Cuando los políticos se meten a banqueros, bien ignorancia, bien por avaricia, pueden convertirse en presuntos delincuentes. La querella de UPyD contra la cúpula del grupo BFA-Bankia ha sido admitida a trámite por el juez Fernando Andreu, de tendencia progresista, y por mucho que el PP y sus medios de comunicación afines pretendan minimizar la noticia, nada evitará que Rato, Olivas, Acebes y una treintena más de directivos declaren como imputados en próximas fechas ante la Audiencia Nacional. El asunto no es baladí y puede convertirse en un juicio público contra los abusos de la banca. La foto está servida.

Bookmark/FavoritesDifunde