24 horas sin escuchar la radio, sin leer la prensa y con la televisión apagada, resulta un experimento muy interesante que hoy, primer día de vacaciones, he puesto en práctica. Os aseguro que relaja,  en especial cuando al mismo tiempo paseas cerca del mar y disfrutas del aire libre. No puedes evitar enterarte de alguna noticia, como  las barrabasadas de Montoro o la primera medalla obtenida por España, pero asumí el papel de ignorante consciente, y no vino nada mal.  Pronto me iré a la cama sin saber como está la bolsa o la prima de riesgo. Mañana será otro día.

Technorati Tags:

Difunde