Todos los años nos pasa lo mismo, cuando pensamos que durante la segunda quincena del mes de agosto el verano se va desvaneciendo, siempre llega septiembre sorprendiéndonos con maravillosos días de sol y buena temperatura.

Esto fue lo que ocurrió hoy, durante el Día de Asturias; y como no podía trasladarme a Covadonga para celebrarlo, decidí hacerlo en Gijón paseando por Muro de San Lorenzo. Eso sí, como la luz no era muy adecuada para la fotografía, utilicé algunos de los efectos especiales que me permite la aplicación de Instagram que tengo instalada en el iPhone.

Para hacer una instantánea aceptable no es necesario disponer de una buena cámara. Es sí, es preciso cuidar la composición para que la fotografía resulte atractiva y compensada; siempre es mi objetivo prioritario, y en alguna ocasión lo consigo.

En ocasiones te encuentras con un pupurri de colores sobre la arena, que me ha permitido realizar esta divertida instantánea.

No faltó una visita al mediodía al Parque de Isabel la Católica en busca de un pavo real.

El atardecer resultó muy agradable en colorido y temperatura, por lo que decidí tomar el  último café del día en mi terraza favorita, dedicando una hora de mi vida a comenzar la lectura de un libro muy didáctico que acababa de adquirir, titulado “El arte del retrato“, de Haje Jan Kamps. Recomendable.

Bookmark/FavoritesDifunde