Las previsiones más optimistas quedaron muy superadas, y puede afirmarse que fueron más de 60.000 las personas que salieron  ayer a la calle en protesta por los recortes del gobierno. Fue tal la participación que a las 20 horas la  cabecera oficial se encontraba a más de 500 metros por detrás de la real. En esta ocasión se manifestaron las personas, al margen de ideologías, quedando en un segundo plano el protagonismo de los sindicatos convocantes, y ese fue precisamente su principal éxito.

 

Con la decadencia de la monarquía, inmersa en demasiado escándalos económicos, la III República parece comenzar a abrirse paso en una situación de crisis económica y de valores.

Los funcionarios tuvieron un muy especial protagonismo en esta manifestación, y salieron masivamente a la calle. Sanitarios, profesores, bomberos, y funcionarios de la administración de justicia, entre otros, se entremezclaban y compartían reivindicaciones.

El Paseo de Begoña se llenó hasta la bandera, y parte de los manifestantes aún estaban saliendo de la Plaza de Toros cuando tomé esta instantánea.

Fue muy emocionante la llegada de los mineros, a quienes hicieron pasillo miles de ciudadanos que les aplaudían sin cesar, lo que demuestra que no están solos. Para mi un momento emotivo tuvo lugar cuando un minero me reconoció, se acercó a mi, me abrazo y me dijo “gracias por defendernos en la TPA”. La victoria está cerca, el gobierno tiene los días contados y el PP sabe que la mayoría absoluta conseguida con engaño en las urnas ya la han perdido en la calle. Mañana compartiré con todos vosotros otras instantáneas.

 

Bookmark/FavoritesDifunde