Visionando este vídeo, que cada uno juzgue por si mismo si es necesario felicitar a la policía por su actuación. Reconociendo que hubo un grupo de provocadores, parece evidente que las detenciones aleatorias y los golpes injustificados  destacan de manera especial, por lo que nadie debe de sentirse orgulloso de lo que ha ocurrido. Lo que es innegable es que los nuevos gobernantes  han dado un impulso a la represión de los ciudadanos, y nuestras libertades se encuentran en peligro. Estos se parece cada vez menos a una democracia real.

Bookmark/FavoritesDifunde