Gullfoss, la cascada mayor de Europa, es una de las atracciones más populares del país  y se encuentra en el amplio cauce del río Hvítá.

Según se acerca el visitante a la cascada, la grieta sobre la que se desliza queda oculta de la vista, dando la sensación de que el poderoso río simplemente desaparece dentro de la tierra.

El caudal medio en esta catarata es de 140 m³ por segundo en verano y 80 m³/s en invierno. El máximo flujo de agua medido es de 2000 m³/s.

Es conocida como la “Cascada de oro”, en alusión a los fenómenos de refracción que los rayos solares crean en el agua pulverizada que se levanta del salto

La cascada de Gullfoss se encuentra a 111 kilómetros de Reikiavik, distancia que puede recorrerse en apenas hora y media.

Durante la primera mitad del siglo XX y algunos años más adelante, se creó una importante especulación acerca del posible uso de Gullfoss para generar electricidad. Durante este periodo la catarata fue alquilada indirectamente a inversores extranjeros por sus dueños, Tómas Tómasson y Halldór Halldórsson. Sin embargo, los intentos de los inversores de llevar a cabo el proyecto fracasaron, parcialmente por falta de fondos. La catarata fue vendida posteriormente al estado islandés.

La calzada de Gullfoss es una visita obligada, y pertenece al conocido “Circulo de Oro”, que hoy comenzamos a visitar.

 

 

 

Bookmark/FavoritesDifunde