Ayer, 22 de agosto a las 13,25 horas, el cielo amenazaba tormenta, y en tales circunstancias la mezcla  de los rayos de sol con las nubes transmite una luz muy especial que no se consigue en ningún otro momento del día. Así estaba la Plaza del Instituto, conocida como El Parchís, y que en época de la dictadura se denominaba Plaza del Generalísimo.

Hoy al atardecer el día seguía amenazando tormenta; y resulta muy extraño que llevamos 48 horas esperando la  lluvia y con el suelo seco, lo que no es normal en nuestra Ciudad.

Cada día que pasa  estoy disfrutando más con el formato cuadriculado, tipo foto de Polaroid, que me permite la aplicación Instagram instalada en mi iPhone.

Bookmark/FavoritesDifunde