En la India, y debido al clima caluroso que disfrutan la mayor parte del año, se vive en la calle. Puestos de comidas, vendedores ambulantes, limpiadores de oídos (de esto no tengo fotos), e incluso barberos, se esparcen a lo largo de las vías públicas.

Una silla, una navaja de afeitar, unas cremas, unas tijeras y un espejo, son utensilios suficientes para  ejercer esta digna profesión. Y no es preciso pagar ni renta, ni luz, ni impuestos, aunque los precios por el servicio son muy módicos.

Bookmark/FavoritesDifunde