Hoy el atardecer mezclaba colores y sensaciones. y era de una belleza digna de ser admirada, y por supuesto fotografiada. Sigue sin llover, y las nubes parecen estar cargadas de dinamita que no acaba de explotar.

El sol no pierde la oportunidad de colarse entre las nubes para hacer que los paisajes resplandezcan, por lo que el paseo por el puerto de Gijón se convirtió en un inesperado espectáculo. Necesitaba soledad, por lo que no asistí al día grande de la Fiesta de la Sidra, en la que se volvió a batir el récord de escanciado simultáneo con la participación de 7.883 personas, pero pude escuchar a lo lejos “Gijón del alma“.

Recientemente alguien me decía que hacer fotos frecuentes a los mismos lugares puede resultar aburrido. No es cierto, todas siempre son distintas, y todas dicen y representan algo diferente.

(las fotos están tomadas con un iPhone y subidas a la red social de fotografía Instagram).

 

Technorati Tags: , , ,

Difunde