Negar la evidencia es un error, un nuevo error de nuestros políticos que son incapaces de reconocerse así mismos y reciclar sus comportamientos. Que un magistrado, en este caso el juez Pedraz, encuentre la raíz de los abusos de poder de nuestros actuales gobernantes en la “decadencia de la clase política”, en modo alguno supone una extralimitación en sus funciones, sino que por el contrario analiza una realidad de la que se derivan unas consecuencias que hacen que nuestro sistema democrático se resquebraje. Y la censura prácticamente unánime de políticos de uno y otro signo  a la expresión del juez confirma que éste tiene razón en sus afirmaciones.
El país precisa con urgencia nuevas políticas y nuevos políticos para desarrollarlas; necesitamos que nuestros representantes sean eso, meros representantes temporales del mandato que les encomendamos, y esa misión no puede ponerse en manos de quienes ya han acredito que sólo saben engañarnos, mentirnos y manipularnos; incluyendo en el paquete de los sustituibles a todos los actuales politicos, por estar contaminados por unos vicios en su actuar que ya no tienen arreglo posible.
La corrupción y las corruptelas están tan arraigadas en el habitual comportamiento de los políticos que hace que muy pocos se salven, e incluso los honrados dejan de serlo cuando son incapaces de denunciar los comportamientos incorrectos de sus compañeros de partido. Es cierto que los políticos son el reflejo de una sociedad sin principios y sin valores, pero esto no puede servir de consuelo para quienes aún pensamos que esto tiene arreglo.
El juez Pedraz se ha limitado a afirmar lo que la mayoría de los españoles pensamos, y por ello ha sido insultado, vejado y menospreciado por quienes ostentan un poder absoluto, del que abusan a su antojo. Pretender tratar como delincuentes peligrosos a un grupo de ciudadanos por convocar una concentración que fue autorizada es todo un despropósito que ha tenido una más que correcta respuesta judicial.

Technorati Tags: , , , ,

Difunde