El Tribunal Constitucional, por la mínima, y siguiendo la linea de la Sentencia que permitió a Bildu presentarse el pasado año a las municipales, acepta que Sortu pueda inscribirse como partido político. Es una decisión  acertada, por cuanto no es factible que pueda impedirse en un estado democrático la legalización de una formación política cuyos Estatutos cumplen con el ordenamiento jurídico vigente. A falta de conocer su contenido, esta resolución supone la recuperación de derechos constitucionales que de hecho habían quedado suspendidos temporalmente por una Ley de Partidos que cercenaba las legitimas opciones de unos ciudadanos por sus creencias políticas.

Difunde