No, no me he equivocado, he escrito Astucias y no Asturias; estos no son los premios “oficiales” otorgados por jurados elegidos dedocráticamente de entre los políticos al uso y gentes de reconocido “prestigio”. Estos premios, que pretenden convertir en sátira lo que es una burla más de nuestro país, se han concedido por elección popular de entre los que más “méritos” han conseguido haciendo el ridículo. No tendrán tanta difusión, pero son premios denuncia, para demostrar que lo impuesto por los poderosos solo persigue el autobombo y sus méritos se miden -salvo puntuales excepciones- por la publicidad gratuita que les puedan conceder los premiados; y ahi se les acaba la historia si no fuera por el dinero que se malgasta entre protocolos y premios en metálico, mientras una parte de nuestra población asturiana pasa hambre y ya han comenzado los suicidios por los desahucios, y y horas después de que el naufragio de una patera llene Alhucemas de cadáveres.

Hoy en Malayerba, uno de los bares más curiosos de la capital asturiana, en el que el mobiliario y la decoración están realizados con materiales reciclados, ha tenido lugar la Gala de entrega de los Premios 2012 concedidos por la Fundición Príncipe de Astucias. Y estos han sido los premiados:

Premio Príncipe de Astucias de las ARTES:  Santiago Calatrava, por llevar la arquitectura a una nueva dimensión mediante el arte del engaño y el disfraz. Curiosamente este personaje también consiguió el “Premio de Verdad” en 1999, todo un fiasco por lo que ahora sabemos. Ignoro por qué no se le despoja del premio, como se hace con un ciclista cuando se descubre que se ha dopado.

Premio Príncipe de Astucias de las CIENCIAS SOCIALES: José Ignacio Wert, por su apoyo incondicional a esos avanzados que luchan tenazmente contra el mito de la co-educación: los niños con los niños y las niñas con las niñas. Nuestro denigrante Ministro de Educación es un ejemplo a no seguir.

Premio Príncipe de Astucias de la CONCORDIA: Ana Botella, por habernos puesto a todos de acuerdo sobre el asunto de su coeficiente intelectual, indistintamente de nuestro credo o convicciones políticas. Entre sus  “méritos personales” destaca el de ocupar la alcaldía de Madrid sin elección popular.

Premio Príncipe de Astucias de la INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA Y TÉCNICA; Mariano Rajoy, por descubrir la marianización (capacidad de un sólido para desaparecer al aumentar la presión ambiental y aparecer al instante en otro lugar, por ejemplo un estadio polaco). En fín, para ser más concreto el político que ha conseguido inventar la fórmula para hundir nuestro país en menos tiempo.

Premio Príncipe de Astucias de COMUNICACIÓN Y HUMANIDADES: Diario La Razón, por mostrarnos el verdadero rostro de los insurrectos líderes estudiantiles. Hasta el último momento estuvo compitiendo con su director Francisco Marhuenda, a quien todo lo humano le es ajeno.

Premio Príncipe de Astucias de las LETRAS: UPyD, no se muy bien cuales son sus méritos, pero no me negarán que hacer un partido político con las letras U, P y D tiene su mérito, y a alguien había que concederlo. Hasta el final estuvo muy reñido, ya que Emilio Botín, era el rival mejor colocado.

Premio Príncipe de Astucias de COOPERACIÓN INTERNACIONAL: Ex aequo para Standard & Poors, Moody’s, Fitch, el FMI y la UE, por rescatar a Grecia, Irlanda, Portugal y España del anonimato geopolítico.

Premio Príncipe de Astucias de los DEPORTES: Iñaki Urdangarin, Duque de Palma, por la gran cantidad de condecoraciones alcanzadas en su gran actuación en el Palma Arena, así como en otros pabellones y despachos.

Pese a que no se les entregaba un puto duro de premio y tuvieron que pagar de su bolsillo el hotel y la comida, asistieron todos los premiados, y el éxito de público asistente hizo que el local estuviese a tope. Eso si, en el exterior no había barreras de seguridad para “proteger” a las autoridades de los incívicos ciudadanos, no se requería invitación, y cada uno se pagó su caña. La sorpresa de la noche fue la asistencia de Don Juan Carlos, que quiso acompañar a su yerno Urdangarín para demostrarle que la familia es lo primero.

Dentro de unas horas se entregaran los premios de mentira, los que no se conceden por voluntad popular ni por méritos adquiridos, aquellos en los que los asistentes se ponen la careta para fingir lo que no son; y a los que no pienso asistir, entre otras cosas porque no  han tenido el detalle de invitar a algún ciudadano de a pie, de esos que pagamos impuestos  para que los famosillos de la farándula politiquera se diviertan.

La parodia, la iironía, la sátira,  la provocación y el sentido del humor hoy han triunfado; mañana será otra cosa.

Podéis ver el acto:

-1ª parte aquí

-2ª parte aquí

(Os confieso un secreto, me tocó hacer de Rey).

Bookmark/FavoritesDifunde