tal no puede ser acusado formalmente, por cuanto no fue hasta la modificación del Código Penal del año 2010, cuando se reguló por vez primera en el artículo 31 bis que “las personas jurídicas serán penalmente responsables de los delitos cometidos en nombre o por cuenta de las mismas, y en su provecho, por sus representantes legales y administradores de hecho o de derecho“. Parece obvio que haber estado en vigor este precepto con anterioridad a la fecha en la que tuvieron lugar los hechos que ahora se enjuician, el Partido Popular habría sido acusado formalmente.

Pero ello no impide que se les considere responsables civiles por haberse beneficiado a título lucrativo de las actividades ilícitas cometidas por sus tesoreros, que es tanto como decir que disfrutaron del uso del dinero obtenido de forma ilegal, y por ello tienen sus  manos manchadas. Y, con lo listos que son,  no debemos tener la menor duda que Rajoy y compañía lo sabían y lo consintieron, por mucho que ahora quieran mirar para otro lado. No olvidemos que la rehabilitación de la sede del PP en la calle Genova fue financiada en parte con dinero B, procedente supuestamente de donaciones efectuadas por empresas que se beneficiaron de importantes adjudicaciones, y que no fueron declaradas ni constan en su contabilidad oficial.

En un país decente, y el nuestro no lo es, una acusación formal en la que se piden por delitos de corrupción cientos de años de prisión para excargos del PP, que lo eran cuando se cometieron los hechos, haría caer a un Gobierno. Los actuales dirigentes del partido en el gobierno, con su actitud, están demostrando que carecen de la menor dignidad personal y política, y no merecen ostentar los cargos que ocupan. Y les auguro un sufrimiento permanente en los próximos meses; la sombra del Caso Gürtel es alargada y más de uno tendrá pesadillas soñando con Baltasar Garzón, que ya ha conseguido su objetivo, a pesar de haber sido expulsado de la carrera judicial por la única razón de tratar de perseguir la corrupción política.

Por cierto, resulta extraño, desconcertante  e incomprensible que el mismo día en el que se conoció que la Abogacía del Estado pedía más de 60 años de cárcel para Luis Bárcenas, la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional decretase su libertad bajo fianza de 200.000 euros, alegando, entre otros motivos para creer que no se fugará, su arraigo “personal, social, familiar y laboral” con nuestro país; se les ha olvidado mencionar  en su resolución que su arraigo “económico” se ubica en Suiza y en diversos paraísos fiscales; pero eso ya lo sabemos todos los ciudadanos. Vergonzosa decisión, que emborrona la actuación de la justicia, cuando todo parecía discurrir por sus cauces.

Y ahora solo nos queda esperar acontecimientos, que intuyo pondrán aún más en su sitio a nuestros actuales gobernantes, a quienes les auguro un futuro muy poco prometedor. Con que se conozca la verdad será suficiente.

(Publicado en elplural.com)


El discurso del Rey

felipevi

Como estos días estamos ociosos,  todos los medios de comunicación, políticos y comentaristas al uso, se han dedicado a diseccionar el discurso del Rey, tratando de analizar lo que dijo, lo que no dijo y lo que quiso decir, para extraer conclusiones “relevantes” que pueden sorprender hasta al mismo Felipe VI. Pero nadie ha reconocido que él no escribe sus discursos, y que el propio Gobierno de turno supervisa su contenido para que no se extralimite en su función de figurín. Porque el monarca es eso, y poco más, aunque nos cueste un pastón a todos mantener esa institución caduca, obsoleta, aburrida y, para mayor inri, muy poco ejemplarizante.  Lo siento, pero esto de la sangre azul en el siglo XXI lo llevo mal.

El pasado 25 de diciembre escuchaba en la Cadena Ser comentarios sobre su puesta en escena, que denotan que en este país nunca seremos mayores de edad, y siempre nos quedamos con lo superfluo. A más de uno  le llamó la atención que la corbata azul hacía juego con el color de sus ojos, o que que el traje era demasiado claro para el momento solemne, o que el pequeño belén situado  junto a una foto de sus padres era el pasado que contrastaba con su figura juvenil, aunque ya no tanto. ¿Y para ver y decir eso gastamos electricidad, con lo cara que está?.

Otros comentaban, repitiendo las mismas palabras que escuchamos recientemente de boca de Rajoy, que había sido contundente al condenar la corrupción, lo que contrasta con el silencio que mantuvo cuando afloraron los trapos sucios de su familia biológica, que por ciento hasta ahora nunca ha comentado; y no estaría de más que nos diese una explicación sobre lo ocurrido en los últimos años. Cualquiera en su casa se entera, si tiene una hermana que vive por encima de sus posibidades y un cuñado que utiliza el nombre de su suegro para hacer negocios.

Si Felipe VI quiere ser de verdad un Jefe del Estado moderno y con un comportamiento acorde con los tiempos en que vivimos, solo será creíble si se despoja de sus privilegios e impone la transparencia absoluta en todo lo que afecte a la Familia Real. A modo de ejemplos, ¿no le gustaría conocer a sus supuestos hermanos biológicos, a los que se les veda la posibilidad de acudir a los tribunales de justicia para que puedan saber quién es su padre de verdad?; ¿estaría dispuesto a comparar el patrimonio de su progenitor cuando fue coronado Rey  con del que el que tiene actualmente, y aclararnos su orígen y dónde se encuentra depositado?; que no se olvide que él es uno de sus herederos, y en unos años pasará en parte a sus manos para poder disfrutarlo, al que tienen derecho también sus hermanos extramatrimoniales.

Nuevamente lo siento, pero esto de lo Corona,  la Familia Real, sus privilegios, y la hipocresía que rodea a todo este entorno,  lo llevo muy mal, y nunca lo podré entender. Pero mientras no nos quede más remedio que soportarlo, no estaría de más que el actual monarca se deje de milongas y permita que afloren los hechos, para que al menos podamos saber si es digno de respeto. No es mucho pedir y nos lo merecemos.

 (Publicado en elplural.com y en Asturias24)


  • xixon
  • Recomendado

     
  • Mi Instagram

    En mi Instagram
  • Sindicación – RSS

    Agrégame a tu lector de feeds   

  • Suscríbete al blog por e mail

    Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

  • Sígueme

    Hazte fan En Twitter

  • Lectores, ahora…

          

  • Del autor (recomendado)

    Otra de mis webs, fotos de Asturias

    Mi viaje a Namibia...fotos, consejos, etc

  • calendario

    abril 2015
    L M X J V S D
    « mar    
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    27282930  
  • Comentarios recientes

    • juan: parece que ha asegurado el “puestín” y los de sus...
    • Joxetxo: Rodrigo Rato nos debe muchas explicaciones a todos los...
    • Paco López: Una más de la corrupción que destila el PP y el...
    • Álvaro: Esta vez coincido plenamente contigo, Fernando. Por culpa...
    • susanna: Venezuela,siempre Venezuela. Como si no tuvieramos...
    • MANÍN: Este sinvergüenza es uno de los grandes farsantes y...
    • Paco López: Se me olvido poner la noticia:...
    • Paco López: La ”ley Mordaza” ya ha entrado en vigor....
    • Vicenç Massana: Amigo Álvaro sobre el lado oscuro del...
  • Archivos

  • Categorías

  • Copyright © 1996-2010 SInLaVeniA. All rights reserved.
    iDream modificado por Dabo (@daboblog) para SInLaVeniA theme by Templates Next | Powered by WordPress