Un momento real capturado transmite la imagen que hemos querido parar en el tiempo para recordar en el futuro. Si buscamos intencionadamente difundir mucho con muy poco nos las podemos ingeniar acudiendo al minimalismo, que no es otra cosa que una corriente artística que intenta simplificar la inclusión de elementos en las imágenes haciéndolas muy sencillas, utilizando lo mínimo para ilustrar y transmitir; incluso para algunos puede llegar a convertirse en un estilo de vida.

La regla de oro del minimalismo es la simplicidad, que no tiene que asimilarse a poco interesante. Muy poco puede representar mucho, aunque en la riqueza del mensaje tiene mucho que ver la percepción  subjetiva de quién contempla la imagen. Eso si, la composición resulta fundamental para que la imagen resulte equilibrada y atractiva.

(las fotografías representan las farolas, intencionadamente torcidas, ubicadas junto al Fuerte Viejo, un antiguo complejo militar localizado en la parte baja del el Cerro de Santa Catalina, en Gijón.)

Bookmark/FavoritesDifunde